miércoles, 25 de febrero de 2015

Entrañable Obra De Sandrine Revel y Marzena Sowa: "No Puedes Besar A Quien Quieras"







Puede que el adjetivo entrañable que he usado en el título de esta crónica no sea el más adecuado para definir el cómic que vamos a tratar a continuación. ¿Entonces, por qué lo he utilizado? Simple y llanamente porque poco puede hacer la seriedad y el rigor estricto de los adultos ante la inocencia e ingenuidad de los niños y niñas, a pesar de que dicha actitud infantil tenga consecuencias impredecibles.



Una de las cosas que más me ha entusiasmado de este tebeo es saber de su autoría por parte de dos mujeres. El ir conociendo obras escritas y dibujadas por ellas me parece cada día más satisfactorio. Para mí, alguien que lleva leyendo cómics desde pequeño, cómics en su mayoría, por no decir en su totalidad, escritos y dibujados por hombres, el hecho de tener delante de sus ojos obras tan bestiales como esta, realizadas por mujeres, es toda una alegría.




En lo relativo al guion, la polaca Marzena Sowa sigue basando sus historias en los recuerdos de su infancia. Época vivida en su país de origen bajo el yugo de la Unión Soviética y sus distintos dirigentes, Stalin al frente. Por ello ha recibió el premio al mejor cómic en Angulême en el 2008 por su serie “Marzi” o la nominación al Eisner 2012 por “A Memoir”. Esta publicación tiene bastante de eso también.




En lo referente a la dibujante francesa Sandrine Revel, cabe decir que ha trabajado en varios campos, desde los cómics para niños hasta los de compromiso social. Recibió el premio Alph-Art de Angulême en 2001 por la serie “Un Drôle Dánger Gardien”. Su pasión por la pintura le ha llevado a exponer sus cuadros en París y Burdeos.




Durante la proyección por enésima vez de una película “educativa” afín al régimen imperante en esos momentos en el país Viktor intenta besar a su mejor amiga Agata. Esta acción tan simple es el desencadenante de una serie de acontecimientos totalmente fuera de lugar pero que son habituales para la población del Estado. En este sus habitantes desaparecen si más, incluida la profesora que delata a los niños, la tortura está al orden del día mientras que la sospecha lleva a tus vecinos o familiares a declarar que eres un verdadero peligro para el sistema.



A raíz del intento de beso sale a relucir la profesión de escritor del padre de Viktor, escritor poco seguidor de Stalin y sus secuaces. El director del colegio descubre que la pandilla de chicos y chicas se reúnen en la casa de él para inventarse y adaptar guiones a un cómic que guarda como oro enpaño. En definitiva, para dar rienda suelta a su infinita imaginación, propia de su edad. Todo esto es sospechoso de traición y puede tener consecuencias horrorosas para todos. Ante ello lo mejor es hacer desaparecer las pruebas y mantener la cabeza lo más gacha posible. En un país donde alguien no trabaja en algo productivo, ya sea una fábrica o el campo, alguien que está todo el día en casa escribiendo sin hacer “nada”, la sospecha de intriga se encuentra continuamente sobre su cabeza.



Este es el entorno en el que se desarrolla esta obra. Entorno de los años en que Stalin era dueño, señor y “zar” de todas las rusias y adyacentes. Gobernándolas con mano de hierro y con una represión que supera con creces a todo lo conocido con anterioridad. La cuestión es que cualquier nación dirigida por un tipejo de estos, unos enarbolan el comunismo, otros la postura, según ellos, contraria, está igualmente sometida a los mismos tratos represivos. Lo peor de todo es que poco hemos aprendido de nuestros pasados, tal vez prefiramos olvidarlos pensando que ya nunca más volverán. El terror siempre está agazapado en las sombras y unas veces a través de las urnas, otras mediante las armas, estará dispuesto a saltar sobre la población con escusas tan variadas que pueden ir desde la religión a la política pasando por los que alzan la bandera de la liberación o aquellos que se creen poseedores de la verdad. Las consecuencias suelen ser las mismas y todo puede empezar por no saber que “No Puedes besar A Quien Quieras”.





