martes, 16 de octubre de 2012

Extremoduro: Recinto Hípico Cáceres 2012







El pasado sábado, 13 de Octubre, la ciudad de Cáceres, lugar donde resido, se preparó para recibir de nuevo la visita de la banda de Roberto Iniesta, Extremoduro. El concierto del grupo placentino había levantado tal expectación que hacía ya tiempo que todas las entradas estaban vendidas. Con estos precedentes no es raro pensar que  nos esperaba una gran noche, cosa que realmente ocurrió.




Extremoduro volvía a Cáceres después de ocho años ya que en sus últimas visitas a la región fueron Mérida y Plasencia las ciudades visitadas por la banda. El concierto llevaba anunciado desde antes del verano pero nosotros, mi novio y yo, no sacamos las entradas hasta el mismo mes de Septiembre. Fue más el hecho de que la mayoría de nuestros amigos y amigas iban a ir al concierto que el propio deseo de asistir pero ya que se celebraba en Cáceres poco nos costaba ir y eso es lo que hicimos. Ahora puedo decir que me hubiera arrepentido de no haber asistido porque lo que vivimos en el Recinto Hípico lo recordaré en tiempo. Como parte negativa diré que los accesos al concierto, al menos cuando nosotros fuimos a entrar, fue de lo peor que he visto en años. Los de seguridad dando paso sin ton ni son a grupos de entre 80 y 100 personas sin control alguno es algo que daba la impresión de poder acabar en avalancha. Otro punto débil fueron los buses que te llevaban de vuelta a la ciudad después del evento. Más de una hora de espera pues sólo había dos autobuses para tal cantidad de peña. Por lo demás buen ambiente y armonía que demuestran que la gente pasa de malos rollos y lo único que quería era disfrutar del grupo bailando y cantando los temas del mismo.



Después de sonar en todo el recinto “Hay Poco R&R” de los añorados Platero Y Tú, salieron a escena Robe, Iñaki, Miguel y J. Ignacio poniendo a todos patas arriba con “El Pájaro Azul” canción inédita no incluida en ninguno de sus trabajos, hasta el momento. Después del saludo de turno dejaron caer “Ama, Ama, Ama Y Ensancha El Alma”, os podéis imaginar la respuesta del público ante uno de los mejores y más conocidos temas del grupo. Fueron cayendo una tras otra “No Me Calientes Que Me Hundo” y “Mi Espíritu Perecedero”  ya que esta gira es una especie de presentación de sus dos últimos trabajos, los cuales fueron interpretados casi íntegros. Con “SI Te Vas” y “La Vereda De La Puerta De Atrás” lograron uno de los mejores momentos de la noche que siguió avanzando con “Contra Todos”, una canción inédita que, según Robe, aún no sabemos si aparecerá algún día en alguno de sus próximos discos, continuando con “Sucede”, qué buena, y “Ábreme El Pecho Y Registra” con lo que llegaríamos al primer descanso de la noche.




Después de reponer fuerzas y tomar aliento volvieron para interpretar “Cabezabajo”, “Bribribliblí”, otro de lo momentos álgidos del concierto, “A Fuego” y “Tango Suicida”.  A partir de aquí se concentraron en el disco “La Ley Innata” que interpretaron casi entero. Nuevo descanso y traca final con “Puta”, “Stanby” y “Salir”. El  final fue un largo solo de Iñaki, apoyado por los grandes músicos de la banda, demostrando que, al menos para mí, es lo mejor de la misma. Teniendo un guitarrista como él, además de esa pedazo de base rítmica como son Miguel y J. Ignacio, en tus filas puedes dar por seguro que aquello va a ser una apisonadora. Es evidente que se echaron en falta algún que otro tema, sobre todo de sus primeros trabajos, pero la mayoría de los asistentes estaremos de acuerdo en que, al menos esta noche, tendría que haber tocado “Extremaydura”, por ejemplo. Pero bueno, la próxima vez será, eso espero. Así, después de unos cuantos años, Extremoduro volvía a poner las cosas en su sitio en Cáceres haciéndonos disfrutar de lo lindo. Deseamos que no haya que esperar otros tantos años para volver a verlos por aquí.




Yo me pregunto: ¿Si grupos como este son capaces de llenar un sitio como el Recinto Hípico, con lo que esto significa para la economía de la ciudad, por qué no vemos más a menudo a otras bandas, tanto nacionales como guiris por nuestra ciudad? ¿Será que aquellos que habitan en el Ayuntamiento mangurrino no se acaban de enterar de esto, no quieren enterarse o se siguen estando cagando de miedo cada vez que escuchan las palabras “Banda De Rock”? Gracias a Robe, que a pesar de estar chungo lo dio todo, y compañía por la noche del pasado sábado. A ver si nos vemos pronto.