martes, 21 de marzo de 2017

Texto Mandrílico Marzo 2017



Cuando tienes delante de ti a cincuenta mil almas saltando, gritando, bailando, sudando, bebiendo, drogándose y, por encima de todo, con los brazos en alto izándote hasta el Olimpo del delirio, en esos precisos minutos, eres el dios del Mambo, del Rock, del Dance y de toda la música que aún está por llegar. Lo mejor de este asunto es que te paguen por ello. Recibes una remuneración anterior a tu ascenso celestial y otra posterior, siempre que se haya llevado a cabo la actuación e independientemente del resultado de la misma. Entonces ya no eres sólo un dios o un rey. Te conviertes, de manera fulminante, en el propio Olimpo o trono. Tienes acceso a todos los lujos, miserias, peticiones, derroches y extravagancias, propias y ajenas.

Para esa gira había conseguido tal status que, allegados, técnicos, camellos, periodistas a sueldo y demás miembros de mi corte musical, viajábamos en un jet privado rodeados de ostentación y exuberancia. Europa hacía ya unos años que se quedó demasiado pequeña. Este era el momento de atacar la mina en bruto que representa el mercado asiático. Serían cuatro fechas por las que llegaría a cobrar más que en todas las realizadas en el viejo continente. Tel-Aviv, Delhi, Singapur y, cerrando nuestro periplo, Tokio.

Viviendo enclaustrado voluntariamente en este mundo de fantasía, coloreada por la química, te sientes a salvo de cualquier cosa que suceda fuera de él. El misil no distinguió entre mi jet privado, un avión de combate o uno comercial. Aquellas milicias poseídas por el radicalismo religioso no diferencian, ni quieren diferenciar, entre soldados, viajeros o fanáticos de lo irreal, como yo. Una vez que el piloto consiguió aterrizar de manera brusca fuera del territorio de aquellos señores de la guerra, los únicos supervivientes de mi palacio alado fuimos dos de las azafatas de a bordo, el comandante de la nave, uno de mis traficantes privados y yo.

Abrí los ojos diez días después del accidente en la cama de este hospital, en mi ciudad natal, Nápoles. La respuesta a cómo llegué hasta aquí consistió en un peregrinaje euroasiático que poco tenía que ver con el que se iba a convertir en primer tour por el continente más extenso del Globo. Ya han pasado tres años de esto. Esta cama se ha convertido en mi espalda, el personal de enfermaría en mis técnicos de sonido y luces, los doctores en mis mánagers y los ATS en mis nuevos dealers de estupefacientes legales. Entre todos me dicen que debo tener esperanza. ¿Esperanza en qué?


Una vez has sido Zeus y Apolo jamás deseas volver a ser mortal. Ni siquiera la opción del mismísimo Agamenón es suficiente para conformarse. Ya no existe otra salida que despedirme de todos y de todo: de la gente cercana, de aquella a la que dejé de importar porque, en realidad, sólo le interesó mi pomposidad, de la adrenalina del escenario, del calor de los focos y, sobre todo, de estas cuatro paredes de color y sonidos metálicos que ocupan todas las horas de mis cinco sentidos. Antes todos mis deseos se cumplían al instante. Ahora mi último anhelo se alarga en el tiempo. Me comentaron que la ley iba a cambiar, esa fue mi única esperanza, pero todo sigue igual. Salí esta mañana en el coche de mi mejor amigo desde Nápoles dirección a Zúrich. He invertido todo lo que me quedaba en esta última actuación. Cuando me suba al escenario me despediré poco apoco, pero sonriente. No habrá más de nada. Otros ocuparán, ya lo han hecho, mi lugar pues el show siempre debe continuar. Yo nunca pude superar que el mío se convirtiera en una caja de cerillas que se han ido consumiendo una por una durante treinta y seis meses. Estos párrafos son los que deberán aglutinarse en mis últimas pistas de grabación. ¡Hasta que la muerte nos vuelva a unir en su eterna actuación! Mientras tanto: ¡Enjoy life!

lunes, 13 de marzo de 2017

Exposiciones En Cáceres: "Cien Años de Arqueología En La Cueva De "El Conejar"" Y "Un Mundo De Historias En Viñetas"








Este mes de Marzo podéis visitar un par de exposiciones en Cáceres distintas entre sí, pero con el mismo grado de interés. Por un lado, en el Museo de Cáceres, os encontraréis con “Cien Años de Arqueología En La Cueva De “El Conejar”” y por otro, en el Museo Pedrilla, con “Un Mundo De Historias En Viñetas”.





