martes, 1 de marzo de 2011

Texto Mandrílico Para Marzo

Es imposible ir a peor, la situación del país desde la llegada al poder del Partido Cacharrero Caucásico (PCC) es similar a un barco a punto de naufragar. Nos hundimos señores. De seguir así acabaremos en el fondo del más profundo de los océanos. Nosotros, desde las filas del Partido Funambulista Liberal (PFL), apostamos por un cambio radical en todos los campos de nuestra política. Sólo así podremos devolver la grandeza trasatlántica a esta nuestra patria.

Con los diez años en la cima del PCC nuestra política exterior ha sido nula, aún peor, lo poco que hemos intervenido ha sido para que se nos barriera del mapa cual velero en mar gruesa. La terrorífica idea de embarcarnos en la propuesta hecha por Rumpanfulia de asediar económicamente a Gurilandia ha hecho que nuestro barco no encuentre el rumbo. Las consecuencias han sido un mayor aumento de la desesperación en todos los camarotes de nuestro buque, la reducción, tanto por proa como por popa, de nuestras colonias allende de los mares y el total desamparo de los que tomamos por aliados.

Todo esto nos ha llevado a una situación interna de crisis total comprable al hundimiento de un submarino. La cubierta del país está del todo agrietada. Sólo poniendo toda la confianza en la tripulación del PFL podemos conseguir que la brújula de esta nuestra querida Endogamilandia encuentre de nuevo el norte que todos los verdaderos patriotas añoramos. Seremos el salvavidas que tanto necesitamos para que naveguemos impulsados por la mejor de las mareas y desembarquemos en la floreciente playa que todos nos merecemos.

Debemos impedir que se sigan subiendo polizones a nuestro yate. Este tipo de embarcación no está pensado para ellos. Serán todos llevados en botes de regreso a sus países y tierras de origen. Tenemos que aprender a realizar nuestra travesía como navegantes autónomos y sin ayudas externas de ningún tipo.

Así pues confiad en nosotros, haced que lleguemos a ser los timones de vuestras balandras, creed en nuestra marejada de promesas, sólo de esta forma los endogamilándicos conseguiremos retomar el rumbo perdido en todos estos años de paquebote hundido en el que nos encontramos gracias a la mala carta de navegación del PCC.