lunes, 23 de febrero de 2015

Daniel Higiénico: "El Paseo Infinito"






No sé si a estas alturas conocéis a Daniel Higiénico, nombre artístico del catalán Daniel Soler. Os diré que yo hace más de una década que lo conozco. Cuando hablo de conocer me refiero, evidentemente, a su parte artística ya que personalmente no he tenido el placer de hacerlo. Sea como fuere, he de aceptar que siempre he sido, lo sigo siendo, un gran admirador de sus discos, es más, tengo casi toda su discografía. Siempre que ha venido alguien a casa y le he puesto alguno de sus trabajos musicales siente una mezcla de extrañeza y curiosidad que le lleva a, al menos, interesarse por las letras de sus temas. Pues bien, tengo que decir que sin ese conocimiento previo de su obra musical puede que te sea un poquito difícil leer esta, su primera novela, “El Paseo Infinito”.




Una de las frases que más me he repetido durante la lectura de la misma es: “Esto sólo lo puede haber escrito Daniel Higiénico”. Su sello personal está por todas las partes de la obra. Esa mezcla tan propia suya de surrealismo, misterio, extravagancia, realidad y, entre otras cosas, originalidad sigue siendo lo que más me atrae de su libro.




La idea de aunar escritores con personajes, la de ponerlos unos a la misma altura que los otros llegando, incluso, a que ambos sientan la necesidad imperiosa de no poder existir si no se tienen codo con codo es el argumento esencial de esta obra. Bien es sabido que en muchas ocasiones nos acordamos de un libro o bien por su autor y argumento o bien por sus personajes, o personaje, y sus dichas y desdichas. Aquí nada de eso ocurre, si hay algo por lo que recordaré este Paseo Infinito es por el conjunto entero que forman las dos partes.



Caminando por la novela encontrarás momento de tensión, como el descubrimiento del Arquitecto por parte de algunos personajes, intriga, la disputa de la autoría por parte de Agnes Biutiful y el señor Manuel Shevchenko es claramente eso, tensión, todo lo que acontece en la disputas finales tiene bastante de esto, aventuras, la odisea del Escritor y el señor Comadreja por el desierto es propia de ese estilo, o risas, la Escuela de Poetas de Óscar Becquer es el mejor ejemplo, que no el único, de lo ingenioso que puede llegar a ser Daniel.



Otro de los temas bien reflejado en estas páginas es la soberbia a la que pueden llegar, de hecho muchos llegan, los propios escritores. Muy pocas veces hemos podido leer una obra donde la autoría sea compartida y no me refiero a las típicas publicaciones donde se mezclan relatos de varios o varias autoras. Daniel refleja perfectamente hasta donde puede llegar ese sentimiento de superioridad de los escritores que no pueden dejar de entender que su novela sea suya y sólo suya. De ahí que los personajes tomen tal protagonismo, que sean ellos y ellas mismas los que los pongan en su sitio.


La parte digamos no tan interesante, mejor dicho, que se te puede hacer algo pesada, es la encargada de llevar a cabo por el Arquitecto. Temí que como el libro fuera sólo la construcción del edificio especificando todos y cada una de sus inquilinos en listas de, casi siempre, seis puertas por planta podría ser algo insufrible. De ello se hace eco Daniel en sus reflexiones finales, algo que pocos escritores tienen la valentía de hacer porque supongo que mucho ha tenido que recortar en ese aspecto. Reconozco que al final estaba más interesado en conocer el desenlace entre Escépticos y Esperanzados o entre Agnes y Manuel que en las listas de personajes que aún quedaban por aparecer.