La referente a la cueva de “El Conejar” es un repaso a ese siglo que se lleva investigando y excavando en dicho lugar de la ciudad. Este sitio estuvo habitado desde el Mesolítico hasta un tiempo posterior al Neolítico. Se encuentra dentro de la zona conocida como “El Calerizo”, donde los humanos conocieron el paso de una economía basada en la caza y la recolección a otra donde ellos mismo producían su sustento mediante la agricultura y la ganadería. Fue en 1916 cuando se llevó a cabo la primera excavación, a cargo de Ismael del Pan, en la que se conocía por entonces como “La Cueva Del Oso”. Un año después se publica en primer estudio sobre la cueva donde se le llama ya “El Conejar”. Posiblemente este último nombre se deba a que estuviera situada justo al lado de un lugar donde se criaban conejos en cautividad. Entre las décadas de los 60 y los 90 del siglo pasado se realizan una serie de trabajos por parte de la Universidad de Extremadura que logran situar la ocupación de este emplazamiento entre el Neolítico y la Edad de Bronce. Serán de estos periodos la mayoría de los objetos y restos que podrás ver en esta exposición. Con esta reciente centuria se abre una nueva investigación destinada al estudiar el Pleistoceno en la citada cueva. A este estudio pertenecen la otra parte de piezas que acabarán por formar el todo de la muestra.








Es interesante saber que la ciudad de Cáceres debe ser de las pocas del mundo que tenga más un asentamiento humano tan antiguo dentro de lo que es su actual casco urbano. “El Conejar” y “Maltravieso” son dos lugares que demuestran la presencia del hombre desde la Prehistoria. Como ocurre con otros lugares semejantes del Estado, se investigan y se paraliza dicha investigación según los fondos que pueda, o quiera, aportar la Administración. Esto ha llevado al estancamiento de la indagación en dos sitios esenciales para comprender la vida de estos seres humanos en la Península. Sin demasiado mantenimiento en ambas, y con poca atención por parte de la ciudad, nos arriesgamos a encontrarnos con sitios de mucho atractivo hechos una ruina. Este es el gran peligro que sufren las cuevas de la capital cacereña.






También fue en 2016 cuando se cumplían ciento veinte años de lo que se considera el nacimiento del mundo de las viñetas como medio de expresión. Fue en 1896 cuando la serie de Hoggan´s Alley, creada por Richard F. Outcault, cuyo protagonista no era otro que “Yellow Kid”, añadió un globo de diálogo a sus dibujos. Esto sería el germen de los cómics actuales. A esto hay que añadir que en este 2017 se celebra el centenario del popular “TBO”, publicación que, por extensión, logro que dicho nombre fuese utilizado de manera genérica por la mayoría de aficionad@s del Estado a todo lo referente a los cómics. Desde ese lejano 1896 todos los personajes que han habitado, y habitan, esas páginas han pasado a la historia de la literatura universal con mejor o peor reconocimiento. Algun@s son parte importante de nuestras vidas. En la mía destacaría desde Corto Maltés a Silencio pasando por una infinidad de personajes y aventuras. Hubo épocas, sobre todo cuando la televisión era aún lujo en muchos de nuestros hogares, en las que estas revistas repletas, la mayoría, de personajes ficticios eran la válvula de escape de l@s niñ@s que tenían acceso a ellas. Ante esto os recomiendo “Paracuellos”, de Carlos Giménez, como ejemplo de lo que digo.





