lunes, 16 de mayo de 2016

Gatas Negras, Rock & Blues








El sábado pasado, 14 de Mayo, fue una amalgama de Gatas Negras, Rock y Blues. La Asociación “Las Gatas Negras” hizo su presentación en la Casa de Cultura de La Haba, de donde, tanto ellas como el que escribe esto, son originarias. Una vez concluida dicha presentación, nos dirigimos a Don Benito a disfrutar de la VII edición del Festival Rock&Blues de esta localidad de las Vegas Altas.




Independientemente del vínculo familiar que me une a las impulsoras de la idea de la Asociación “Las Gatas Negras”, pienso que cada vez que las mujeres toman la iniciativa en cualquier campo que se tercie es algo digno de celebrar. Esta Asociación, por lo que percibí esa tarde allí, se ha creado con el único fin de escuchar e intentar ayudar a las mujeres que lo necesiten en distintos campos de su vida, ya sea personal, matrimonial, porque estén pasando por una enfermedad o, simplemente, porque quieran ser oídas, que ya es mucho. Hay que recalcar que no existe ningún ánimo de lucro en esta actividad. Ésta se llevará a cabo impartiendo distintos talleres, con la ayuda de algunos profesionales duchos en la materia, tales como pintura de mandalas, musicoterapia, contacto con la naturaleza o risoterapia, entre otros. Con ellos se buscará subir la autoestima de las asistentes y, de esta forma, que las participantes se sientan mejor consigo misma y su entorno. Todo esto os puede parecer algo que está bastante visto, pero el hecho de que pase en un pueblo perdido de Extremadura es ya de por sí algo extraordinario. Que las mujeres de esta localidad accedan a abrirse unas a otras, o individualmente, será todo un logro por parte de las impulsoras de esta idea y de l@s expert@s que las apoyarán. Personalmente quiero hacer hincapié en algo que siempre me ha parecido sobresaliente, esto no es otra cosa que el paso tan grande que dan las mujeres que con este tipo de iniciativas. A algun@s le vendrá a la cabeza la eterna pregunta de por qué sólo para mujeres. Para mí la respuesta es bien sencilla, porque son sus cosas y tienen todo el derecho del mundo a hablarlas entre ellas sin ningún tipo de interferencia masculina, bastantes interferencias han sufrido, siguen sufriendo, a lo largo de la historia. Otr@s pensarán que, de esta forma, excluyen a los hombres. Pues qué queréis que os diga, que los hombres no se sientan tan abrumadamente machos y creen sus propias asociaciones para hablar de sus miedos, alegrías o decepciones, que falta les hace, seguro que el mundo iría un pelín mejor si lo hicieran. De una forma u otra, desde este humilde blog apoyaré siempre a esta o cualquier asociación similar. Les deseo un buen futuro y que tiren palante contra viento y marea, de esto las mujeres saben mucho.






Corre te corre después de saborear la tarta y el picnic que nos ofrecieron “Las Gatas Negras” para llegar a tiempo a la actuación de La Sombra De Peter Pan, lo primero que diré es que encanta el nombre, banda que abrió esta VII Edición del Festival Rock&Blues de Don Benito, pero nos fue imposible ya que a las prisas se unió la búsqueda de aparcamiento. Cuando llegamos al recinto, sito en la Plaza De España de esta ciudad pacense, l@s integrantes del grupo estaban acabando una de sus versiones para seguir con el “Higway To Hell” de mis queridísmos AC/DC. Antes de continuar, debo resaltar que este grupo está formado por alumn@s de la Rockschool Trinity Rock/Pop Sede Extremadura cuya edad no supera los 13 años. Verl@s encima del escenario es un subidón de los grandes, sobre todo, cuando te paras a pensar que los que tenemos ya una edad hemos pateado esas mismas calles, con todo lo que conllevaba en aquellos tiempos que te gustase y defendieses el Rock, donde ell@s aprenden a tocar la música que más nos gusta. Si a esto le sumas le legión de seguidores que, con edades parecidas a la suya, tenían en primera fila el momento fue para encuadrarlo. Vale que ahora sólo se dedican a versionar a Joan Jett, con la que cerraron su actuación, Extremoduro o Loquillo, pero es todo un comienzo para que, algún día, creen sus propias composiciones, además, con esas edades qué más se les puede pedir. El poco rato que los vi disfruté como en enano, no ya porque toquen mejor o peor, sino porque me parece que, bandas como esta, hacen que se metan el puño en la boca tod@s aquell@s que no saben más que gritar que el Rock está muerto. Espero volver a verlos pronto y disfrutar de su show entero, por ganas no será.






A continuación, se hicieron con las tablas las chicas de Amapolas Band arropadas por un elenco de músicos fuera de serie, sobre todo la sección de viento. Este trío femenino nos deleitó con un montón de versiones de clásicos que iban desde los 50 hasta los 80, tipo “El Rock De La Cárcel”, “La Bamba” o “Proud Mary”, con la que, arropadas por unas cuantas chicas más, dieron por finalizada su actuación.  Se notó que eran la banda local pues el apoyo y la entrega del público hizo que su función estuviera a un gran nivel. Tuvimos pedida de mano para una de las integrantes del grupo, algo que le dio un punto mucho más llamativo al show. Tengo que reconocer que me lo pasé en grande con ellas y sus acompañantes pues siempre viene bien pasar un rato agradable bailoteando con esas canciones que ya forman parte de la historia no sólo del Rock sino de la música en general. Me gustaría recalcar el poderío vocal de estas tres mujeres que, junto con esa gran coreografía que se curran, hace que la actuación se pasé en un plis. Suerte para estas Amapolas Band y que todo salga bien en la boda.






Los siguientes en subir al escenario de este Festival fueron Charly González & Crazy Bros. Conozco a Charly desde hace ya unos cuantos años y siempre me ha parecido un músico excepcional. Esto, unido a esa pedazo de banda con la que se codea, hizo que el nivel del Festival subiera por momentos. Todos y cada uno de sus acompañantes están a una gran altura, pero yo me quedé sin palabras con el bajista Luis Sanz y el saxofonista Alfredo Varela, para que luego digan que por aquí no hay grandes músicos, pues si ellos, y los demás, no lo son… apaga y vámonos. La parte, digamos, negativa de su intervención fue que tardaron un poco en conectar con el público. Después de los recitales de las dos bandas anteriores, una buena sesión de Blues no siempre es la mejor continuación para un festival. Sea como fuere, ellos no se amilanaron en ningún momento, ni, incluso, cuando nadie les pidió un bis y ellos se marcaron una versión del “Bolleré” de Raimundo Amador. Me gustaron mucho y estoy seguro de que, esta ha sido la primera vez que los veía, a pesar de haber prometido a Charly asistir a otros de sus conciertos, aprovecho para pedirle disculpas por ello, disfrutaré mucho más de ellos en una sala o sitio donde el contacto sea más cercano.






Esto de no tener coche te obliga a que estés a expensas de la persona que conduce. Una vez finalizada la actuación de Charly Gonzáles & Crazy Bros volvimos a La Haba sin poder ver a las dos bandas restantes del cartel de esa noche porque, como he dicho, él, en este caso la que conduce manda. Vuelvo a dar la enhorabuena a Pau y l@s miembros de la organización por esta iniciativa que crece cada año. Para mí se está convirtiendo en un punto de encuentro con amig@s que no veía en tiempo, como me pasó el sábado, con los que poder compartir una buena noche de Rock&Blues. ¡Hasta el próximo año y suerte con la segunda jornada del Festival!