lunes, 4 de marzo de 2013

Ralf König Pone A Sus Personajes "Divinos De La Muerte"





A estas alturas creo que Ralf König no necesita presentación alguna dentro del mundo de los cómics. Sin embargo, a los despistados que no sepan quién es este alemán les diré que es uno de los mejores guionistas del panorama de las viñetas. A esto hay que añadir sus dibujos de personajes únicos en situaciones no tan únicas aunque sí peculiares. Es verdad que, en la mayoría de los casos, trata historias de temática homosexual sin dejar de ser atractivo para todo tipo de público independientemente del género. Además de esas situaciones, digamos, cotidianas de sus personajes es bastante crítico con la religión, la católica en concreto y las demás en general, y sabe hacer como nadie adaptaciones tanto de clásicos de la Literatura como de pasajes de la Historia.




Con todos estos ingredientes König nos presenta su último lanzamiento llamado “Divinos De La Muerte”. Son historias cortas de lo más variopintas. Desde pasajes de la Biblia, como el encuentro entre David y Goliath o el sacrificio de Isaac por su padre Abraham, pasando por una adaptación propia de cierto momento de la vida del rey Enrique V de Inglaterra, sin dejar atrás su visión particular de cómo el hombre empezó a caminar sobre dos piernas o la conversión de sus dos personajes más míticos, Konrac y Paul, al mundo vegetariano. En total  diez historias, más o menos cortas, donde trata, como ya os he comentado, temas muy diversos.  




Hasta aquí todo bien. “Divinos De La Muerte” es una obra cien por cien König, tanto por el enfoque que da a sus historias y los desenlaces de las mismas como por sus viñetas reconocibles a primera vista. Sin embargo empiezo a darme cuenta de algo que, quizá, no he querido reconocer hasta ahora. ¿Es posible que esté perdiendo chispa en sus nuevas entregas? Me explico. Ralf König es uno de mis autores de cómic preferidos. Partiendo de eso y dejando claro que casi la totalidad de sus obras en castellano forman parte de mi colección de tebeos además de haber sido desde el momento que lo conocí, fue con “Huevos De Toro”, alguien que he recomendado tanto a mis amigos lectores de cómics como a los que no lo son siempre con mucha alegría e insistencia, este lanzamiento me ha resultado un tanto insulso. Soy consciente de que todo lo que sale de la cabeza y mano de cualquier artista no está siempre al mismo nivel, ya sea un disco, libro, cuadro o cómic, pero, después de tanto tiempo de espera, creí que iba a volver a destornillarme con sus historias. No es que no me hayan parecido buenas es que, simplemente y a mi juicio, les falta un algo.




Echo en falta ese König corrosivo y audaz, directo y tierno, real y fantasioso. No quisiera que se me malinterpretase pero no sé si es porque las editoriales necesitan sacar pasta de sus estrellas, algo así pasó con la edición para las últimas Navidades de las aventuras de Konrac y Paul, o es que las exigencias de estas mismas hacen que dichos artistas produzcan como churros y, a veces, sin demasiada sustancia. “Divinos De La Muerte” está bien como primera toma de contacto para aquellos y aquellas que aún no conocéis el Universo König. Otra cosa es para los que llevamos leyendo sus cómics hace ya unos cuantos años, unos muchos años. Sé que no todo puede ser un “Lisístrata”, “Oh! Genio”, “Yago” o “Como Conejos”, por poner algunos ejemplos, pero se les echa de menos.



A pesar de todo siempre es una gran noticia tener en nuestras manos algo del magnífico dibujante y guionista germano. En mí seguirá teniendo un seguidor incondicional a pesar de obras como esta. Condición que, supongo, me da cierta licencia para hablar con sinceridad sobre lo que me parece este “Divinos De la Muerte” sin que por ello haya perdido en ningún momento mi admiración y respeto.