Con esta intención el periodista Francisco Javier M. Romagueras presenta en esta exposición parte de su colección privada para que, de manera didáctica, podamos hacer un repaso a todo lo que han sido, y son, los tebeos en nuestro Estado. Podéis disfrutar viendo desde el número uno de dicho “TBO” o de “EL Jueves” hasta muchos de los cómics y fanzines comiqueros que se han hecho en Cáceres y otros lugares de la Comunidad Autónoma. Tendréis unos paneles donde os explicarán el significado de cada uno de los términos asociados a este mundo, desde historieta o cómix hasta manga. Os enteraréis de las razones que llevaron a una editorial como la de “El Gato Negro” a llamarse “Bruguera”, con su “Pulgarcito” a la cabeza. Se repasa todo lo acontecido durante la dictadura franquista, donde el “Capitán Trueno” fue uno de sus mayores héroes. Con la muerte del dictador, publicaciones como “El Papus” se ponen al frente de los cómics politizados reflejando toda la tensión política de lo que han dado por llamar “La Transición”. Llegaremos, de esta forma, a la añorada década de los 80 donde el movimiento Underground procedente de Estados Unidos influirá en muchas de las revistas que se publicarán por estos lares, desde “El Víbora” hasta “Blue Jeans” o “Totem”. A su vez, se hace hincapié en la aportación de autores extremeños en todo este asunto. De este modo, os sorprenderá saber ciertos datos como que la revista “Cimoc” fue creada por el pacense Rafael Martínez, la contribución de Felipe Borrayo a la creación del mítico personaje “Makoki” o la nominación de mi apreciado Pedro Camello al premio “Eisner”.





Para l@s que llevamos ya media vida rodeados de tebeos, cómics, novelas gráficas o cómo queráis llamarlo, es un subidón ver cómo algunas de esas publicaciones que observas detrás de las vitrinas forman parte de tu propia colección. Encontrarte de frente con “Anarcoma” de Nazario, o números del “Comix”, por ejemplo, como algo que ya Historia es una alegría de las grandes. Los cómics están atravesando uno de sus mejores momentos desde hace ya unos años, pero no está de más recordar que muchas de aquellas revistas con las que crecimos en la década ochentera fueron cayendo una tras otra durante los siguientes diez años encontrándonos, de repente, con una terrible sequía que sólo la llegada del nuevo milenio ha ido reparando poco a poco.






Estas son dos de las exposiciones que la ciudad nos ofrece durante esta primavera. La de la cueva de “El Conejar” estará hasta mediados de Mayo, mientras que la concerniente a las viñetas podrá ser visitada hasta finales de Abril. No quisiera cerrar este artículo sin hacer referencia a una cuestión que tiene que ver con estas, y otras, exposiciones llevadas a cabo en Cáceres. La primera es la poca repercusión que tienen en la población local que cada vez vive más de espalda a todo esto que pueda sonar a cultura, ya sea municipal o de fuera. Es triste ver cómo el número de personas que pasan por el “Piedrilla” roza la veintena al día, por ejemplo. Luego con repetir la manida frase: “Es que en este Cáceres no hay nada” lo solucionamos todo. ¿No será que en este Cáceres no participamos en nada, o casi nada? A mí me parece que esto se acerca mucho más a la realidad. 






miércoles, 1 de marzo de 2017

"Perkeros", La Banda En Viñetas De JP Ahohen Y KP Alare







“Perkeros”, este cómic de JP Ahonen y KP Alare, me ha dejado un sabor agridulce. Algo que podría haber sido grande, pues parte de una idea de igual dimensiones, se queda en una segunda fila y no, precisamente, por culpa, o no del todo, de sus autores. Vamos a analizar un poco los pros y los contras de esta obra que lleva por nombre el de un grupo ficticio de Heavy Metal finlandés.




JP Ahohen, guionista, y KP Alare, dibujante, se conocieron en la escuela primaria. Durante su paso por los estudios secundarios descubrieron el universo del Heavy Metal. Intentaron formar una banda en varias ocasiones, pero desecharon la idea cuando el éxito pasó por delante de su puerta en cada una de ellas. Esto les llevó a crear su propio grupo, “Perkeros”, que triunfaría, sí o sí, en el mundo de las viñetas. Todas esas frustraciones, metas y energía son la base del guión de Ahohen, llegando a tal punto que el personaje principal, el guitarra Aksel, puede identificarse con cualquiera de los autores. Este guitarrista es el encargado, a su vez, de poner la voz en la banda. El problema está en que sufre tal miedo escénico que poco antes de cualquier actuación echa hasta el hígado en el servicio del backstage de turno. Después de ser el centro de las burlas de alguna que otra banda con la que llegarán, incluso, a las manos, deciden intentar presentarse al festival local de bandas noveles conocido como Rocktoberfest. Objetivo alcanzado gracias a la insistencia de Lily ante su jefe, el dueño de la sala donde se celebrará dicho evento.




