viernes, 24 de diciembre de 2010

Trío De Picas




Qué mejor regalo de cumpleaños que disfrutar de una de las bandas míticas del R&R de todos los tiempos. Sí, el pasado domingo, 19 de Diciembre, recibí uno de mis mejores regalos de cumpleaños, el concierto de Motörhead en la sala La Riviera de Madrid. Muchas gracias a ellos y, en especial, a la persona que me regaló la entrada, mi novio.

Sigo diciendo que La Riviera es un buen sitio para disfrutar de un concierto. Buena visibilidad, sitios en los alrededores para tomar algo antes de entrar, colas no demasiado largas aunque lo peor esté en los precios abusivos de las consumiciones. Con este panorama nos presentamos allí para asistir a un acontecimiento con todas las entradas vendidas hacía ya semanas. Los encargados de abrir el cotarro fueron los hermanos Arias, guerreros en mil batallas del rock estatal, y su banda actual, Atlas. A mí este grupo me gusta pero tengo que reconocer que, quizá, no era el mejor combo para abrir un concierto de los ingleses. Lo mejor de todo fue su garra y firmeza sabiendo que se encontraban ante un público que no era precisamente el suyo. Nos presentaron temas de su último trabajo, “Contra Viento Y Marea”, mezclados con canciones de su álbum debut. Con un arranque fuerte interpretando “Nosotros Somos La Revolución” siguieron dando caña, aunque quizá bajando un poco la intensidad, hasta terminar su show. Lo que nunca entenderé es cómo en casos como estos, en los que los grupos sólo tienen unos 40 minutos para tocar, pueden gastar parte de ese tiempo en solos de guitarras, oés con el público y demás parafernalias. Todo ese tiempo lo podrían aprovechar y tocar, al menos, un tema más. Pero bueno, eso ya son cosas de cada uno.

Y de aquí al plato fuerte, nunca mejor dicho, de la tarde-noche, Motörhead. Siempre me he preguntado cómo es posible que tres tíos puedan meter tanta caña. Pues sí, así es, lo suyo es la caña y de la buena. Con un comienzo bestial a cargo de “We Are Motörhead” y “Stay Clean” nos dejaron bien claro todo lo que se nos venía encima. Nada de cosas grandilocuentes sobre el escenario. Tan solo un telón con la portada del último disco y poco más, tampoco es que lo necesiten. Cañonazo tras cañonazo, “Get Back In Line”, del reciente trabajo, “Metropolis”, “Rock Out”, siempre bien recibida y una de mis favoritas, fueron dejando claro porqué son quienes son y porqué están en uno de sus mejores momentos. Tocaron un tema más de su incipiente disco, “The World Is Yours”, “I Know How To Die” mezclado con otros clásicos como “Going To Brazil” pero sin duda alguna lo mejor fue el último tramo del concierto. Cayeron seguidas y sin a penas parar, excepto los pocos minutos para hacernos esperar los bises, “Killed By Death”, “Aces OF Spades”, “Born To Rise Hell”, no me la esperaba y disfruté como un enano con esta, y, por supuesto, para cerrar, “Overkill”. Sin duda alguna son grandes temas de una gran banda que ya forma parte de la historia del Rock o del R&R como ellos suelen decir. Desde aquí quiero destacar que si tanto Lemmy como Campbell son los veteranos del grupo, el trabajo del batería Miky Dee es imprescindible para que la banda suene de la forma atronadora que suena.

Gracias de nuevo por el regalo, espero volver a veros acompañando a los Judas el próximo año. Os deseo lo mejor con vuestro nuevo trabajo. Y a vosotros pues que tengáis una buena nochebuena y lo paséis en grande. “We Are The Road Crew”