Para mí, recalco que es mi humilde opinión, Daniel se sale en este su Paseo Infinito. Que sí, que puede ser que sea un poco durillo de leer pero no esperaba menos de él. Es más, estoy seguro que cuando lo relea, que lo haré tarde o temprano, le sacaré mucho más jugo que en esta primera pasada por sus páginas. ¿Queréis saber quien vive en el rascacielos más famoso de los últimos tiempos? Atreveos con “El Paseo Infinito”, descubriréis algo más que un nutrido puñado de inquilinos.



martes, 17 de febrero de 2015

Texto Mandrílico Febrero 2015



Érase que se era, si es que hubo una vez que fue pues nadie está seguro de que así fuera, cuando sólo existían las letras sueltas, los colores y los números individuales, que ocurrió lo que dicen que ocurrió en esta historia.

Andaban de nuevo jugando los números entre ellos. Jugaban a ver quién podía ser más presumido y altanero. En este juego gana aquel cuyo rebaño fuera mayor y perdía el que menos números consiguiera mantener a su alrededor.

De comenzar se encargaba continuamente el dos con sus vanidosas palabras: “Yo soy la pareja por excelencia. Sin mí no hay amor ni odio ni pasión primigenia. Los pares son mis súbditos y de aquí al infinito me tendrán en un púlpito.”

Ante estas palabras era obligatorio escuchar al cuatro que entraba en acción parloteando: “Por todos es sabido que del dos soy su principal capataz. Sus órdenes hago acatar sin pestañear. Soy un mandatario rudo y tenaz. A todos los demás de miedo hago sus dientes castañear.”

No tardaba en replicar el tres con su característica sonrisa de maldad: “Grandes carcajadas me producen el dos y su asesor. Nunca piensan que soy el principio de los primos nones. A su misma altura estoy sin que por ello ahueque mis alerones. Poco me importan pues de la discordia soy profesor.”

Ante semejante argumento contestaba el cinco con su distintiva intención: “No sois más que un grupo de idiotas arrogantes. Qué sería de vosotros sin mí. Cómo haríais montones de dinero constante y sonante. Poco me importa vuestra hambre pues yo siempre puedo decir que comí.”

Esto irritaba de manera sublime al ocho: “Cómo podemos aguantar a este señoritingo. Ganas me entran de hacerme horizontal e infinito. De volverme rudo vikingo y de un puñetazo dejarle frito.”

Aquí es cuando entraba en escena el siete: “Para el carro curvilíneo insolente. No juegues con trampas y malabares gráficos. Pues el no ser primo te hace por de más doliente. Recuerda que mi misión no es otra que dar suerte y, si en demasía me enfado, cerrar picos.”

El seis, siempre pacificador, con sus palabras insistía: “Queridos números, esto no es más que un juego. Por qué siempre acabáis en pugna. Actitud que en el fondo a todos nos repugna. Mantened la calma antes de que alguno acabe ciego.”

Poco le importaba al nueve todo lo que escuchaba: “Seguís con vuestras chorradas. En el lugar más alto de esta lista me encuentro. Por mucho que lo intentéis nunca conquistaréis mis adentros. Es más, me da igual no ganar pues este juego siempre me ha parecido una pijada.”

Mientras, el uno y el cero permanecían arrinconados. Como otras veces, nadie se acordaba de ellos en estas disputas. Después todos se volvían hacia ellos para amedrentarlos con insultos y burlas del tipo: ¡No vales nada! o ¡Te quedarás solo hasta el final de los tiempos! Pero esta vez la cosa fue diferente. Ante las agresiones cero y uno, uno y cero se pusieron en pie y anunciaron su compromiso de matrimonio. Tal noticia a todos  dejó perplejo.

Todos y todas asistieron a la boda, los números individuales, las letras sueltas y el abanico de colores. Fueron el negro y el blanco los encargados de dirigir la ceremonia. Hubo caras de felicidad, como la del seis, el siete o el tres, otras de envidia, las del dos, cuatro, cinco y ocho, y otras de indiferencia, propia del nueve. Las letras sueltas hicieron poco más que bulto pues fueron invitadas, como bien sabido, por puro protocolo. Mientras los colores montaron gran jolgorio  e impacto visual.

