lunes, 19 de diciembre de 2011

Red Hot Chili Peppers En Madrid




El pasado sábado, 17 de Diciembre, me fui con mi novio a ver a los Red Hot Chili Peppers en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid. Venían presentando su último disco “I´m With You”. Empezaré comentando un poco, sólo eso, lo que los teloneros, un grupo inglés llamado Foals, nos defraudaron. Para ser sincero, lo que pudimos ver fue un concierto bastante lineal y aburrido. La mayoría de la gente que tenía alrededor no les prestamos ni atención siquiera. Lo único que salvaría de esta banda es el batería, por lo demás, un grupo de los del montón. ¿No habrá bandas con mucho más atractivo que estos Foals para ser teloneros de RHCP? Supongo que pertenecerán o a la misma compañía o la misma casa de manager o a ambas cosas porque si no yo no me explico estas cosas.



Con algo de retraso, el concierto estaba programado para las 21.45 y empezaron alrededor de las 22.00, salió la banda angelina a escena. Comenzaron con la canción que abre su último trabajo “Monarchy Of Roses”. Tengo que decir que a mí su último disco me gusta bastante. Es de esos discos que no entra a la primera escucha pero que poco a poco te van gustando más y más. Se notaba que la peña tenía ganas de encontrarse con la banda porque fue impresionante el recibimiento que tuvieron. Continuaron con “Can´t Stop”, “Charlie” y “Scarr Tissue” mientras, poco a poco, aquello iba subiendo como la espuma y el calor empezaba a aparecer tanto en nuestros cuerpos como en lo de los músicos. Volvieron a retomar su último largo con “Look Around” para seguir con “Universally Speaking”. En ese momento se puede decir que ya tenían al público metido en los bolsillos. Lo único que te pedía el cuerpo es que no pararan, que aquello no se acabara nunca. A estas alturas Flea ya empezaba a dirigirse a nosotros con sus típicos gritos guturales y boberías que hicieron reír al más pintao. Después de “Me & My Friends” y “Breaking The Girl” cayó otra del último, “The Adventure Of Rain Dance Maggie” concretamente. A esto añadieron una versión de Thelonious Monk y otra de de Stevie Wonder, se puede decir que esta fue la parte más tranquila del concierto. A partir de aquí fue como una verdadera traca de temas explosivos. La unión, sin apenas paradas, entre “Under The Bridge”, “Factory Of Faith”, mi favorita del último, Californication” y “By The Way” nos dejó a todos casi extasiados de tanto votar y cantar. Se fueron y volvieron para tocar unos bises basados en distintas jams de los músicos y la interpretación de “Dani California”, cómo disfruté con esta también, “Meet At The Corner”, de “I´m With You”, y “Give It Away” con la que cerraron.



Hasta aquí lo que sería la crítica musical. En cuanto a lo demás, decir que me pareció un lujo poder ver el escenario desde nuestra posición de gradas ya que pudimos apreciar las proyecciones que hicieron sobre el suelo del escenario. Sobre los músicos destacaría por encima de todo a Flea por su simpatía, su maestría a las cuatro cuerdas y su relación con el público. De Chad Smith destacaría su labor descomunal a la batería, sigue siendo uno de los mejores en su puesto, por algo está en Chikenfoot o gira con Glenn Hughes, por ejemplo. El nuevo guitarra, Josh Klinghoffer no es que lo haga mal, el tío toca bastante bien pero eché en falta alguna vez que otra a Frusciante, sobre todo en las entradas de guitarra de algunos temas, pero, vuelvo a decir, que muy bien este chico. El que realmente me sacó de quicio fue Anthony Kiedys. Me pareció que ciertas actitudes sobran, que se lo tiene un poco subido, que para haber vendido todas las entradas con varios meses de antelación tuvo poco relación con el público. Acabó con simple “gracias” al final de “Give It Away”, dejó a la banda en una larga jam y no volvió ni para decir adiós. Estas son las cosas que me cabrean de ciertas RockStars, deberían tener un poquito más de respeto hacia la gente que paga por verlos que es de quien comen. Añadir que el músico que le acompañaba a la percusión y el Dj. Muy acertados. Hasta aquí los RHCP, vendrán el próximo verano pero esa será ya otra historia que puede que os la cuente o no, ya se verá.