martes, 28 de julio de 2015

Rock Fest Barcelona 2015: Jornada Del Viernes







Después del palizón de la primera jornada del Rock Fest esta segunda del viernes me la tomé con mucha más calma. Siendo consciente de que muchos de los grupos no me atraían en exceso preferí presentarme un poco más tarde de lo normal. Curioso que a la entrada, ya, evidentemente, sin problema por llevar la pulserita, nos dieran el programa del festival. ¿Pero esto no lo tendrían que haber hecho el primer día? Bueno, tampoco es tan grave pero creo que no estaría mal que lo tuvieran en cuenta para próximas ediciones. Y puestos a seguir hablando de la organización os diré que, como puntos a favor, eso de separar los baños de tíos y tías es todo un acierto, sobre todo para ellas. La zona de comidas ha estado bien surtida y variada. De hecho yo me comí unos espaguetis en esta misma jornada que me prepararon el cuerpo. En cuanto a las barras nada de colas a la hora de pedir y poco tiempo en servir, algo que siempre viene bien. Para terminar con este bloque, hay que reconocer que, salvo algunas excepciones, el sonido de las bandas fue bastante bueno. Como veis, lo positivo supera a lo malo. Arreglando esos pequeños detalles  comentados podríamos estar ante un gran festival, si no lo estamos ya gracias al cartel.



Una vez que contactamos en la salida del metro mi primer concierto del viernes fue el de los alemanes Powerwolf. Tenía curiosidad por saber qué hacían y me quedó claro al instante. Una mezcla de Power con Heavy clásico con unos toques que, en muchos instantes, daban la impresión de que estabas en misa. Sorprendente pero real. Que sí, que puede que sus letras sean de cachondeo o poco serias pero la sensación fue esa. Empezaron con “Sanctified With Dynamite” con la curiosidad de carecer de bajista entre sus filas. El grupo lucía una imagen bastante apropiada para los temas que practican pero a esas horas de la tarde, empezaron a las 19.10, lo debieron pasar un poquito mal por no decir peor, mucho calor para esos atavíos. La peña tuvo una buena acogida para cortes como “Army Of The Night” o “Armata Strigoi” aunque los mejores momentos se vivieron con “Resurrection By Erection” y “Coleus Sanctus”. Poco a poco nos fuimos cambiando de escenario dejando atrás a Powerwolf y sonidos. No me disgustaron pero he de reconocer que si los tengo delante en otro festival los volvería a ver, poco más.





Ángeles Del Infierno son una de esas bandas con las que los que tenemos cierta edad se puede decir que hemos crecido, sobre todo en lo referente a sus primeros trabajos. Tenía muchas ganas de verlos pues, a pesar de los años, nunca había tenido la oportunidad de hacerlo. No puedo decir que me disgustaran pues el elenco de temas que se marcaron fue de lujo pero el sonido no les acompañó lo suficiente y eso empañó un poco su actuación. Empezaron a saco con “Sombras En La Oscuridad” poniendo a todo dios a saltar y gritar. Después de dos temazos como “Rocker” y “Prisionero” lo del sonido parecía que, tal como fue, no iba arreglarse pero con  ese manojo de temas que se nos vino encima superaron el problema con la ayuda de los y las presentes. “El Principio Del Fin”, “Si Tú No Estás Aquí” y “Con Las Botas Puestas” nos pusieron a mil quedando claro que para estas alturas ya tenían en el bolsillo al público. “A Cara O Cruz”, “666”, este tema nunca ha sido de mi agrado, y “Fuera De La Ley” fueron cayendo mientras Juan Gallardo, a pesar de las dificultades sonoras, dejaba claro que aún le queda voz para rato. El momento estelar no podía ser otro que “Al Otro Lado Del Silencio”, muy apropiada para los que hace poco hemos perdido a un gran amigo. Cerraron con “Maldito Sea Tu Nombre” dejándome con muchas ganas pero es lo que tiene los horarios y, como ha de ser, deben cumplirse si no queremos que todo se convierta en un caos. Entrañables Ángeles Del Infierno. No tuvieron su mejor día pero me llevo una sensación muy buena de ellos.






A Helloween los vi y escuché por momentos pues, como dije antes, aproveché para cenar algo en compañía de mi colega Nisupu, Pedro para los que suelen ir por su garito, el Bar Dio de Cáceres. Esto no nos impidió estar pendiente todo el rato de la actuación de los germanos pues desde los bancos que había para comer se escuchaba perfectamente su concierto. Empezaron muy fuerte con dos de sus clásicos “Eagle Fly Free” y “Dr. Stein”. Con este comienzo no tardaron en dejar claras sus intenciones que no eran otras que, como así fue, convertirse en uno de los shows de la jornada. Un Andi Deris en plena forma puso mucha garra en “Waiting For The Thunder” o “Lost In America” mientras el nuevo fichaje a las seis cuerdas hacía sus pinitos demostrando su calidad. Un poco de tranquilidad, no mucha, con “If I Could Fly” antes del estallido que se marcaron mezclando partes de “Helloween”, “Sole Survivor”, “I Can”, “Are You Metal?” y “The Keeper Of The Seven Keys”, grandísimo momento, el mejor de su concierto para mi gusto. Se quedaron para el final dos de sus temas más coreados que no fueron otros que “Future World” y “I Want Out”. Muy grandes los Helloween con un sonidazo del copón y una entrega bestial. De lo mejor de todo el festival.