Así fue como el negro y el blanco unieron al uno y al cero, al cero y al uno. El blanco no pudo evitar derramar una lágrima sobre el manto del negro, el negro no pudo evitar derramar una lágrima sobre el manto del blanco. Lágrimas que siguen imborrables. Una vez superada la emoción, los dos colores se dirigieron a los prometidos: “Puede que por separado no seáis mucho. Tal vez hayáis conocido la soledad como ninguno. Esta ceremonia todo eso lo cambia.” Dijo el negro. “De aquí en adelante seguiréis siendo únicos por separado y sublimes unidos. Tenéis el gran honor de crear el primer número doble. No sois otra cosa que una pareja diez.”

Así fue como el cero y el uno, el uno y el cero quedaron unidos por toda la eternidad. Cómo se colocaron por encima del nueve. Cómo dieron tal envidia a los demás números que todos quisieron unirse una o más veces con ellos, con los demás o entre ellos mismos para tener sus propios números múltiples. Así fue cómo realmente el cero y el uno, el uno y el cero se convirtieron, por primera y última vez, en los grandes ganadores del juego donde se demuestra qué número es el más presumido y altanero.


miércoles, 4 de febrero de 2015

Lo Dicho... ZZ Top







Son, sin duda alguna, el trío de barbudos más famosos de Texas. Pronto se cumplirá  el 45 aniversario de la publicación de su primer disco y ahí siguen encabezando carteles de festivales y llenando allá donde van. Tuve la oportunidad de verles hace ya unos cuantos años y son de esas bandas que hay que ver al menos una vez en tu vida. Aquí tenéis algunas de sus más jugosas declaraciones a través del tiempo. No son demasiadas pero hay que decir que tampoco es que hayan sido muy extensos en sus relaciones con la prensa. Haceros a la idea de que vais en un supercarro por esas eternas carreteras de los desiertos de yankilandia y a disfrutar!!


VARIOS

El primer disco que tuvieron:

Dusty Hill: Uno que mi madre se trajo de Memphis de Elvis Presley.

Beard: “All Shook Up” de Elvis Presley.

Gibbons: El primero que he comprado es el último de Eurythmics porque soy el más joven del grupo (risas). Enserio, fue uno de Benny Goodman.

Beard opina sobre Gibbons:

Billy Gibbons es uno de los tíos más extraños que he conocido en mi vida. Siempre ha estado completamente majara, supera lo todo lo que uno pueda imaginar. Es un verdadero loco peligroso. Todas sus novias han terminado mal de la cabeza y es que, para empezar, se ha de ser una chica un poco extraña para dormir en el suelo en una casa de medio millón de pavos. Si la chica no está loca acaba por enloquecer. No falla. Al fin y al cabo, lo importante es que Billy siempre ha sido un guitarrista maravilloso, enrollado, haciendo un tipo de música que es la que yo siempre he querido tocar.

Gibbons habla de las barbas:

Las barbas tienen una gran ventaja y es que, en el futuro, cuando seamos viejos y andemos en sillas de ruedas, la gente podrá decirnos: “Sabéis chicos, os vi hace veinte años y tenéis la misma pinta que en 1984.” Es imposible pasar desapercibidos. Frank se niega a ir con nosotros al supermercado.

Beard acerca de sí mismo:

En los malos tiempos solía rezar para convertirme en un pureta. Con un pureta quiero decir alguien que es capaza de disfrutar de las cosas simples de la vida. Veía a la gente en sus jardines contemplando las puestas de sol y eso no tenía ningún valor para mí. Por fortuna, mis plegaria fueron oídas y todo eso pertenece ya al pasado.

