martes, 21 de septiembre de 2010

Alan Moore Desde El Infierno














A estas alturas el desconocimiento dentro del cómic, y del cine, de Alan Moore es casi pecado capital. Sólo diré que este guionista británico es uno de mis autores preferidos. Reconocido a nivel mundial por obras como “Watchmen” o “V de Vendetta”, ambas totalmente recomendables y llevadas a las pantallas con mejor o peor resultado, con esta obra llamada “From Hell” podríamos decir que cierra el triángulo de sus grandes trabajos en el mundo del cómic.

En primer lugar destacar la gran labor de investigación que ha llevado a cabo para desarrollar esta novela gráfica. Aún habiendo cosas que añade desde su imaginación hay otras muchas que son totalmente verídicas y otras que pueden ser una cosa o la otra pues las posibilidades de que lo sean son totalmente equitativas. Si a esto le añadimos el dibujo del escocés Eddie Campbell nos encontramos con una de las obras más sobrecogedoras que se han hecho sobre un tema, a veces, trillado como es el de Jack “El Destripador”.

Si realmente te interesa todo lo concerniente a este asunto, tanto por el personaje como por los sucesos, no debes dejar de leer este “From Hell”. En él encontrarás las intrigas e implicaciones de la corona británica en el caso. Esto viene aliñado con los entresijos del universo masón, muy bien descrito por Moore. Por último la descripción de la sociedad victoriana de la época es de lo más acertada. Ese Londres sumido en una de las épocas más negras y sucias de su dilatada historia forma un escenario excepcional para llevar a cabo la representación de una de obra, no exenta de intriga y misterio, que ya forma parte de las múltiples leyendas de esta gran urbe.

Dentro de esa labor de investigación el guionista nos lleva por los distintos lugares, iglesias, obeliscos, catedrales, de la ciudad para adentrarnos en el verdadero significado y procedencia de los mismos. Me hubiera venido bien haber leído esta obra antes de hacer mi visita a la capital del Támesis, con toda seguridad hubiera tenido una visión bien distinta de ella. La precisión de Campbell a la hora de dibujar todos estos sitios, y los acontecimientos que ocurren en los mismos, forma parte del suspense del cómic. Algunas veces el dibujante nos lleva de cabeza, sólo con sus viñetas, a muchos de los desenlaces de la obra.

Nos encontramos con todo un despliegue de personajes, cada uno viviendo en su mundo. Podemos partir desde la propia reina y sus largos brazos capaces de llegar a cualquiera de sus súbditos de una forma inmisericorde. El nieto de esta, futuro aspirante a la corona, entregado a los placeres de una época que trataba de ser lo más estricta posible. Un doctor obsesionado con la cirugía y todo lo que ella pudiera aportar a la medicina. Personajes propios de la época, como Oscar Wilde junto a otros anónimos, como los clientes de las prostitutas, hacen que la obra tenga un elenco de, lo que se llamaría en cine, actores secundarios sin los cuales sería prácticamente imposible entender todo lo que sucede en la misma.

Como siempre no voy a desenmascarar ningún secreto que no sea el haber descubierto este trabajo en sí. Doy las gracias a mi novio por haberme dado la oportunidad de leerlo. Desde este blog os animo a todos vosotros a que lo hagáis, porque aunque del triángulo creativo de Moore mi lado preferido sea “V de Vendetta”, ni “Watcment” ni “From Hell” tienen nada que envidiarle. Es tan sólo cuestión de gustos, sin más.