miércoles, 22 de enero de 2014

"Umpa-Pá, El Piel Roja": El primer personaje creado por Gocinny Y Uderzo






Interesante, muy interesante este tomo integral editado por Salvat con las cinco aventuras del piel roja Umpa-Pá, el primer personaje nacido de la colaboración de esos dos genios del cómic europeo, Goscinny y Uderzo. Si esta edición se limitara sólo a eso, a recopilar los cinco volúmenes de Umpa-Pá, no tendría nada de especial. La cuestión es que añade un instructivo, llamémosle, prólogo donde nos cuentan cómo se conocieron estos dos autores, cómo fueron sus primeras andanzas juntos en este mundo de las viñetas, con sus alegrías y sin sabores, además de una serie de dibujos de Uderzo que no tienen desperdicio. En cuanto al personaje que nos interesa en este artículo, la inclusión de esas ocho páginas primigenias, en inglés y castellano, nos sirven para ir calentando los motores sobre la identidad del mismo.




Umpa-Pá comienza siendo un guerrero de la tribu de los Pies Planos a los que los Apaches declaran la guerra. El guerrero más valiente de los Pies Planos, o sea, el propio Umpa-Pá tiene que buscar el lugar donde  su tribu enterró su hacha de guerra para desenterrarla y poder así acudir a la llamada bélica de los apaches. Durante esa búsqueda se da de bruces con una sociedad totalmente desconocida para él, con unas costumbres de lo más excéntricas. Curioso el lugar de enterramiento del hacha y, sobre todo, esos primeros dibujos de Uderzo que poco, o nada, tienen que ver con la forma final del bravo Pies Planos y sus hermanos.





Después de esas páginas, debido al poco éxito de las mismas y otras circunstancias explicadas en este tomo integral, el piel roja quedó escondido en un cajón hasta que, años más tarde, volvió a tomar forma, otra forma bien distinta. Ahora Umpa-Pá  pertenece a la tribu de los Yavayavá y sus enemigos son, precisamente, los Pies Planos y los Ojos Morados. Se hace acompañar en sus aventuras por el que, en un principio, fuera su prisionero, el francés Hubert de la Pasta de Ojaldre, al que consigue salvar del martirio superando una serie de terribles pruebas. Juntos se enfrentarán tanto a los temibles guerreros de Sapo Rencoroso, los Pies Planos, y a los Ojos Morados de Hígado Enfermo aliados por interés de los prusianos, viajarán juntos al viejo continente en busca de caballos, se enfrentarán a aterradores piratas y conseguirán una frágil paz para las colonias.






Así de rápido se podrían resumir estos cincos volúmenes recopilados, pero la cosa va mucho más allá. Para los seguidores de toda la vida de Astérix, Umpa-Pá, como bien nos explican en el “prólogo”, es el germen de sus historias. El estilo del dibujo de Uderzo, sus rellenos y sus formidables viñetas no son otra cosa que todo lo que vendrá después, mil veces ampliado, en los tomos del galo más famoso de los cómics. En cuanto a Goscinny se ve claramente que ha hecho, al igual que con los personajes de la aldea gala, un trabajo de investigación exhaustivo con el tema de los primeros pobladores de América. Puede que todo esté aliñado con su personal humor pero la mayoría de los temas están tratados con sumo conocimiento de los mismos. Sí que es verdad que aquí comienza a utilizar sus anacronismos, el de los prusianos es el más evidente, y se saca de la manga una serie de personajes que luego serán calve en las historias del viajero de la Galia, caso de los piratas , pero a la hora de tratar temas serios como la manera de entender la vida y el mundo por estas dos distintas culturas deja claro que sabe de qué está hablando.






Por todo esto os recomiendo este volumen, porque nunca es tarde para conocer la semilla de donde nacerá luego Astérix, porque llega a ser tan bueno como éste, con el mismo tipo de humor e intriga, porque siempre viene bien conocer otras obras de nuestros autores preferidos, no sólo las más famosas y, sobre todo, porque deja claro que dúos como el de Goscinny y Uderzo pocas veces se repiten o se repetirán en el mundo de la Literatura.