lunes, 10 de diciembre de 2012

Scalped: Obra Maestra de Jason Aaron y R. M. Guéra














Tenía unas ganas inmensas de hacer este artículo para mi blog. Las razones son varias y diferentes. La primera puede que sea el haberme encontrado con una  obra muy bien documentada sobre la historia de los nativos americanos. Otra buena razón es cómo esa documentación se aplica, a la vez que se mezcla, a la situación actual de esos pueblos nativos. Una más, el gran poder de atracción de los personajes que encarnan todo el tramado de este cómic. A esta sumo la fuerza de las viñetas de Guéra. A todas estas añadiría otra y otra y otra. Con esto quiero decir que si aún no conocéis esta serie deberíais daros prisa en hacerlo porque os estáis perdiendo algo grande.









Si son diez los tomos que constituyen Scalped os aseguro que son diez las veces que la he leído. Cada vez que caía en mis manos un nuevo número volvía desde el principio a leerlos todos. Puede que fuera por rememorar cosas que se me podían olvidar, normal, por otra parte, pero lo he hecho con tantas ganas y me lo he pasado tan bien que os aseguro que no tardaré en volver a leerlos todos de nuevo. Antes de Scalped tanto Aaron como Guéra eran uno desconocidos para mí pero sus nombres han pasado a formar parte de mis autores favoritos, es más, ando detrás de alguna de sus otras obras y no pararé hasta hacerme de alguna de las mismas.









He de reconocer que siempre he sido, lo sigo siendo, un gran admirador de los pueblos aborígenes del planeta, en especial de aquellos llamados “precolombinos”, nombre que siempre me ha resultado malsonante. Cuando has leído unos cuantos libros sobre estas gentes y te has tragado otro tanto de documentales y películas, no todos buenos, por cierto, y de pronto te encuentras con algo como Scalped sueles tomar una actitud bastante a la defensiva. Lo primero que piensas es: “Vaya, otra de indios” y ya, casi por inercia, le echas una ojeada a ver qué tal. Aaron trata el tema de los primeros pobladores de Norteamérica de una forma en todo momento positiva, es más, diría que realista. Se suele hablar de ellos y ellas en plan romántico con todo ese halo de espiritualidad y conexión con la naturaleza de por medio y, como leí hace tiempo, nunca fueron pueblos románticos, sino épicos, como la mayoría de pueblos cuyas tradiciones se basaban en una cultura tribal y oral. Cuando los creadores de este cómic nos presentan a estas naciones en la actualidad lo hacen sin remilgos ni tonterías. Porqué esconder que siguen siendo exterminados a base de alcohol y drogas, porqué ocultar que las reservas tienen un índice per cápita por debajo de muchos países del, mal llamado, tercer mundo o porqué no contar el entresijo de mafias que se han creado alrededor de sus ya famosos casinos. Si los autores lo hicieran de otra manera caerían en ese romanticismo que ni viene a cuento ni es real y del que, tanto esos pueblos como aquellos que los apreciamos, estamos hasta donde no te quiero contar.











A pesar de todo lo anterior, Scalped no deja de ser una gran novela, cómic en este caso, negra y como todo aquello que pertenece a este género está repleta de personajes rudos, con un tenebroso y oscuro pasado, con un inexistente o perdido presente y con un final de abismo. Cuervo Rojo, Gina Caballo Terco, el propio Dashiell Caballo Terco, el agente Nitz del F.B.I., Shunka y su gran secreto o Catcher, tienen por sí solos una gran historia que contar. Una vez que todas sus historias se cruzan, se entretejen y colisionan nada bueno puede ocurrir. Este es otro de los grandes alicientes de este cómic, cómo sabiendo que todo tendrá ese final no puedes dejar de leerlo. Siempre quieres saber más y más, por eso, una vez llegado a ese final te quedas con las ganas de otros diez tomos, como mínimo. Creo que eso es una buena señal, si no fuera de este modo algo cojearía en la obra.









Como veis no os he contado nada de nada sobre la trama de este cómic. Ello se debe a mi interés en que lo leáis y me digáis qué os ha parecido. Quiero que seáis vosotros quienes descubráis a cada uno de sus protagonistas, que elijáis vuestro personaje favorito o favorita, en singular o en plural y, sobre todo, que disfrutéis tanto como yo  lo he hecho de este gran cómic. Gracias de nuevo tanto a Jason Aaron como a R.M. Guéra y a todo su elenco de colaboradores por esta obra, sin duda alguna, una obra maestra.