miércoles, 23 de noviembre de 2016

El Último Ke Zierre y Punkto En Boka Tocaron En Cáceres







Tremenda la jornada que vivimos el pasado sábado, 19 de Octubre, en la sala cacereña Barroco con las actuaciones de Punkto En Boka y El Último Ke Zierre. Tremenda para bien y para mal, para bien por el buen hacer de las dos bandas, esto lo comentaremos más adelante, y mal, muy mal, por las condiciones en las que tocaron, sobre todo los de Burriana. Lo de esta sala de Cáceres me parece a veces, muchas veces, vergonzoso, y creo que me quedo corto con el adjetivo. Quizás deberíamos comenzar preguntándonos por qué en nuestra ciudad no tenemos ninguna sala de conciertos que funcione normalmente como tal. ¿Cómo es posible que los músicos, tanto locales como visitantes, se tengan que seguir arrastrando por escenarios como el que ofrece este lugar de La Madrila? Sé de buena tinta que ha habido alguna que otra iniciativa para abrir una sala de conciertos, pero cuando no es la autoridad pertinente son los vecinos los que echan para atrás estos proyectos. Parece que esta población está abocada a convertirse en una gran tapería, si no al tiempo.





El calor que pasamos durante el concierto no se lo deseo a nadie. Sí que es verdad que puede que haya sido una de las veces que más peña he visto en la Barroco. A esto le sumas el hecho de que en ningún momento se les ocurrió poner el aire, yo ya dudo hasta de que tengan, hizo que, por mucho que los músicos le pidieron que lo enchufaran, pasaran de nosotr@s como de la mierda. Consecuencia de esto… que el show de los burrianenses se acortara dejándose, al menos, tres temas en el tintero, palabras textuales de su guitarra Óscar. Así es como nos siguen tratando por estos lares. Nos incrustan con calzador, nos meten unas buenas clavadas por un tercio de cerveza y, encima, a pasar calor que para eso has pagado. Menos mal que esta vez pusieron Rock entre la actuación de una banda y otra porque lo de poner músicas raras durante estos eventos era ya por demás de “gracioso”.






Una vez que me he quedao a gusto con este tema pasemos a lo estrictamente musical. Cuando entré en la sala ya había un número considerable de peña viendo a la banda cacereña Punkto En Boka. No sé cuántas canciones habrían tocado hasta ese instante, pero la primera impresión que me llevé fue la ver sólo a los tres guitarras de la banda encima de las tablas. ¿Dónde estaba la base rítmica? La cuestión es que batería tenía que haber porque estaba sonando, pero no la encontraba por ningún lado, lo del bajo fue otra cosa. Pues bien, Darío, el batería, se encontraba arrinconado en la parte izquierda del escenario por falta de espacio arriba. Otra de las buenas cualidades de este “recinto”. El sonido con las guitarras, la batería y la voz de Juanlu era bastante enmarañado. Todo cambió cuando el bajista, Ismael, consiguió solventar sus problemas a las cuatro cuerdas y subirse definitivamente al escenario. Con un público entregado durante toda su actuación pudimos disfrutar de buenos momentos como los vividos durante la interpretación de temas como “La Ratonera”, “Ciudad De Terror” o “Como Mierda”, entre otros. Buena actitud, Punk sencillo, cañero y directo y poder de superación de los reveses de la noche, eso es siempre un punto a favor de cualquier grupo. A ver si la próxima tienen más suerte con todo.





Lo de EUKZ fue una cosa bien distinta en todos los sentidos. Desde el comienzo con esos tres trallazos seguidos como fueron “Las Cuchillas De Tu Miedo”, “Fiesta O Duelo”, de su reciente trabajo, y “Somos Violencia”, este es uno de, en mi opinión, los mejores temas de sus últimos años, se veía que aquello iba a ser lo que fue, una gran fiesta. No paramos de saltar, empujarnos y sudar, sobre todo, sudar, en todo el show. Hubo momentos, como es normal, más álgidos, y de frenesí, y otros más tranquiletes. No faltaron ninguno de sus clásicos como “Vuelta Al Infierno”, “Soldadito Español”, “Tú Me Vicias” o “Tus Bragas” que pusieron patas arriba a todo el personal. A los nuevos temas como “Rompesuelas” se le unieron sin parar otros de la altura de “Altero Mi Cuerpo”, “Tú Me Vicias” o “Escupiré Jodidos”. Con esta ristra de canciones era imposible parar. Si nosotr@s estábamos metidos en un horno podéis imaginaos cómo estaban ellos sobre el escenario. Roberto no paró de recibir ofertas alcohólicas de l@s presentes para evitar la temperatura del local. Saltos y más pogos con “No Tengo Miedo”, “Para Qué Quiero Más Calor” o “¿A Dónde Vas?”. No nos dieron respiro en ningún momento, nos tuvieron en sus manos durante toda la actuación ya fuera con “Insurgente” o “Enganchados”. Es normal que con la discografía que tienen eches en falta algún que otro tema, pero nada que objetar a lo escuchado. Y cuando mejor estábamos dijeron hasta aquí, con razón, y se acabó. Cerca de hora y media sudando la camiseta y todo lo demás. Grandes EUKZ, hacía tiempo que no los veía en directo y pude comprobar que están mejor, suenan y se sienten más seguros que nunca. No es de extrañar que se les quiera tanto por estos contornos como por América Latina. Espero no tener que esperar mucho para volverlos a tener delante.




Hasta aquí lo que os puedo contar de lo que viví durante el concierto del sábado. A nivel personal hubo cosas bastante buenas, como disfrutar del mismo en compañía de peña de mi pueblo y alrededores, y otras no tanto, sobre todo, a cargo de un “bromista” que intentó hacerse con algo que no era suyo. Me quedaré, por supuesto, con las buenas y dejaré que se me pasé el susto de las demás. ¡¡Siempre A Cara De Perro!!