martes, 2 de abril de 2013

Rock/Bear X Edición: Crónica







Como es conveniente en estos casos lo primero es agradecer tanto a Javi como a todo el personal del Bears Bar de Madrid su apoyo en esta edición de Rock/Bear. Es verdad que en ocasiones anteriores hemos tenido algún que otro malentendido, normal por otra parte, pero es justo reconocer que sin ellos nunca hubiéramos llegado a donde estamos en estos momentos, o sea, a estar en el candelero durante seis años. Cuando empezamos no podíamos imaginar que llegaríamos a esta cifra de tiempo pero ya veis, lo hemos conseguido y lo que es más importante, seguimos con intenciones de seguir consiguiéndolo. Para que esto siga ocurriendo, además del espacio necesario para ello, es indispensable que la peña responda a la llamada de la fiesta. Está claro que sin público no hay Rock/Bear por eso nuestro mayor agradecimiento a todos los que asististeis y también, por supuesto, a los que no lo hicisteis pero lo hubierais hecho. Somos conscientes de que de muy buena gana habríais aparecido. Muchas gracias también a Jose Gallardo, mi novio, por el diseño del cartel así como por ese pedazo de vídeo que se curró con motivo de décimo aniversario y, por supuesto, a Alberto, nuestro apoyo durante todas estas ediciones además de nuestro secretario en los sorteos de camisetas y regalos.






Estamos acostumbrados a empezar el Rock/Bear sobre las 20.00 horas y para no fallar en esta edición tan especial hicimos lo propio que en las anteriores. Después de la experiencia de otras fiestas siempre estamos tranquilitos en los primeros momentos hasta que la cosa se va animando conforme van pasando las horas. Pues bien, esta vez no fue así. Una de las cosas que resaltaría es que el público acudió casi desde el principio y resistió, la mayoría, hasta casi el final del evento. Sí que es verdad que justo cuando íbamos a hacer el sorteo se despejó un poco el cotarro pero luego volvió a llenarse el Bears Bar de forma masiva hasta la hora de cierre. Hay que reconocer que teníamos pensado hacer un solo sorteo pero visto lo ocurrido lo dividimos en dos acertando de lleno ya que el segundo fue mucho más divertido que el primero, supongo que por la expectación que crea el saber que ya queda menos  tiempo para hacerte con una de las camisetas y regalos de la fiesta.






Volvimos a rencontrarnos con gente asidua de otros años y ediciones, se puede decir que tenemos lo que se conoce como un público fiel que, como hablaba con Toni, uno de los dueños del Bears Bar, suelen aparecer por el bar en esos momentos y pocas veces más. También volvimos a ver por allí a grandes amigos con los que hacía mil que no pasábamos un buen rato y también se echó en falta a algunos que suelen ir pero que, estamos seguros, harán el máximo esfuerzo para volver en cualquiera de las próximas ediciones. Como es normal, hubo muchas caras nuevas a las que vimos pasándoselo en grande y participando tanto en el sorteo como haciendo peticiones musicales, cosa siempre de agradecer.






En el aspecto musical creo que volvimos a estar a la altura. Mientras Kerry deleita al personal con vídeos de los grupos rockeros más clásicos, tanto estatales como foráneos, yo, Mandril, me lo paso en grande poniendo tanto las novedades que van saliendo al mercado como algún que otro grupo setentero o de Punk Rock. La verdad es que al final hubo un momento en que las peticiones fueron como una cascada. Todo el mundo quería ver el vídeo de este o aquel grupo, desde los Kiss hasta Napalm Death o desde ZZ Top a Bad Religion pasando por M.C.D. o Sober. Pienso que es una de las grandes cualidades que tiene el Rock, su gran variedad y amplitud de sonidos. Puede que para los que no suelen escucharlo sea sólo ruido pero los que llevamos en esto toda la vida sabemos que nada más lejos de la realidad. Es impresionante la riqueza sonora de un estilo que contiene miles de subgéneros a cual de ellos más peculiar.





Otra característica importante del Rock/Bear es que saca a relucir que en el mundo gay en general y en el Bear en particular la gente no sólo se alimenta de pop y música electrónica, con todos mis respetos hacia estos estilos. Hay mucha peña que siente el Rock verdaderamente y, a pesar de lo que se pueda pensar, están al día de lo que sale de la misma manera que reconocen los sonidos de toda la vida de esta corriente. Esto nos hace pensar en porqué no se escucha más en los locales de ambiente o porqué no se dejan caer algún que otro tema a lo largo de la noche. Está claro que cuando alguien, o alguienes, te dice que tendríamos que hacer una fiesta cada dos meses es porque tienen la necesidad de escuchar este tipo de música cuando salen tomarse unas copas y, si hay suerte, ligar.





Termino recordándoos que esperamos tener una nueva edición de Rock/Bear para finales de Octubre primeros de Noviembre. Estad atentos. Los que no pudisteis venir a nuestro décimo aniversario tendréis la oportunidad de participar en el comienzo del segundo. Espero que lo pasarais en grande, nuestra intención siempre fue, y será, esa y no más. No queremos hacernos ricos con esto solo pretendemos pasar un buen rato con todos vosotros compartiendo lo que más nos ha gustado y nos gusta, el Rock. Nos vemos después del verano. Cuidaos y sed felices.