Está claro que en estas condiciones el resto de la banda, Lily, nombrada anteriormente, a los teclados, Kervinen al bajo y Oso a las baquetas, no pueden avanzar en su proyecto musical. Ante este dilema, como era de esperar, no les queda otra alternativa que buscar un voceras que se atreva con todo. Es aquí donde aparece el inmigrante turco Aydin que, para aumentar el índice de envidia de Aksel, también le da a las seis cuerdas. Después de una breve prueba, Aydin consigue el puesto de frontman de “Perkeros”. Comienzan los ensayos para participar en el festival aliñados con los problemas de pareja de Aksel y el descubrimiento de las verdaderas personalidades Kervinen y Oso. Puede que esta sea la parte más interesante del cómic porque es donde nos encontraremos con la humanidad, propiamente dicha, de cada uno de los personajes. Todo dará un vuelco cuando se tengan que enfrentar a los poderes que cierta banda rival tiene para conseguir la cúspide del éxito. Con todo esto, Ahohen nos ofrece un guion repleto de momentos cotidianos en cualquier grupo aliñados con todo lo que se cuece alrededor de cada uno de sus miembros. Nada fuera de lo normal, excepto por ese “don” especial de sus rivales. Quizá lo más llamativo sea el poder instructivo del viejo Kervinen. Por lo demás, poco que aportar a un tema que habrás vivido a través de lo que te puedas encontrar en cualquiera de las bandas donde hayas podido militar o, si no es el caso, por medio de los relatos de bandas que conozcas, o hayas conocido, personalmente.




No es que la labor del guionista sea mala, para nada, es que se sale poco de lo común. Nada que ver con el poder gráfico Alare. Hacía mucho tiempo que no me impactaba tanto un conjunto de viñetas. Tiene un estilo y distribución en el papel tan personal que todo se expande página tras página con sus fuertes y apagados colores, la tremenda expresividad de las caras y cuerpos de los personajes o las formidables representaciones de los conciertos. A parte de esto, la presentación de la obra es la labor es lo más destacable, a mi parecer, de la misma. Muy grande el dibujante en todos los sentidos. Entonces… ¿Por qué ese sabor agridulce? No es realmente porque me haya gustado más o menos la historia en sí que, vuelvo a insistir, merece la pena conocer y leer. La parte agria se centra totalmente en la edición de este elenco de páginas y lo ilegible, literalmente, de muchos de sus bocadillos. Cómo es posible que una editorial como Panini haya hecho el esfuerzo de presentarnos este elenco de hojas para acabar poniéndonos ante la vista diálogos que no tienen pausa entre frase y frase o, peor aún, que se encuentran totalmente ocultos entre los colores que Alare usa con destreza. Os diré que al principio pensé que esto formaba parte de la trama, pero, una vez que fui avanzando en la lectura del cómic, no tuve más remedio que aceptar que se trataba de un fallo monumental.





Sea como fuere, si os apetece pasar un buen rato disfrutando de las vivencias de esta banda, no dudéis en acercaros a su mundo. No faltan momentos alegres, las típicas peleas entre los miembros de un grupo, así como la competencia con otros del mismo estilo, y un final totalmente inesperado. “Perkeros” es puro Rock, algo esencial para much@s de nosotr@s en nuestras vidas.




lunes, 20 de febrero de 2017

Omnia Transit Y Darkness Bizarre En Cáceres







El pasado viernes, 17 de Febrero, pasaron por la sala "Vora" cacereña Darkness Bizarre, procedentes de Mérida, y Omnia Transit, de Badajoz. Este fue de esos conciertos a los que un servidor denomina, siempre de manera cariñosa, “Conciertos – Ensayo” por el poco público que se esperaba, y así fue, acudiera. Después de ir a toda leche pensando que iba a llegar tarde al recinto, resulta que aquello no iba a dar comienzo hasta casi una hora después de asomarme al interior de la sala y encontrarme con una pandilla de chic@s jóvenes celebrando un cumpleaños animados por una música que nada tiene que ver con lo que yo estaba buscando. Hice tiempo comiendo algo en un bar del barrio, por un precio también de barrio, todo sea dicho, y volví a la puerta encontrándome con la misma situación. He de reconocer que después de este segundo intento estuve a punto de largarme y pasar de todo. De no haber sido por encontrarme con el técnico Palmer me hubiera pirado sin más. Al final no me arrepiento de haberme quedado, pero eso lo trataremos más adelante.




