jueves, 3 de marzo de 2016

Kan Takahama: "El Último Vuelo De Las Mariposas"






Nunca me he considerado un gran aficionado al manga, vamos, que no estoy demasiado puesto en el tema. Ha sido a raíz de conocer a autores como Jiro Taniguchi u Osamu Tezuka por un lado y, en el plano erótico, a Jiraiya o Gengoroh Tagame por otro, cuando me he dado cuenta que hay cosas dentro del mismo que no es que me gusten, me apasionan. Quizá haya sido por esto por lo que he descubierto a esta nueva autora nipona llamada Kan Takahama, perteneciente a la corriente llamada “Nouvelle Manga”. Pues bien, estoy seguro que me voy a empezar a interesar mucho más por todo este tema.




Takahama empezó a ser conocida en Europa hace ya unos cuantos años. Entre sus obras destacadas encontramos “Mariko Parade” o “Awabi”. Después de sufrir una gran depresión durante la realización de su trabajo “2 Expressos”, nunca se llegó a editar en este Estado, ha logrado salir triunfante de la misma con la labor de esta, su última, entrega en el mundo de las viñetas, “El último Vuelo De las Mariposas”.




La historia que nos cuenta Kan se desarrolla en un momento concreto del Japón del siglo XIX, justo cuando el periodo Edo está llegando a su fin, mientras que los acontecimientos de la misma nos llevan al barrio rojo de Maruyama, Nagasaki. En aquellos momentos los únicos occidentales que tenía permitido el comercio con el país del sol naciente eran los holandeses, aunque para ello tuvieran que estar recluidos, por decirlo de alguna, en una isla, separados del resto de la población. Es en este entorno donde reside la dama cortesana Kicho, la más bella y solicitada de la Casa Chikugo. Dicen de ella que es una serpiente porque si caes en sus brazos ya nunca podrás quitártela de la cabeza. No tiene ningún inconveniente en servir a clientes que van desde un viejo ricachón, al que las demás geishas odian, hasta un nacionalista enfermo que se ha pasado años ahorrando para gozar con ella. Dentro del esa clientela se encuentra uno de los personajes principales de esta trama, el doctor holandés Toon. A todos ellos embauca Kicho con su entrega y su buen saber escuchar, algo que le proporcionará más un rencor por parte de sus compañeras de burdel. Junto a estos personajes nos encontraremos con la pequeña Tama, una niña que hace las veces de sirvienta de Kicho recibiendo parte de las ganancias de esta última, y el futuro doctor Kenzo, alumno de Toon y pieza clave en este puzzle.




¿Hasta dónde puede llegar una mujer por amor? Esa sería la clave de este relato. Está claro que la actitud y el arrojo de Kicho pocas veces los veremos en un hombre. Ella lo da todo por su amado. Entrega su cuerpo, recibe las críticas y el odio de sus compañeras, aguanta las habladurías de sus vecinos e, incluso, se resigna estoicamente cuando es descubierta por Kicho. Todo esto queda muy por debajo de sus pequeños pies, pues ella tiene un objetivo claro que deberéis descubrir entre las páginas de este cómic. Un mundo de mujeres pensado para hombres, donde a ninguno de ellos les interesan sus miserias, enfermedades, alegrías o pasiones. Un lugar donde, por entregar unas monedas, pueden pensar que son dueños de ellas sin darse cuenta que son realmente esclavos de su arrogancia viril. Para mí esa es la clave de este trabajo, mujeres vendidas por hombres para que disfruten otros hombres y que necesitan de otros más, alguno de ellos verdaderos estafadores o proxenetas, para salir de ese círculo dibujado por manos masculinas.




Ésta es la narración que Takahama nos ofrece, una narración con un excelente trabajo de investigación, llegando incluso a visitar los lugares donde todo se desarrolla para conocer su estado actual. Las costumbres, como la necesidad de pagar una elevadísima cantidad de dinero para sacar a estas mujeres de la prostitución, la ideas, algunos clientes sólo quieren relacionarse con mujeres que no hayan pasado por manos holandesas, y los lugares se ven reflejados dentro de esa gama de grises que la autora utiliza magistralmente en sus dibujos. Adentraos en ese mundo, que nos venden como exótico, de las geishas y descubriréis por qué esta autora ha sido reconocida por grandes del género, como Taniguchi, como la gran promesa del mismo. De esta forma sabréis si este elenco de personajes y sus terribles vidas los llevarán a volar definitivamente o acabarán sumidos en un último vuelo, como el de estas mariposas.