lunes, 16 de julio de 2012

Las "Intimidades" De Leela Corman






Con este cómic nos encontramos con una de las grandes sorpresas del año, al menos eso me ha resultado a mí. Su autora, Leela Corman, es una mujer que ha ilustrado libros de temática tan variada como puede ser la jardinería urbana o la historia de la falda además de dedicarse a la danza del vientre de manera profesional. Sus dibujos son sumamente personales y con un estilo propio, de esos que se te quedan grabados haciéndolo inconfundibles, todo un logro de por sí. Es incuestionable que el hecho de haber usado para esta obra el blanco y negro le da a la misma un sentido mucho más expresivo y sugerente que si hubiera utilizado el color.

“Intimidades” es la historia de dos hermanas gemelas judías hijas de inmigrantes europeos pertenecientes a dicha raza. La vida de ambas se desarrolla en el Lower East Side neoyorquino de principios del siglo XX. Su familia la forman una hermana pequeña, Feigl, que tendrá un final trágico, una madre con cierta atracción por los hombres jóvenes que regenta una tienda y negocio de costura y un padre que en su juventud se vio abocado a casarse con dicha mujer para poder salir de la Rusia de finales del siglo XIX y huir así de la represión ejercida en dicho país al pueblo judío. Así contado rápidamente os puede resultar simple y escaso pero se trata de que vosotros descubráis quiénes son y porqué actúan de tal o cual manera estos y otros personajes del cómic.



Las protagonistas, a pesar de ser gemelas, acabarán teniendo una vida bastante diferente. Esther desea con toda su alma ser bailarina y para ello empieza a trabajar en una casa de citas donde las chicas, además de a otros menesteres, se dedican a dar una función de baile todas las noches. Cambiará su nombre por el de Dalila, con la ayuda de un “amable” cliente y siendo la amante del alcalde de la ciudad acabará por, digámoslo así, triunfar en la vida. Es evidente que os estoy contando por encima, con unas pinceladas de detalles, cómo Esther llega a todo esto queda que destapéis por lo que tiene que pasar para conseguirlo. Su historia es muy particular, esto hace de ella una mujer fuerte y con un aplomo fuera de lo común para esa época.




Fanya, sin embargo, tendrá que luchar por el amor correspondido de un católico que perderá una pierna en el conflicto mundial de primeros de siglo y que acabará casándose con otra para evitar el rechazo social, parece que este tipo de cuestiones siempre han estado y continúan estando. Pero, sin duda, su historia estará marcada desde su infancia por la relación que tiene con la matrona del barrio, Bronia. Esta señora es una defensora a ultranza de los derechos de las mujeres publicando, de manera clandestina, una serie de folletos y guías de higiene para las mismas con la intención de que aquellas dejen de estar bajo el yugo del matrimonio o de los embarazos no deseados. Lo que ocurre es que Bronia tiene unas ideas un poco particulares de esos derechos, cosa que acabará enfrentándola con la propia Fanya una vez que esta llega a la edad madura.




Cabe resaltar la relación que ambas hermanas tienen desde la infancia, propia de gemelas. Es impresionante cómo la autora va dando un toque especial a la vida de ambas, cómo consigue darles una vida propia que acabará distanciándolas sin posibilidad alguna, a la vez, de separación. Esto hará que ambas acaben volviendo a juntarse para el desenlace final de esta historia. Otro de los temas a resaltar de esta obra es la manera que Leela Corman tiene de reflejar lo que era esa parte de Nueva York de primeros de siglo. Las viñetas hacen referencia continuamente a las calles y todo el tumulto que se vivía en ellas. Un barrio repleto de vendedores, miseria, judíos ultraortodoxos, gatos muertos de hambre y niños de distintas religiones conviviendo sin los prejuicios de sus mayores. Se nota que la pintora ha hecho un trabajo de investigación excelente, cosa que es siempre de agradecer, de tal manera que acabas viéndote paseando por la ciudad sumido en la trama que estas dos hermanas nos ofrece.




Espero que tengáis un rato para echarle un vistazo y descubrir las “Intimidades” de Fanya y Esther, estoy seguro de que os va a resultar algo interesante. En estos tiempos que corren, donde cada vez estamos más mezclados, conviviendo con vecinos de distintas procedencias y credos, podemos llegar a pensar que esto es algo nuevo pero lleva sucediendo desde hace ya tiempo. Así es como el país que alardea de ser el de la libertad y las grandes posibilidades se formó y se sigue formando por mucho que les pese a muchos de sus habitantes.