Sí que es verdad que en este Cáceres o no hay nada, o está todo puesto el mismo día, extraña filosofía a la hora de fechar eventos, pero real como la vida misma. Entiendo que cada cual, como público, va a ver los grupos que le da la gana y que su bolsillo le permite, pero cuando me presento en un concierto como el del viernes, siempre me pregunto lo mismo: “¿Dónde leches están esas bandas locales que se encuentran en una situación parecida a estos nuestros visitantes?”. Que yo recuerde, allí no había nadie de ninguno de los grupos cacereños de Rock, al menos de los que yo conozco. Si estoy equivocado en esto pido encarecidamente que me corrijáis. Con que sólo hubieran ido un par de componentes de algunas de esas bandas la cosa habría cambiado totalmente de color, ya sea por hermandad entre ellas o por posibles colaboraciones en el concierto. Bueno, la cuestión es que estuvimos alrededor de cincuenta personas y la mayoría eran de fuera de Cáceres, para más inri.



En cuanto a la sala, sigo pensando que esta ciudad carece de algo parecido a este término. Lo malo es que, después algunas intentonas por parte de peña de aquí, la cosa parece que va a seguir así. Puede que la sala "Vora" esté bien para lo que está pensada que no es otra cosa que un sitio donde echarse unos bailes con música propia de estos asuntos. No es que tuviera mal sonido el sitio, ni siquiera que su capacidad nos sea la apropiada para un concierto de Rock, pueden caber alrededor de 200 personas creo yo, lo malo es el escenario. Entiendo que cuando la gente está bailando puedan estar atentos, o no, a lo que toca un grupo propio de esas lides, pero en un concierto de Rock la mayoría de la peña estamos pendientes de lo que ocurre en el escenario y, por desgracia, uno que está a dos palmos del suelo lo único que consigue es que aquell@s que se encuentran de la tercera fila hacia atrás sólo vean las espaldas de l@s que tienen delante. Esto se comprueba en otra de las “salas” cacereña con igual problema de tablas. Por lo demás, en este sentido, se hizo lo que se pudo.




En el plano musical, que es lo que siempre más nos interesa, los primeros que subieron al, llamémosle, como he comentado antes, escenario fueron Darkness Bizarre. Durante su actuación, que rondó la hora, nos ofrecieron un show de Heavy tradicional, u ochentero, como ahora le llaman. Después de tocar canciones propias, entre las que destacaría “Dulce Amargo”, “Arenas Del Desierto” o “Sin Control”, se lanzaron al momento versiones para dejarse caer una pieza de Judas, otra de Black Sabbath y otra de AC/DC. Sí que es verdad que no consiguieron conectar con el público durante su actuación, puede que fuera porque la mayoría era la primera vez que los veíamos, yo he de reconocer que no sabía de su existencia, pero también hay que ser justo diciendo que sufrieron alguna que otra carencia. Empezaré con la caja del batería Javier Mariño que se escuchó durante todo el show como si aporreara una lata de espárragos. El bajista J.P. Blanco estuvo anulado, esto no es algo que sólo les pase a ellos, por las guitarras de Karl Wolf y J.A. Casado que, para mí fueron lo más destacado de su actuación. Espero que tengan mejor suerte en sus próximos eventos y salgan más airosos de los mismos. El trabajo duro siempre tiene su recompensa y ellos, por lo que se ve, saben mucho de esto. Ánimo y a seguir repartiendo cera.



Conocí a Omnia Transit como teloneros de Lujuria en el último paso de los segovianos por Cáceres y desde entonces me han gustado bastante. Esto siempre es un aliciente a la hora de ir a ver a un grupo, pero tampoco se convierte en garantía de nada para que su actuación sea buena o mala. En lo relativo a la noche que pasamos en la sala "Vora", puedo deciros que fue una gran función. Venían presentando su trabajo, “Las Vueltas De La Vida”, del que dejaron caer nada más empezar, después de la intro, “Cuenta La Historia” y “En Otro Lugar”. Después de esto engancharon con la primera de sus versiones, “Maldito Sea Tu Nombre”, de Ángeles Del Infierno. Sólo con esto se metieron en el bolsillo a l@s que estábamos entre las paredes de la sala. De aquí en adelante fue todo tirar p´alante y a toda mecha. El único pero de su concierto se lo pondría a su vocalista Víctor González. Eso sí, hay que decir que el pobre se encontraba con un catarrazo del quince y, a pesar de ello y con toda la profesionalidad del mundo, se marcó un concierto mucho más que correcto. Siguieron con “Amanece Oscuridad” y “La Unión Es La Fuerza”, dos buenos cortes del trabajo que venían presentando, para dejar caer la segunda de sus versiones, “Sweet Child O´Mine”, de Guns N´ Roses. Aquello ya empezaba a tomar tintes de lo que debe ser un buen concierto de Rock, o sea, una fiesta. José A. Fariña se empezó a soltarse por el micro interactuando con l@s presentes y ya no paró de hacernos sentir bien y reir con cualquiera de los comentarios que diría a lo largo del concierto. Esto también influye en que te lo pases mejor o peor, no es lo mismo alguien con el que te puedes sentir cercano que esos músicos, muy respetables tod@s, que se suben a las tablas, tocan, cobran, si es que cobran, viendo cómo está el patio, y se largan mirándote por encima del hombro.