Dusty Hill opina sobre el Rock:

Hay tantas formas y clases de Rock que cualquiera de ellas suena bien ya sea Heavy, Grunge, etc. Hay muchos nombres y sellos discográficos. El R&R, en general, es maravilloso.

Gibbons opina sobre el éxito:

Sospecho que nuestra imagen es el punto focal de nuestro reconocimiento. Evidentemente nos ha ayudado a captar una audiencia más amplia y debo admitir que estoy sorprendido de lo populares que nos hemos vuelto. Para mí, ZZ Top son el éxito de un día que tardó quince años en producirse. A pesar de ello, aún hay gente que piensa que somos un grupo nuevo.





Dusty Hill comenta el porqué de los nombres en español de muchos de sus discos:

La influencia del español en Texas es enorme. La frontera con Méjico es un sitio verdaderamente salvaje y siendo ZZ Top los chicos salvajes de Texas hemos adquirido esta doble faceta lingüística.

Beard sobre las drogas:

Soy una persona muy compulsiva, muy dada a los excesos, pero siempre conservé mi talento a pesar de todo. Después de mi primer divorcio fue todo lo demás lo que se descontroló, mi vida privada, mis amistades. Me convertí en un irresponsable, en el típico drogata que sólo piensa en sí mismo; yo primero y los demás que se jodan. Gracias a Dios que todo eso pasó.

Gibbons aclara qué es el Delta Blues Museum que aparece siempre en las dedicatorias de sus discos:

Es una casa dedicada a enseñar y difundir todo aquello que tenga que ver con el Blues. Es el primer museo oficial de Blues que existe. Lo cual significa que, por fin, se le reconoce a este tipo de música un valor cultural. Es algo muy simple pero a la vez muy importante.

Dusty Hill acerca de la tardanza de su éxito en Europa:

La primera causa es que nunca habíamos hecho un tour por Europa hasta “Eliminator”. En segundo lugar están los vídeos que hicimos con todas esas chicas maravillosas y nuestro fabuloso coche. Y, finalmente, pensamos que ese álbum era el definitivo para lanzar nuestra carrera en todo el mundo.





Gibbons nos cuenta su forma de trabajo:

Si tocamos un tema Soul o uno Country, cualquiera que sea el que toquemos, sonará a ZZ Top. Yo creo que todos somos vagos por naturaleza. Siempre hacemos lo mismo que viene a ser reunirnos los tres mirándonos a la cara y lanzándonos ideas. Algunas veces llegamos con cosas por separado que admiramos, un arreglo especial o algo así, pero tendemos a hacer la mayor parte de las cosas juntos.

Dusty Hill habla del público de la banda:

Hemos notado una gran variedad de público en nuestros conciertos, desde colegiales quinceañeros hasta gente bien entrada en los treinta y más que se mezclan entre sí.

Gibbons sobre haber dejado de tocar tanto blues y volverse más comerciales:

Ahora el Blues lo tocamos cuando queremos divertirnos, en el camerino, por ejemplo. ¿Qué si no es comercial? Bueno, nosotros nunca hemos tocado Blues puro aunque sí tenemos influencias del Blues en nuestra música.

Dusty Hill nos cuenta cómo han conseguido permanecer los tres juntos, y con el mismo mánager, tanto tiempo:

La única clave es que adoramos la música, vivimos para ella. Lo mismo que nos llevamos bien los tres, Bill encaja perfectamente como cuarto miembro.

Gibbons sobre si están limitados musicalmente hablando:

La respuesta es fácil, sería decir que sí. Nos sorprendemos realmente unos a los otros cuando podemos tocar una canción del principio al final. Pero en serio, nosotros nos hacemos saltar los unos a los otros tanto como al principio. Es una cuestión de respeto por la música,  llegar a un punto en el que no puedas inyectar un poco de frescura a tus dos compañeros y ver qué pasa. Hay veces que trabajar con la idea de qué es lo que la gente espera de un trabajo de la banda puede hacer que te sientas confinado. Una vez que empezamos intentamos pasar un buen rato haciendo lo que hacemos y eso es lo más importante.





