lunes, 8 de noviembre de 2010

Rock/Bear VI











La última edición de la fiesta Rock/Bear, van ya seis con esta, se puede decir que fue un éxito, tanto de público como musicalmente hablando. Hay que seguir dejando claro que esta fiesta, a pesar de celebrarse en un pub gay, está abierta a todo tipo de público independientemente de su tendencia sexual, raza o edad. El único requisito, que no imprescindible, es que seas un amante del rock en cualquiera sus vertientes.

La verdad es que desde que decidimos cambiar el formato de la fiesta y pinchar sólo vídeos la cosa me resulta más amena. Es entendible que el efecto de los vídeos es siempre más impactante que el de la música a solas. Quizá la parte negativa que le sigo viendo a este tema es que hay muchos grupos antiguos, sobre todo estatales, que son difíciles de encontrar en este formato y si los encuentras la calidad no es del todo buena. Pero una vez asumido este trance das por hecho que se puede suplantar con los millones de clips que hay por ahí rulando de otro tanto de bandas. Puedo afirmar que, superado el rechazo inicial que esto me suponía, me encuentro muy cómodo con el tema de los vídeos. En lo que a mi parte se refiere, os recuerdo que pinchaos dos personas, mi colega Kerry y el que escribe estas letras, puse un montón de bandas de muchos y variados estilos, desde Pretty Maids hasta Venom, pasando por Rammstein, Lujuria, o Fito. Esto hizo que me llevara el calificativo de ecléptico, musicalmente hablando, por parte de uno de los camareros. Puede que esta vez lo que menos puse fuera Punk Rock, la próxima vez tendré que dedicarle un poco más de atención a los amantes de esta vertiente rockera, entre los que me encuentro.

En cuanto a público vuelvo a decir que fue un éxito rotundo. Hubo peña desde un poco más tarde del principio de la fiesta, que estaba previsto para las 20,00 h. Es más, se puede decir que hubo gente que llegó y se pasó toda la noche en la fiesta. Allí nos encontramos con viejos amigos de otras ediciones y conocimos a otros nuevos. Se echó de menos a otros que, por diversas razones, no nos acompañaron pero que con toda seguridad lo harán siempre que puedan. Para que no falte también tuvimos los pesaos de turno que, aunque sabemos que no lo hacen con mala intención, se podrían controlar un poquito. Pero bueno, ya sabemos que todo esto forma parte del engranaje de lo que supone una fiesta de este tipo. Yo me lo pasé en grande. Estuve rodeado de amigos que no veía hacía mil además de la, siempre reconfortable, presencia de mi novio que aguantó como un cosaco toda la noche a pesar de no ser un gran aficionado a este tipo de música.

Sin más, agradecer a todos y todas, que aunque fueron pocas las mujeres también las hubo, a ver si se van animando, su presencia en esta edición de Rock /Bear, a los dueños del Bears Bar de Madrid por cedernos de nuevo su espacio, a Oscar de Lujuria por su estimable invitación a su programa de radio y a Alberto, Javi, de Cáceres, Javi, de Donosti, y Jose por su apoyo y colaboración. Espero que lo hayáis pasado de puta madre, que lo recordéis como un momento agradable y que estéis dispuestos a asistir a las próximas ediciones que, con toda seguridad, habrá. Nos vemos pronto.

“Si la música no salva al mundo es que este no tiene salvación posible”.