Llegamos al ecuador de show con “Gana la Banca”, “Pasa el Tiempo” y una nueva versión, o cover, como se denomina ahora, del “Fear Of The Dark” de los Maiden. Llegados a este punto, y por tenerlo justo delante, me convencí de que la labor del bajista Antonio Rodríguez es descomunal, pero si haya alguien que yo resaltaría en esta banda es al guitarra Jorge Pacheco. Es de esos guitarristas que, puede que sea por su poca movilidad en el escenario, parece que no están haciendo nada, pero están repartiendo caña sin parar. Él y el batería, Juanma Fariña, fueron, al menos para el que escribe estos párrafos, lo mejor de la noche. Continuaron desgranado su disco con “Fusilado”, dedicada a l@s asesinad@s durante la matanza de Badajoz a manos del carnicero Yagüe, con bandera republicana por capa incluida, y “Muerte Colateral” para enganchar con el primer “popurrí” de su noche a cargo de temas de Metallica. Para entonces ya tod@s estábamos totalmente entregados, de manera que cuando llegó el turno de “El Torito”, este quizá sea mi tema favorito de ellos, ya no podíamos parar de movernos. Traca final con el recuerdo a una de las bandas que más me han gustado de siempre del Rock Estatal, estos no son otros que Barricada, a través de su segundo, y último, ”popurrí”. Conexión total con l@s asistentes con “Gracias Por Estar Ahí”, cuya letra es un buen repaso, hecho con mucho cariño y simpatía, a los pros y contras de cada uno de los componentes del grupo y cierre final con tó dios bailando la música de “El Último Mohicano” en plan desfase total.





Sigo opinando que tenemos grandes bandas, solistas y músicos, en general, en nuestra comunidad. Ver a grupos como Omnia Transit no hace otra cosa que darme la razón. Entonces por qué no están donde se merecen. Pues porque si, a nivel estatal, las cosas están como están, en Extremadura seguimos teniendo las mismas carencias y más aún. Sea como sea, espero que estos dos combos sigan adelante contra viento y marea para poder disfrutar de más noches parecidas a la que pasamos en la sala cacereña "Vora". El tiempo seguirá pasando inevitablemente, pero momentos como estos hacen que su transcurso sea más llevadero.


jueves, 16 de febrero de 2017

"Meli" Rodríguez Salgado: "Un Mundo Lejano"







Segunda entrada que hago en este humilde blog con la intención de comentar un libro de la autora cacereña Hermelinda Rodríguez Salgado, “Meli” para la mayoría de nosotr@s. En aquella ocasión os hablé de “El Muchacho De La Piedra Azabache”, para ésta he elegido su última publicación, “Un Mundo Lejano”. Quiero darle las gracias porque, en ambos casos, estos libros llegaron a mis manos como expresos regalos de la escritora, con dedicatoria incluida.



Para aquell@s que no conozcáis a “Meli” os diré que tiene en su haber varios cuentos, tanto para niños como para adultos, además de un número no escaso de novelas. Ha participado en múltiples concursos literarios llegando a conseguir los primeros puestos en el Premio Internacional De Relatos Los Palacios, en el IV Concurso De Relatos Breves de la UNED de Extremadura, en el Concurso “Relatos De Mujeres 2007” del Ayuntamiento de Castellón, en el VIII Certamen De Narraciones Cortas “Monumento Natural Los Barruecos” del Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres o el V Certamen De Novela Corta “Dulce Chacón”. “Meli” es una autora bastante prolífica que, como suele pasar en la mayoría de los casos, es más conocida fuera de Extremadura, si cabe, que dentro de nuestra Autonomía. A nivel personal, os diré que nos conocemos desde hace más de una década, después de coincidir en un taller literario impartido por el también escritor extremeño Francisco Rodríguez Criado en la Biblioteca Pública de Cáceres. A partir de ese momento se creó una buena amistad con un fuerte cimiento literario. Como anécdota puedo decir que nos cruzamos muchos días a la salida de nuestros respectivos trabajos por la Zona Monumental de la ciudad, algo que aprovechamos para intercambiar opiniones o escritos, además de una gran sonrisa.



