martes, 11 de noviembre de 2014

Rock/Bear XIII Edición: Crónica









No se puede empezar esta crónica de otra manera que dando las gracias, en primer lugar, a todas, pocas como siempre pero alguna hubo, y todos los asistentes a esta nuestra XIII edición del Rock/Bear. Hay que continuar agradeciendo al Bears Bar de Madrid, y a su personal al completo, por seguir confiando en nosotros para poder llevar a cabo este que sigue siendo nuestro sueño de traer la música que más nos gusta, esa no es otra que el Rock en todas sus vertientes, al ambiente gay donde brilla por su ausencia. Extendemos los agradecimientos a Aitor Saraiba por ese pedazo de dibujo que se curró como regalo estrella de esta edición, a Jose M. Gallardo Ciudad, mi novio, por su inmenso trabajo en el diseño tanto del cartel como de la camiseta y del vídeo promocional, a mi gran colega Javi Cristiano, Vj. Alghalord, por su colaboración en esta edición, espero que haya muchas más veces, y, por último a Fundación Triángulo de Extremadura por todo el material, condones, información y demás, que aportó de manera gratuita para seguir insistiendo en que el uso del preservativo es la única solución actualmente fiable ante el contagio del SIDA. Sin todos estos colaboradores tampoco hubiera sido posible que las cosas salieran como salieron.







Hay que reconocer que después de lo floja que fue nuestra XII edición, dad por seguro que la fecha de Semana Santa no se volverá a repetir, teníamos bastante nervios sobre el resultado de esta. El hecho de que coincidiera Halloween con el número trece de ediciones nos dio siempre muy buen punto. Resultó que nuestros temores se vinieron abajo cuando vimos que el Bears Bar de Madrid se volvía a llenar de peña amante del buen Rock dispuestos a volver a disfrutar con los vídeos que esa noche pincharíamos Vj. Mandril y Vj. Alghalord. Esta fue el sustituo de Vj. Kerry que, por razones personales, no pudo asistir a la fiesta. Después de decorar como es debido el local, a eso de las 20.00h, empezó a pinchar Vj. Mandril calentando el cotarro para los que se encontraban en esos momentos por allí. Estuvo durante dos horas ofreciendo su selección de vídeos, una mezcla de temas antiguos y de última hora, desde Bullet a Joan Jett pasando por Narco, S.A. o Deep Purple. Muy variada, como siempre, su intervención.







Llegó el momento de Vj. Alghalord que, a pesar de los nervios por ser esta su primera pinchada, lo hizo de sobresaliente. Sí que es verdad que él se centra más en todo lo relativo al Hard Rock y Heavy Metal, pues no es muy afín al Punk, pero eso no impidió que el personal disfrutara de su selección de vídeos tanto de bandas de suma actualidad como Steel Panther o Casablanca hasta clásicos de toda la vida. Una vez que se soltó empezó a recrearse con su trabajo contagiando esa alegría a todo el personal que, para esas horas, ya era bastante. Estuvo dando caña de la buena hasta la hora del sorteo.






Además de camisetas, creo que el diseño de esta última es uno de los más acertados, y chapas, para este sorteo teníamos unos lotes de condones, lubricante e información sobre el VIH cedidos, como he dicho antes, por Fundación Triángulo de Extremadura. Esta es una de las acciones que quería llevar a cabo desde hace mucho tiempo. Sigo que pensando que además de la fiesta, siempre necesaria, en este tipo de eventos es necesario recordar que el SIDA sigue ahí, más vigente que nunca si cabe. El regalo estrella vino a cargo de nuestro querido amigo Aitor Saraiba que se curró un dibujo marca de la casa para encuadrar, cojonuda la presentación del mismo. El sorteo de todo esto es siempre uno de los momentos más divertidos de la noche. La gente se desinhibe, dice chorradas, yo digo chorradas, y se crea un ambiente muy distendido pero lo más valioso de todo es la atención que presta la peña a los números de la rifa y la cara de satisfacción cuando ven que les ha tocado. Sólo por eso merece la pena hacer esto.







Una vez concluido el sorteo volvió a los controles Vj. Mandril que permaneció pinchando hasta el final de la jornada. Esta segunda intervención estuvo repleta de peticiones de lo más variopintas, como es normal, desde Warcry hasta Death además de Kadavar, Nervosa o los mísmisimos Judas aunque la más llamativa fue la del grupo Gorky Park por estar entre el público un asiduo ruso del Rock/Bear. No os podéis imaginar la cara de felicidad de este hombre cuando me lo pidió y le dije que los tenía. Sí que es verdad que hubo un momento de agobio con tanta petición pero es lo que toca cuando se está poniendo música además no deja de ser un síntoma de que el personal se está involucrando en tu tarea y está expectante de lo que pones o dejas de poner. Evidentemente no faltaron clásicos como Bobby Fuller Four, el punk de Rancid o los buenos recuerdos que nos traen siempre los Kortatu.







Si hay algo que resuma de manera contundente esta edición es el buen rollo que hubo y la satisfacción por nuestra parte de crear ese buen rollo. Agradecer, por último, a la peña de Cáceres que se acercaron después de asistir al concierto de Overkill eligiendo de esta manera pasar con nosotros la noche en vez de acabar en cualquiera de los miles de garitos rockeros de la capital del reino. Por supuesto, mención especialísima a todos los que se disfrazaron dando ese color especial que cualquier Halloween necesita, los disfraces siempre son causa de risa y la risa siempre es necesaria. ¡¡Nos vemos en primavera, ROCK FOREVER!!!