lunes, 6 de mayo de 2013

Crucified Barbara - Crudo









Mis recomendaciones musicales para este mes de Mayo se centran en dos bandas relativamente noveles. Os hablaré de los últimos, que no recientes, trabajos, pues ambos son del pasado año, de Crucified Barbara, “The Midnight Chase”, y de los astures Crudo, “Cicatrices”.

 Una de las razones principales que me han llevado a comentaros algo referente a estos dos grupos es la esperanza que he sentido al escucharlos. Cuando todos tenemos en mente la cuestión de quién sucederá a esos dinosaurios del Rock, el Metal o como lo queramos llamar, que año tras año nos avisan de que su final está cerca, nos ponemos a temblar pues vemos que pocas formaciones actuales pueden llegar a ocupar sus puestos. No sé si estas dos bandas llegarán a hacerlo, ojalá fuera así, pero el simple hecho de escuchar algo medianamente fresco, ya sabemos que todo está inventado, en todo este mogollón sonoro que recibimos es algo a tener en cuenta. Eso es exactamente lo que me ha ocurrido tanto con Crucified Barbara como con Crudo, no es que suenen novedosamente bien sino todo lo contrario, suenan añejamente nuevos.




Es evidente que además de merecer nuestra atención por su música un punto a destacar de Crucified Barbara es el hecho de ser una banda de mujeres. Como muchos sabréis, son pocas las formaciones femeninas que han conseguido abrirse un hueco en este mundo de hombres. Siempre se suelen nombrar a The Runaways o Girlschool aunque también hubo alguna que otra más como Vixen o Rock Goddess. Pues bien cuando escucho una banda de estas, es inevitable, y la comparo con la cantidad de grupos formados por hombres me doy cuenta del terrible esfuerzo que supone para ellas esto. Si además le añadimos que a muchas de esas bandas estas chicas les pasan por encima como una apisonadora pues la noticia no puede ser mejor. “The Midnight Chase” es el tercer trabajo de estas cuatro mujeres procedentes de Estocolmo. Sus nombres son Mia Coldheart a la guitarra y voz, y qué pedazo de voz, Klara Force, a la otra guitarra, Nicki Wicked, a la batería, menuda pegada tiene, e Ida Evileye al bajo. Este disco lo forman once trallazos de Heavy clásico con ciertas reminiscencias glam, pero glam cañero, nada de comercialidad. Solo tenéis que escuchar la apertura del disco con ese pedazo de tema que es “The Crucifier” para haceros una idea de lo que se os vendrá encima. Otros cortes destacables, a mi gusto, son “Everything We Need”, uno de mis preferidos, donde el toque de la batería así como las guitarras sobresalen bastante, “Iron The Fire”, con ese estribillo pegadizo pensado para dejarse la voz en directo, “Rules And Bones”, el corte más elaborado del disco, o “Rise And Shine”, canción con la que cierran el trabajo y te deja con las ganas de más. Lo bueno de estas chicas es que saben ofrecer medios tiempos de gran calidad como “Rock Me Like The Evil” o buenas baladas tipo “Count In Me”. Creo que si siguen en esta línea pueden llegar mucho más lejos ya que estoy seguro que aún les queda mucho por ofrecer.



Crudo es una banda asturiana formada por Luis Melero al bajo y voz, Gansan a la guitarra, Víctor Vivar a la guitarra y voz y Sergio Alvárez a la batería. Después de una primera maqueta editada en 2010 nos ofrecen este “Cicatrices” que vio la luz en la primavera del pasado 2012. Lo que realmente me ha llamado la atención de este combo es esa mezcla de letras urbanas con música cañera. Sí que es verdad que unas veces se acercan más a ese Rock Urbano tan nuestro, caso de “Recuerdos” o “Mirando Hacia Arriba”, que a lo segundo pero el Rock potente está impreso en todo el disco. Cortes al estilo de “Despierta” o “Quiero Escapar” dejan clarito a lo que me refiero, es más, con “El Huésped” se acercan mucho más al Metal. El cierre con esa pedazo de versión de Barricada del mítico tema “Algún Día Rodará Tu Cabeza” es uno mejores momentos del disco. Crudo tienen mucho que ofrecer, estoy más que de ello. Dadle una oportunidad, seguro que no os defraudan.



Hasta aquí mi parrafada musical del mes. Si tenéis un hueco echadle una oída a estas dos bandas. A pesar de la saturación musical que estamos viviendo, con lo malo y bueno que ello conlleva, si no le damos alguna oportunidad, por pequeña que sea, a estos grupos nunca sabremos si realmente valían la pena o no.