“Un Mundo Lejano”, como podéis comprobar en la foto de la portada del libro, ha conseguido alcanzar el primer puesto en la VIII Edición Del Premio Internacional de Novela “Alcorcón Siglo XXI”. Se trata de un texto donde nuestra escritora trata una de serie de temas de radiante actualidad. Sus tres personajes centrales, Frida, Adriana y Hernán, conviven en la granja propiedad de la primera que, a su vez, es madre de la joven Adriana. Por una terrible negligencia de los científicos del país, en este caso sin especificar, los habitantes del supuesto Estado se ven amenazados por una terrible nube tóxica que arrasa con toda expresión de vida que encuentra a su paso. Para escapar de dicha amenaza, Frida echa a andar un plan, gestado con minuciosidad y tiempo, que los llevará a vivir en un bosque alejado de su granja donde deberán enfrentarse a un entorno totalmente desconocido y superar las pruebas que dicha espesura vegetal les pone por delante.



Dicho así puede sonar a algo simple y trillado, nada fuera de lo normal. La diferencia recae en la manera que tiene la escritora de presentarnos a estos tres personajes tan distintos y tan ligados entre sí. Uno de los puntos de tensión del libro, son varios, es la historia personal de cada un@, algo que intentarán sonsacarse mutuamente creando al lector/a verdaderos momentos de intriga y ansiedad. Frida es una mujer con un pasado tortuoso debido a un entorno familiar y social, digamos, violento. Henán, por su parte, es un exconvicto estafador de ancianos al que el sentimiento de culpa le corroe. Éste es su punto débil, el mismo que utilizan l@s demás para agredirle tanto física como psicológicamente. En lo referente a Adriana, puede que sea mi preferida de l@s tres, es una joven muy ligada a la naturaleza con la que se encuentra siempre en perfecta armonía y a la que comprende y entiende perfectamente después de que su progenitora la impulsara a ello por razones que deberéis descubrir vosotr@s.



Otro de os puntos que harán que te enganches a esta obra son los diálogos a tres bandas que mantienen l@s protagonistas, sobre todo las conversaciones entre Frida y Hernán. Estos pasajes te llevarán de la mano a la hora de desenrollar la madeja creada en sus pasados, el presente que les toca compartir y el posible futuro, siempre amenazado por esa terrible nube tóxica. Sumemos las maravillosas descripciones que hace “Meli” de los distintos entornos, las expresiones corporales de trío estrella o de los sucesos vividos por ell@s, y os encontraréis con una colección de páginas donde los acontecimientos se suceden de manera pausada, pero encadenada. Todo está, y estaba, en la mente de Frida. Su frialdad contrasta con la humanidad de Adriana, por un lado, y las dudas y ansiedad de Hernán, por el otro. Con ello la escritora te arrastra a un entorno hostil donde ciertos personajes secundarios harán de condimento para que puedas llegar a saborear una de las mejores novelas de suspense que, al menos para el que escribe, podéis tener entre las manos.



La parte, llamémosle, menos agraciada la encontramos en la no pequeña cantidad de erratas que tiene esta edición. Después de comentarlo con “Meli” os puedo decir que se siente muy afectada por este tema ya que, debido a la rapidez con que los responsables del concurso, muchas de ellas no tienen absolutamente nada que ver con la autora. Si más, os invito a que hagáis este viaje a un lugar lejano donde Frida, Hernán y Adriana os harán vivir una aventura de tintes catastrofistas no muy alejados de una realidad que cada día se nos presenta más oscura en todo lo referente al respeto por nuestro maravilloso planeta. ¡Enhorabuena, “Meli”, por el premio! Espero poder seguir leyendo tus libros por mucho tiempo pues son de una gran calidad, tanto humana como literaria. Ya hemos conseguido llegar a “Un Mundo Lejano”, pero… ¿Nos libraremos de la amenaza que nubla el cielo? Sólo tenéis que comenzar a leer para descubrirlo.