¿Cómo hay que llamarlos Twisted Sister o Twisted Fucking Sister? Lo digo porque el seños Snider no paró de recordarnos que de todas las bandas que habían pasado y pasarían por Can Zam ellos son los únicos que alardean de tener el manido fucking en su nombre. Sea como fuere, son todo un espectáculo que por fin tuve la oportunidad de vivir ya que, según su frontman, esta será una de sus últimas, sino la última, de sus apariciones en directo por estos lares. Otros que tiraron a matar desde el primer momento con “What You Don´t Know” y “The Kids Are Back”, qué buena esta. Momento para la verborrea de Dee, se pasó medio concierto hablando sin parar, y ya teníamos encima “Stay Hungry”. Con “I Believe In Rock&Roll” salió disparado a echarle la bronca a uno de los pipas de los Europe porque, según él, estaba interfiriendo con sus pruebas de guitarra en su show. Macarreo o verdad, o ambas cosas, hicieron que este fuera el momento más pintoresco del concierto llegando incluso a decir que Europe rockean bien pero que sus pipas son una ruina. Como no podía ser de otra forma el momento estelar llegó con “We´re Not Gonna Take It” y su adaptación en castellano con el estribillo, solicitado explícitamente por Snider, de “Huevos Con Aceite”. Una mezcla de risas y buen estar que siempre es de agradecer. Presentada por Jay Jay Frenchy para recordar a su batería perdido hace poco A. J. Jero, dieron paso a “The Fire Still Burns” algo que hizo que el público siguiera entregadísimo. Siguieron con “The Price” y la cañerísima “Burn In Hell” donde pusieron en pantalla un solo de Jero mientras Portnoy se tomaba un descanso. Todo el mundo a botar con “I Wanna Rock”, quién no iba a querer Rock en un festival de este calibre, y cierre con “S.M.F.”. Buena actuación con un Snider inspiradísimo, un Jay Jay French más comunicativo de lo normal mientras que Ojeda parecía estar y no estar, llegó incluso a cabrearse porque su guitarra comenzó a fallar y la de reserva iba por el mismo camino. Un Mark Mendoza, que no sé bien si lleva perilla o se la pinta, unido a un Portnoy pusieron muy alto el listón de las bases rítmicas. Así fue como Twisted Fucking Sister, no vaya a ser que se enfade Snider y no veas cómo se las gasta, nos dejaron con un gran sabor de boca aunque yo, personalmente, echase en falta “Come Out And Play”. Espero volver a repetir, siempre que haya oportunidad, claro.






Europe hace tiempo que dejaron de ser esa banda de hits radiables, los cuales son siempre bien venidos, para convertirse en lo que son en estos momentos, esto es, en un grupazo de Hard Rock que se deja la piel en cada actuación. Su cantante, Joey Tempest, es todo entrega y torrente vocal mientras que sigo sin entender cómo a John Norum no se le reconoce mucho más su labor a la guitarra. Comenzaron con la homónima de su último trabajo, “War Of Kings” que no desentonó entre lo que iba a venir pocos minutos después. “Hole In My Pocket” dio paso a la siempre coreada “Superstitious” que unida a “Scream Of Anger” y “Last Look At Eden” calentaron el ambiente haciéndonos sudar por si no lo habíamos hecho lo suficiente con el show anterior. Siguieron descargando temas, caso de “Nothin’ To Ya”,  “Sign Of The Times” o “The Beast”, hasta llegar el momento de sus conocidos singles. “Rock The Night” nos acabó de dejar afónicos y exhaustos. Con “Days Of R&R” iban poniendo casi punto final a su show que no podía acabar sin esos teclados míticos a cargo de Michaeli que introducen su tema más machacado y conocido, “The Final Countdown”. Lo dicho, los que sigan pensando que esta banda son unos poses que no saber tocar que se dejen sus tonterías en el bolsillo y atiendan lo que tienen en frente. Lo demostraron con Whitesnake y Def Leppard y lo volvieron a hacer en Barcelona.







Sabiendo que el metro se cerraba a las dos y que no queríamos quedarnos hasta las mil como la jornada del jueves, fuimos a nuestro punto de encuentro, que no era otro que el muñeco hinchable que todo el mundo decía que se parecía a Rosendo, y enfilando para casa que el sábado, como ya os contaré, tenía lo suyo. Una buena charla con los colegas en el apartamento que teníamos alquilado y a dormir. Siempre viene bien tener una jornada así entre dos cañeras.