sábado, 28 de septiembre de 2013

Texto Mandrílico De Septiembre








Texto presentado en el III encuentro De Escritores Por Cidudad Juárez celebrado en Cáceres.



OPCIONES

Encendido. “Iniciando Windows”. Medio minuto. “Iniciando”. Un minuto. Salvapantallas con chica morena. Archivos apareciendo en pantalla. Abriendo Google. Bandeja entrada Hotmail. Siete mensajes. Uno de ellos sin abrir desde hace cuatro días. Asunto: “Algo Nuevo Que Contarte”. Enviado por: Manuela Gómez de la Torre. Nueva ventana: Web diario “Juárez Noticias”.

Carolina vuelve una y otra vez a  la bandeja de entrada de su correo. Pasa a la otra ventana y lee una noticia del diario. No se entera de nada, vuelve a la ventana del correo. Lee otra noticia. Vuelve a la ventana. Cada una de estas últimas mañanas hace un esfuerzo terrible para no abrir el correo de Manuela. No puede cometer de nuevo los errores que las llevaron a vivir el infierno del último año. Lee otra noticia, los recuerdos ocupan todos sus sentidos. El sonido de la cafetera la devuelve al mundo real. Taza rápida del líquido negro con sacarina y zumbando para la oficina.

Una hora, otra más, pasa la mañana. Almuerzo, vuelta a la contabilidad. Dos horas y salida. Vuelta al apartamento cargada de cansancio y dudas. Encendido. “Iniciando Windows”. Medio minuto. “Iniciando”. Un minuto. Salvapantallas con chica morena. Archivos apareciendo en pantalla. Abriendo Google. Bandeja entrada Hotmail. Nueve mensajes. Uno de ellos sin abrir desde hace cuatro noches. Asunto: “Algo Nuevo Que Contarte”. Enviado por: Manuela Gómez de la Torre. Nueva ventana: Web diario “Juárez Noticias”.

Portada con el asesinato de dos mujeres en la jornada de anteayer. Abrir noticia. “Dos trabajadoras de la empresa textil “Hilos Franceses” han sido halladas sin vida en un tramo del recorrido que une en centro de la ciudad con Colonia Sin Fin. Ambas fueron brutalmente golpeadas hasta la muerte. Aún no se ha confirmado si hubo agresión sexual pero, debido al estado de los cuerpos, resulta casi imposible llevar a cabo dicha investigación. Los forenses hablan de dos cuerpos femeninos con edades comprendidas entre veinticinco y treinta años.”

A Carolina le estalla el corazón en el pecho. Sus pulmones están a punto de reventarle las costillas. Bandeja de entrada Hotmail. Asunto: “Algo Nuevo Que Contarte”. Enviado por: Manuela Gómez de la Torre. Abrir mensaje: “Hola mi apreciada y amada Carolina. Supongo que después de lo ocurrido durante los últimos tres meses de nuestra relación no querrás saber nada de mí. Seré breve. Te mando este correo para contarte que por fin encontré trabajo. Sé que te molestaba excesivamente que mi miedo a lo que ocurría con muchas mujeres en las calles de nuestra linda ciudad me paralizara de tal forma que me costara salir de casa sola. Esa, entre otras muchas razones, fue lo que te llevó a romper conmigo. Después de unas semanas en casa de mi hermano Rafael este me consiguió una habitación en un piso compartido con dos chicas en Colonia Sin Fin. Ambas trabajan en “Hilos Franceses”, una de las muchas empresas textiles de la comarca. A través de ellas conseguí el empleo. Estoy tan contenta que no he podido evitar mandarte este mail. No te molesto más. Espero que tu vida vaya lo mejor posible. Te querré siempre.”

Cascadas de lágrimas, garganta seca y temblor en las manos. Carolina  se acerca al teléfono. Marca el número del móvil de Manuela. Nadie al otro lado de la línea. Una hora, nadie al otro lado de la línea. Otra hora más, fin de la llamada sin respuesta. Cien litros de infusiones tranquilizantes aderezados con algún que otro ansiolítico. Cuatro horas después la voz de la que fue su vida hasta hace tres meses suena entrecortada. “¡Hola! ¿Qué tal?” “¡Hola! Vi la noticia del asesinato y temí por ti”. “Estoy bien, anteayer no fui a trabajar porque tuve otro ataque de pánico. Me han despedido del trabajo esta mañana. No contesté a tus llamadas porque no quería hablar con nadie, menos contigo.” “¿Conocías a las dos chicas asesinadas?” “No, pero da igual, creo que las conozco a todas. Al menos mi temor las conoce” “¿Quieres volver a casa?” “¿Estás segura de lo que me pides?” “No del todo pero en estos momentos es lo único que deseo.” “Te digo algo mañana antes de que te vayas al trabajo.” “Ok, hasta mañana. Que descanses.” “Que duermas bien. Besos.”

Carolina se acerca al ordenador. Opción: Apagar. Cerrando sesión. Apagando equipo. Un minuto. Pantalla en negro. Lentamente se dirige al dormitorio. Intenta conciliar el sueño. Opción mental: Reiniciar. Vuelta en la cama. Visita al baño. Opción mental: Reiniciar. Noche en vela. Otro litro de infusión. Opción mental: Reiniciar. Despertador, ducha y cafetera. Encendido. “Iniciando Windows”. Medio minuto. “Iniciando”. Un minuto. Salvapantallas con chica morena. Archivos apareciendo en pantalla. Abriendo Google. Bandeja entrada Hotmail. Nuevo mensaje. Asunto: “Respuesta” Enviado por: Manuela Gómez de la Torre. Abrir. “Te veo esta tarde en casa. Mi respuesta es sí. Buen día, besos.” Opción: Apagar. Cerrando sesión. Apagando equipo. Un minuto. Pantalla en negro.

Camino al trabajo. Opción: Reiniciar. Jornada laboral. Opción: Reiniciar. Vuelta a casa. Opción: Reiniciar. Llegada y espera en casa. Opción: Reiniciar. Llamada al timbre, apertura de la puerta, abrazos y besos por doquier. Tarde de sexo explosivo. Disco duro formateado. Reiniciando equipo.