Dusty Hill acerca de hacerse millonarios:

Lo cierto es que hasta ahora sólo yo soy millonario (risas). En serio, nuestro tipo de música puede gustar a un tipo de público muy amplio porque es una música para divertirse aunque a nosotros nos obliga a trabajar todo el año. Eso supongo que influye a la hora de recaudar.

Gibbons sobre si le molesta que le pregunten continuamente sobre Moving Sidewalks, su anterior banda, con la que telonearon a Hendrix:

No me importa ya que fue una época muy divertida para mí.

Beard cuenta cómo le gustaría que fueran recordados:

Sólo por haber poseído un sonido obsceno y unas gafas de sol baratas.

Música que suelen escuchar:

Blues, Eric Clapton… toda la buena música de la radio.




Gibbons acerca de si se cansan de hacer giras:

Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. La gira de “Afterburner” fue especialmente extensa, duró casi dos años. Pero cuando estás de gira ves sitios y personas interesantes y siempre haces algún amigo más. Pienso que esos factores también hay que considerarlos.

Dusty Hill acerca de si para hacer Rock sólo se necesita guitarra-bajo-batería:

Lo único que se necesita es el suelo para darle al pie. ¿Las orejas? También son necesarias, claro.

Gibbons sobre si compondrán alguna vez temas comprometidos socialmente hablando:

¡Nunca! estamos orgullosos de ser una banda capaz de evitar el cerebro par ir directamente a los pies.

Dusty Hill acerca del tamaño de su barba:

No la he medido nunca pero creo que es tan larga como las cuerdas de mi guitarra.

Gibbons comenta si después de tanto tiempo juntos no ha habido ningún problema entre ellos:

Nosotros nos reunimos como banda porque queríamos hacer música. Antiguamente, en los 60, cuando nos reuníamos, no sólo nosotros sino toda la gente que estábamos en al música es lo que de verdad queríamos hacer, tocar y hacer canciones. No nos interesa hacer negocios como parece todo el mundo en hacer ahora. Como siempre lo que nos ha unido ha sido la música nunca hemos tenido grandes problemas.

ELIMINATOR


Gibbons habla de posible éxito del trabajo a raíz de los vídeos:

Los vídeos jugaron un papel importante pero creemos que fue la música la principal razón. Salimos a la carretera y tocamos en todo el mundo durante cerca de año y medio seguido. Esa clase de trabajo duro tiene sus compensaciones al final. Además, la música era realmente buena. Hubo muchas canciones oídas por la radio pero los vídeos fueron muy importantes. Le dieron la oportunidad a la gente de toda América de ver lo guapísimo que éramos (risas). Fuimos afortunados porque trabajamos con gente muy creativa en los vídeos que supo exactamente cómo usarnos. Nosotros realmente no actuamos ni salimos personalmente en nuestros clips durante muchos años. La mayor parte del tiempo la gente se la pasa viendo las chicas guapas y los coches alucinantes. Esa es la fórmula que ha funcionado en la televisión y el cine por mucho, mucho tiempo.





Dusty Hill acerca del precio del coche de la portada:

Imagínate cuánto será que ni siquiera nosotros hemos tenido la oportunidad de conducirlo. Ahora está dando vueltas por Estados Unidos porque lo utilizamos para nuestra promoción. ¿A quién le pertenece? Eso quisiéramos saber nosotros.

Gibbons comenta cómo afectó el accidente de Dusty Hill a la grabación del disco:

Bueno, nos paró un poquito pero ya habíamos preparado una gran cantidad de trabajo antes de que Dusty se fastidiara. Está bien ahora y todos nosotros trabajamos mucho así que un retraso como ese no nos molestó demasiado. Nunca les hemos dejado a las compañías de discos que dicten el modo en que se supone que tenemos que hacer las cosas así que unas pocas semanas aquí o allá no nos quitan el sueño. Además, cuando Dusty tuvo este accidente tuvimos una excusa más para divertirnos. Después de estar seguro de que se encontraba bien nos fuimos juntos a pescar. No hemos tenido muchas ocasiones de hacer ese tipo de cosas en los últimos años así que atrapamos la oportunidad en cuanto se presentó.

