viernes, 11 de noviembre de 2011

Enrique Breccia Y Ricardo Barreiro Descubren El Nuevo Mundo




Dos grandes del cómic argentino unidos en un espectacular volumen llamado “Nuevo Mundo”. Enrique Breccia es, sin duda alguna, uno de los dibujantes latinoamericanos más reconocidos dentro del mundo del cómic. Desde su primer trabajo grande, en colaboración con Germán Oesterheld, “La Vida del Che” hasta sus últimas apariciones para la Marvel y Vértigo han pasado ya unos cuantos de años. Lo que nunca podríamos discutir es que su personaje más famoso es el intrépido aventurero Alvar Mayor creado junto al tristemente desaparecido Carlos Trillo. En cuanto a Ricardo Barreiro se puede decir que es considerado uno de los grandes guionistas sudamericanos. Algunos se atreven a afirmar que es el último gran guionista argentino.

En este volumen se unen ambos para ofrecernos una de las aventuras más intrigantes e inverosímiles que jamás haya leído. Con la idea de que no eran tres sino cuatro las embarcaciones que llegaron a América en el primer viaje de Colón comienza el que será el viaje sin retorno de Diego de Valencia. Es imposible no ver las similitudes entre este, el personaje principal de la historia, y Alvar Mayor. Sus encuentros con las civilizaciones oriundas del lugar, la lucha con una naturaleza nueva repleta de animales y plantas, totalmente desconocidos para él y sus pocos acompañantes, y el enfrentamiento con las supersticiones y leyendas de aquellos lugares han hecho que mi imaginación vaya más de una vez a parar a las aventuras del personaje creado por Trillo.


Pero, una vez dicho esto, es ahí donde radica la verdadera gracia de esta obra. Lo que está claro es que se trata del descubrimiento de un nuevo mundo ya sea desde la perspectiva de lo que nos contó Colón y sus marineros como lo que sale de la imaginación de Barreiro y eso me parece muy interesante. Quizá estemos acostumbrados de tal manera a la realidad que conocemos en estos momentos de América que no nos paremos a pensar que para aquellos primeros visitantes de la vieja Europa todo debería ser fantástico, cuando no salvaje y fantasmagórico. Podemos creer que pensar en gaviotas gigantes y dentadas, plantas que te chupan la sangre o mujeres que después de violarte te intentan sacrificar sea demasiada imaginación una vez leído miles de textos sobre el nuevo continente, pero para la vista y demás sentidos de esos primeros visitantes debió ser así y, seguro, que mucho más de lo que Barreiro nos cuanta y Breccia dibuja. ¿Os habéis parado a pensar que sentiría alguien como Diego de Valencia cuando viera por primera vez un tapir o un río infectado de pirañas? Creo que lo mejor que hace el gran guionista argentino en esta obra es eso, meterse en la mente virgen de Diego y sacar a relucir todo lo que descubre en este “Nuevo Mundo”.

Desde este blog os invito a que le echéis un vistazo y me contéis vuestras opiniones sobre esta obra. Tengo que reconocer que al principio la idea de la cuarta nave, La Intrépida, me sedujo de lleno. Luego me sentí un poco defraudado por la corta vida del barco pero en cuanto empezaron las aventuras de Diego de Valencia no pude parar de leer. Espero que disfrutéis tanto como yo de este legado de Ricardo Barreiro junto al gran Enrique Breccia.