miércoles, 14 de junio de 2017

Parker & Hart: "The Wizard Of Id" ("El Mago Fedor")







Hacía tiempo que tenía muchas ganas de llevar a cabo un artículo como el que tengo entre mis manos en estos momentos. Dos son las razones por las que quería hacerlo, la primera como homenaje a esa forma de editar cómics, que ya se ve poco en nuestros días, que son las tiras cómicas, y la segunda el hecho de que muchos de los asuntos que se tocan en esta obra de Parker y Hart, a pesar de su antigüedad, están de la más rabiosa actualidad, es más, creo que nunca llegaron a pasar de moda.







En lo referente a los autores, Brant Parker y Johnny Hart, empezaremos recordándolos como dos de los grandes del mundo de las viñetas muertos en Abril de 2007 con apenas ocho días de diferencia. Parker trabajó para la Disney hasta 1945, momento en que se trasladó a Nueva York y comenzó su tarea en la Binghamton Press. Entre 1971 y 1983 recibió varias veces el Premio Nacional De Historietas Humorísticas a los que habría que sumar los Premios Reuben y el Elzie Segar. Sobre Hart diremos que es un dibujante que empezó publicando en “Stars And Stripes” y siguió en “The Saturday Evening Post” y “Collier's Weekly”. También recibió algunos premios importantes como el ya mencionado Reuben o el Yellow Kid al mejor dibujante del año 1970, siendo esta la primera vez que se entregada este galardón a un dibujante estadounidense. Cabe destacar que sus creencias religiosas le llevaron a hacer una serie de declaraciones en contra de los judíos, musulmanes u homosexuales que llenaron ríos de polémica durante su existencia. Algo bastante contradictorio con todo lo que se refleja, políticamente hablando, en las tiras que nos conciernen en estos párrafos.







La tira cómica es el principio de muchos de los personajes y superhéroes que actualmente colman las páginas de no sé cuántas publicaciones y películas, con mayor o menor éxito. También conocida como tira de prensa o, simplemente tira, es una historieta que se publica periódicamente en diarios, revistas y, en estos tiempos que corren, en la red de redes, Internet. Suele tener la intención de hacer reír al lector a base de temas tan peliagudos como la política o la religión y otros tan cercanos como el día a día de los personajes que la inundan. Podríamos decir que la primera que tuvo cierto éxito fue la protagonizada por “The Yellow Kid”, de ahí el nombre del premio, en el ya lejano 1894. Por ella han pasado desde “Tarzán” o “Flash Gordon” hasta “Mafalda” y “Garfield”, sin dejar atrás a otros innumerables personajes como “Olaf, “El Vikingo””. Han sido, a su vez, muchos los personajes que han triunfado en la lengua de Cervantes. A la ya mencionada Mafalda sumaríamos “Condorito”, de René Ríos, algunos de los que pasaron por la revista “El Jueves”, como “Dios Mío”, de J. L. Martín o “Maki Navaja”, de Ivá, sin olvidar a esos dos grandes autores de este asunto que son Forges y El Roto.  Sería una lista muy, muy larga la que confeccionaríamos si tuviéramos que nombrarlos a tod@s. Lo mejor de este tipo de publicación es lo directo que pueden llegar a ser sus autores con tan solo una, dos, tres o pocas viñetas más, algo que siempre he admirado por su complejidad, inmensa labor y sinceridad.





“El Mago Fedor”, o lo que es lo mismo “The Wizard Of Id”, es una tira cómica que, como bien podéis imaginar, saca su nombre del famoso “Mago De Oz” al que sustituye el término final por el de Id haciendo alusión a esa parte primitiva de la psique humana. Hart lo creó a petición propia de su amigo Parker. Éste le convenció para que se dedicara al dibujo humorístico, algo que llevó a Parker a introducirse en el mundo de los cómics. Comenzó a publicarse en 1964 y, desde entonces, ha pasado por las manos de Jeff Parker, hijo de su cocreador, o Mason Mastroianni, nieto de Hart. La obra está integrada por un elenco de personajes dirigidos por el mago “Wiz” y su gorda mujer Blanch al frente. Entre l@s demás destacan el Rey, abrumado por su pequeña estatura, el bufón borrachín “Bongo”, con sus siempre acertadas salidas de tono o el fantasma “Spook” que “reside” en las mazmorras junto a su “fiel” guardián. También encontraremos a Sir Rodney ,“Roque”, el cobarde defensor del reino y su pretendiente, la princesa Gwen,  además de un listado de personajes secundarios entre los que sobresalen un recaudador de impuesto, una adivina y una horda de hunos que intentan constantemente conquistar el reino de Id. Tod@s ell@s conviven en estas viñetas poniendo sobre el papel temas de rigurosa actualidad que, por ser vistos desde la lejanía que una época como la medieval, parecen no dejarnos nunca de acosar. Os puedo asegurar que todo esto lo consiguen sus autores con una gran dosis de humor basada, unas veces, en la sutileza y, otras tantas, en la carencia de pelos en la lengua de los mismos.






De esta forma compruebo que temas que se tratan en estas tiras desde hace ya la friolera de sesenta y tres años siguen estando de amarga actualidad. La corrupción, el afán de riqueza por parte de la Iglesia y demás religiones, la opresión del pueblo por parte de un dirigente, elegido democráticamente o no, por el mismo que le conduce tanto a la hambruna como a la miseria que ésta siempre lleva consigo, la cobardía de los militares que han luchado constantemente desde sus despachos mientras miles, millones, de soldados morían, siguen muriendo, por unos intereses que nunca van a disfrutar, el borracho al que nadie presta atención, ya sea por desprecio o por simple borracho, pero que es que dice verdades como puños, o l@s prisioner@s que acaban sabiendo más de la propia vida que sus carceler@s, están entre nosotr@s en pleno siglo XXI. ¿En qué hemos avanzado entonces? ¿Hemos tenido ciertos espejismos de libertad que la sociedad ha engullido y nos ha vomitado luego en forma de moda capitalista? O, más bien, seguimos sin quitar las miles de piedras de nuestro camino porque nos mola tropezarnos en ellas para tener las mismas justificaciones para nuestros mismos actos. Me he reído mucho, siempre lo hago, con este cómic, pero también he pensado bastante en todos estos asuntos. Ahora os invito a que os deis una vuelta por Id y me contéis qué tal se os dio vuestra visita. Os puedo asegurar que lo vais a pasar en grande, siempre que no seáis un reo o algun@ de l@s plebey@s del enano rey. ¡Adelante, estáis en vuestra corte!