viernes, 10 de mayo de 2013

"Gone To Amerikay": La Historia De Una Canción






 Historias sobre inmigrantes en Estados Unidos se han escrito miles. Historias de gentes venidas allende de los mares, otras que atraviesan desiertos, aquellas que nunca consiguen llegar más las de esas que, una vez allí, se desmoronan. Gentes que llegaron empujados por las desgracias, el hambre, la miseria, las guerras y también la esclavitud. Personas que aun siguen llegando por centenares, pues la historia de ese país va creciendo día a día con todas estas vivencias. Entonces, qué tiene de especial “Gone To Amerikay”. Por qué hay que hacer referencia a este cómic cuando es algo que conocemos bien tanto por el cine como por la literatura. Esa será la finalidad de este artículo, convenceros de que tiene ese toque de cierta exclusividad.




El guionista norteamericano, residente en California, Derek McCulloch tiene una carrera repleta tanto de novelas gráficas como de obras de teatro, cómics o libros para niños. Para este trabajo se ha unido a una gran dibujante de la talla de su compatriota Collen Doran. Puede que a muchos no os suene de nada el nombre de esta mujer pero si os digo que ha trabajado para grandes como Neil Gaiman o Clive Barker la cosa cambia, seguro. Para cerrar el círculo de esta obra tenemos al colorista español José Villarrubia del que me declaro un gran seguidor no por fanatismo sino porque con cada trabajo que colorea me demuestra que vale la pena serlo. Estas tres mentes ya de por sí dan a este cómic un sentido único pues las letras de Derek dibujadas de manera espectacular por Doran más los colores de Villarrubia hacen de “Gone To AMerikay” una bomba, en el mejor sentido de la palabra.




Siempre me gustaron las historias que parecen carecer de cronología. Digo parecen porque en realidad son como un gran rompecabezas que tienes que ir construyendo a la vez que vas leyendo. Eso es este cómic, o así lo he sentido yo. Como dije antes, puede que la trama en sí no sea nada novedosa pero la manera de contarla entra dentro de esos parámetros. Relatar las etapas más importantes de la vida de tres personajes que, sin saberlo, están relacionados entre sí con un margen de tiempo  bastante considerable entre sus vidas, sobre todo entre los dos primeros, sin que te haga perder el más mínimo interés en lo que estas leyendo es algo que muy pocos consiguen. Para mí es ahí donde esta la clave de este trabajo. Ciara o´Dwyer, una inmigrante irlandesa cuya sola historia ya valdría para hacer el cómic entero, está relacionada con Johnny de Galway, alguien con un talento especial para componer música, y Lewis Healy, un adinerado en busca de la historia de su canción preferida. Estas son las piezas esenciales de este rompecabezas. Evidentemente hay muchas más que van rellenando el tablero hasta conseguir ese gran cuadro que es “Gone To Amerikay”. Como cualquier buena obra que se lleve a cabo hay fichas de traición, otras de mentiras pegadas a las de alegrías y magia mientras algunas rebosan de pura y dura realidad mezcladas con fortuna además de una gran dosis de luchas personales.




Como decían en aquel famoso concurso televisivo de nuestra infancia: “Hasta Aquí Puedo Leer”. Si realmente os molan los cómics digamos históricos aquí tenéis uno de los buenos. Que sus personajes sean reales o no, que salgan o no de la mente privilegiada de un autor, de los lápices de una gran dibujante y de los colores de uno de los grandes puede que sea importante pero lo realmente esencial es que “Gone To Amerikay” se ha escrito, dibujado y coloreado muchas, muchas veces en la historia de Estados Unidos y, por suerte o desgracia, se sigue haciendo.