martes, 15 de marzo de 2016

Ángelus Apátrida, Mind Traveller y Quantiko en Cáceres










Había mucha expectativa por encontrarnos en esta ciudad con el grupo que, sin duda, es uno de los exponentes actuales del Thrash Metal a nivel europeo, como mínimo. Esta era la segunda vez que los veía, después de su actuación en el Leyendas del Rock de 2012 en Beniel, Murcia, y ya os podéis imaginar las ganas que tenía de que llegara el momento. Los de Albacete vinieron respaldados en esta ocasión por las bandas locales Quantiko y Mind Traveller. En primer lugar, quiero resaltar el tema de la sala Bahía. Muchos comentarios, de muchos tipos, había escuchado al respecto. Esta ha sido también la primera vez que he pisado su suelo y a mí, tengo que reconocer, que me ha gustado bastante. El acceso, los servicios, los precios de las bebidas y, sobre todo, el sonido me han parecido bastante buenos para lo que tenemos por esta ciudad. Que si la columna, que si la situación del escenario o esto o lo otro, todo son cosas que se pueden pasar por alto, a mi parecer, siempre que se disfrute de un show como el que vivimos el sábado pasado entre sus paredes.





Fui, junto con mi gran amigo Javi, de los primeros de llegar a la puerta de la sala pues, con la experiencia del concierto de la semana anterior, todo apuntaba a que aquello iba a empezar puntualmente. Con un cierto retraso para el acceso, debido a que las entradas en taquilla tardaron en llegar, pudimos acceder a la sala. No había ni bajado las escaleras de la entrada y ya estaban los Quantiko en escena. Fue un show corto pero intenso sobre todo a cargo de su batería. Como digo, la peña se fue acomodando y pidiendo y para cuando quisieron ponerles atención ya había caído temas como “La Fuerza De Dios” o “Después Habrá”. Una vez pasado este primer y despistado tramo empezaron a tomar fuerza y conexión con los presentes. Habría que destacar que de las tres bandas fueron los que de peor sonido gozaron y eso que el concierto entero sonó bastante bien. Sumaron cuatro temas más a su potente actuación como “Mi Fe” o “Sin Mirar Atrás” y se despidieron en el momento más álgido, como suele pasar en estos casos, con la versión de Sepultura “Slave New World”. Me gustaron, aunque se me hicieron cortos. Tendré que verlos mejor y más tiempo. ¡Mucha suerte en las siguientes actuaciones!






Mind Traveller venían presentando su reciente álbum “All The Signs”. Han sufrido unos cuantos cambios desde que los vi la última vez, más aún desde la primera. Ya me sorprendieron cuando telonearon a Lujuria por segunda vez, pero ahora me he dado cuenta de que, musicalmente hablando, han crecido bastante. Con ellos el sonido se fue recuperando poco a poco hasta conseguir un estado bastante aceptable. Mientras sonaba la intro el guitarra Vikki Sistynine, uno de los más destacados del show, comenzó a caldear al público pidiendo su colaboración. Arrancaron fuerte mientras David “La Voz Eterna” hacía su aparición en escena con los primeros acordes de “Behind The Glass”. A partir de aquí se les vio bastante entregados, puede que el concierto de la noche anterior en Salamanca les sirviera de calentamiento, mientras el público no les perdía ojo en ningún momento. De esta forma fueron desgranando un conjunto de canciones de su discografía mientras David ejercía de frontman en todo el sentido de la palabra, se le ve con bastantes tablas. Cuando llegó el turno de la canción homónima de su actual trabajo todos estábamos presenciando a una banda que, lo he dicho en otras ocasiones de otras, de no ser por ser de estos lares seguro que estarían mucho más arriba de lo que están. Uno de los mejores momentos fue para “Coming Home”. Presentación de la banda por parte del cantante cuando todo estaba más que servido y palante sin parar. Buen instante para la “Praise The Useless”, una de las que más gustaron. Todo fue tan intenso y rápido que cuando nos quisimos dar cuenta se estaban despidiendo. Lo dicho, creo que han evolucionado bastante bien, tienen una base rítmica muy potente a cargo de Samuel y Sergio, los nuevos guitarras unidos al teclado hacen que todo suene potente a la vez que limpio y David es todo entrega encima del escenario. A ver si les caen más oportunidades fuera de estas tierras porque tienen mucho y bueno que ofrecer.







Tanta prisa, tanta prisa, y luego Ángelus nos tienen esperando para volver a comprobar el sonido más de media hora. Eso sí, dicha espera mereció la pena de sobra. El miedo a que su elenco de temas potentes no sonara lo suficientemente bien quedó disipado desde el primer segundo de “Immortal”. A los de Albacete se les nota que llevan ya unos cuantos kilómetros a las espaldas, algo que se reflejó precisamente en su conexión con el público y profesionalidad. Casi sin darnos cuenta ya nos habían machacado la sesera con trallazos del calibre de “Vomitive” o “End Man”. Recordaron más de una vez su primer paso por Cáceres en el mítico Berlín, ahora una tapería, bueno, qué no es una tapería o restaurante ahora en la Plaza Mayor de Cáceres, y allá que fueron con “Give ´Em War”, una de mis preferidas de siempre. Todos estuvieron a un gran nivel pero fue Gullermo al que se le vio un poco más contento con todo lo que estaba sucediendo, supongo que su papel de cantante influye también en esto. Mucho pogo al principio de cada tema, algún que otro y triste Wall Of Death y ellos a lo suyo con descargas como “First World Of Terror”. Sonaron como diez truenos seguidos, no se esperaba menos, consiguieron asombrarnos a todos y todas demostrando que son una banda que se merece estar donde se encuentran pues momentos como “Serpents On Parade” o “Hidden Evolution” dicen mucho del curro que se han pegao durante estos años. Que si me voy, que si no, pero, claro, “You Are Next” no podía quedarse en el tintero. Con ella se despidieron dejándonos en la cabeza un gusto totalmente atronador por lo que habíamos vivido.







Gente cercana estos albaceteños que luego se pasaron por el Bar Dio y estuvieron en todo momento en contacto con el personal. Yo, la verdad, no hablé con ellos. Algunas veces me pasa que cuando veo a tanta peña alrededor de los músicos me da como rollo decirles algo pues tengo la sensación de que pueden acabar un poco cansados con tanta atención prestada. Buen concierto por parte de las tres bandas, buena sala y una noche cañera donde las haya. Cáceres necesita muchas de éstas, siempre y cuando no pase que coinciden varios conciertos como fue el caso del sábado. Aquí o no hay nada o lo tenemos todo el mismo día, en eso somos especialistas. Gracias a los tres grupos por todo, espero volver a verlos pronto donde sea y se pueda.