Gibbons sobre la continuación de este trabajo:

No es nuestro estilo el preocuparnos por pequeñas cosas como esta. Nosotros simplemente nos metemos en el estudio con algunas ideas y tocamos. Sinos estamos divirtiendo mientras hacemos un disco nos figuramos que será un éxito. Siempre parece que mientras más nos divertimos mejor es la música.

Gibbons describe este disco:

El mejor modo de describirlo es decir que se trata de un álbum de Top. No hemos ido por ninguna New Wave ni hemos metido orquestas. Seguimos siendo los tres moviéndonos, saltando y “boogiendo” a toda marcha. Rock, nada más.

Gibbons sobre ganar más público con este álbum:

Estuve charlando con una muchacha en un avión que me contó cómo nos había descubierto con este disco. Parece que hemos capturado a una generación entera de potenciales crecedores de barbas con este disco y sus singles. Aunque una cosa que no queremos potenciar es un ejército de mujeres barbudas.





RECYCLER


Gibbons coloca este álbum dentro de la discografía de la banda:

Tendría que estar entre “Tres Hombres” y “Afterburner”.

Gibbons nos cuenta cómo lo compusieron:

Imagínate a tres tipos encerrados en una habitación con muy poca amplificación. El resultado ha sido más próximo a nuestras raíces que a nuestros últimos trabajos de base más tecnológica. A pesar e que teníamos encargados nuestros equipos de sintetizadores y que ya habíamos comenzado a experimentar digitalmente, lo que estábamos haciendo la mayoría del tiempo era pura guitarra. Fue en ese punto que decidimos que tal vez sería eso lo que teníamos que hacer esta vez. No fue algo pensado de antemano a pesar de aún se pueden escuchar sintetizadores de fondo como se da en “Give It Up” o “Love Thing”.los teclados son cortesía de Mr. Dusty Hill.

Gibbons acerca del escenario de la gira de este disco:

Va a ser muy visual. Habrá mucha chatarra en el escenario, tostadoras, televisores, una Harley, coches…

ANTENNA


Dusty Hill habla sobre el nombre del disco:

Hay varias razones, compusimos en varias localidades de Méjico, el nombre viene de allí. Tenemos muchas influencias de emisoras de radio, también tenemos las mismas influencias musicales. De ahí sacamos la canción “Antenna Head” que salió a la vez en Méjico y Texas. Por eso le hemos querido dar una sensación de doble o gran antena.




Dusty Hill acerca del cambio de compañía:

No estaba preparado de antemano, al menos de la manera en la que se hizo. De hecho, para nosotros no ha representado ningún tipo de problema porque tampoco hemos seguido ese tema muy de cerca. Supimos que se estaba negociando ese acuerdo y dejamos en manos de nuestros mánagers ese tema. Para nosotros es como el comienzo de una nueva etapa.

Gibbons co-productor del disco:

Lo hice porque creo que le quería provocar un dolor de cabeza a alguien. No, lo que ocurre es que una de las cosas que queríamos replantear era cómo trabajar en el estudio, cómo grabar discos. Se nos ocurría que trabajar en el estudio podría ser exactamente como hacer conciertos y, entrando en producción, el estudio no es ese lugar frío y peligroso que suele ser sino que se convirtió para nosotros en un pequeño club. Eso fue genial, así sí es posible darle a un disco en estudio todo ese rollo y el calor que necesita.

Fotos y textos extraídos de: Heavy Rock, Rock De Lux, Disco Express y Full Metal. Gracias por estar o haber estado ahí.