martes, 21 de agosto de 2012

Leyendas Del Rock 2012







Esta ha sido mi primera vez en este, ya clásico, festival de las tierras murcianas. Después de superar unos cuantos contratiempos en lo referente al tema de vehículos y desplazamiento hasta Beniel, lugar donde se celebró el festival, acabé yéndome en coche con unos amigos de Villanueva de la Serena y volviendo con otros de Cáceres en tren. Quizá haya sido una de las cosas más pesadas de todo lo vivido el pasado finde, la vuelta en tren, demasiadas horas, pero es lo que tienen estas cosas. Quiero felicitar tanto al pueblo de Beniel por la acogida a toda la peña que asistimos así como a la organización del festival por ese pedazo de curro y por la puntualidad en los conciertos además de, aunque suene un poco pretencioso, a todos y todas los que asistimos, o sea, el público, por habernos tragado tantas horas de calor sin ningún mal rollo.




El festival se celebró en el patio del Colegio Río Segura de la localidad murciana. Para el acceso, zona de aparcamientos y acampada no hubieran venido mal unos cartelitos. No sé si los había pero de ser así no vi ninguno. Nosotros no estábamos en tienda de campaña pero lo de que los coches no podían acceder a dicha zona supongo que no se aplicó porque vi unos cuantos aparcados por allí. Si había sombra, buenas duchas y algún sitio para refrescos y esas cosas lo desconozco pero aquello tenía pinta de un poco secarral. Lo de dentro del recinto era otra cosa bien distinta. Buen acceso sin colas para pulseras y entrar y salir, buen servicio de tickets, bueno, monedillas, para comer y beber, lo de los chorros de agua y la fuente dentro es una excelente idea, a ver si se les pega algunos otros eventos veraniego, pero si hay algo que destacaría es la puntualidad de los conciertos y el buen rollo en general que hemos vivido. Lo mejor es que en ningún momento tuvimos que esperar en exceso para poder beber, y os aseguro que nos hizo falta mucha cerveza, sobre todo el sábado, en la barra siempre había alguien atento a tus peticiones.






En lo referente a la música, que será lo que más interese de toda esta crónica, pondré al festival un notable alto. Os diré que no vi a todos los grupos, aunque sí a la mayoría, unos por llegar tarde ambos días, otros por tomarnos un pequeño descanso y alguno por no ser de mi agrado. Con esto quiero dejar claro que os contaré, como siempre, aquello que viví en aquellos lares. Después de dejar las cosas en nuestro hotel nos dirigimos a Beniel donde llegamos casi a las nueve de la noche del viernes, justo para ponernos las pulseras y empezar el tinglao viendo  a Noctem. No soy un seguidor del Death Metal pero reconozco que dieron un concierto con mucha fuerza y que a muchos de los asistentes se le veía con caras de satisfacción. Yo me quedé un poco frío con su actuación. También puede ser por lo que se nos venía encima después. Rosa Negra era una de las bandas que más me atraían del cartel. Siempre he sido un gran fan del grupo y sus dos discos, para mí, son de lo mejorcito del Rock Estatal. Nos deleitaron con temas como “Paranoicos”, “El Hombre Bala”, “Espejo Del Agujero”, que todos llamamos Madre, “Por A Bordo De La Ruina” o “El Beso De Judas”. Además tocaron un par de temas que quedaron fuera de sus álbumes. Puede que esto, junto con el sonido que tuvieron durante toda la actuación, fuera de lo poco que reprocharles. No estoy seguro de si estarán pensando en hacer algunos conciertos más, sobre todo por la apretada agenda de su actual guitarra, pero creo que deberían haber cambiado esas canciones por otras más conocidas. Si ya de por sí el concierto fue corto, eso sí muy intenso, podían haber aprovechado para meter temas como “No Sois El Sexo Débil” de su primer trabajo o “Condenado a Vivir” del segundo. Sea como fuere yo lo pasé en grande con ellos en el poco tiempo que estuvieron encima de las tablas. Nunca pensé que fuera a verlos en directo y el simple hecho de que haya pasado es ya un logro. Lo de Medina Azahara no tiene nombre, en el buen sentido de la palabra. Llevo viéndolos durante años y ahí siguen dando caña y llenando pabellones, patio de colegio en este caso. Creo que fue uno de los momentos que más peña había en el festival. Siguen teniendo una fuerza y garra en directo brutales. Temas como “Favorita De Un Sultán”, “Velocidad”, “Córdoba” o “Niños” sonaron más que bien. Si a esto le unimos las dos versiones de Triana, “Abre La Puerta” y “El Lago”, que hicieron tendremos una gran actuación. Hacía ya unos tres años que no los veía y me gustaron algo más que mucho. La actuación de La Leñera fue un poco agridulce. Ya los había visto una vez antes y lo hacen bastante bien para atreverse con versiones de una de las bandas más influyentes de nuestro Rock, Leño. A pesar de la hora, y del despeje de personal de después de Medina Azahara, había mucha gente esperando su concierto. Entre que no tuvieron buen sonido y los problemas técnicos del guitarra su actuación estuvo llena de altibajos. De pronto nos encontrábamos saltando y disfrutando con “Sí Señor, Sí Señor” o “Sorprendente” y aquello se paraba durante unos cuantos minutos porque la guitarra no iba. Entiendo que son cosas que pasan pero si tienes todo el concierto de la banda anterior para probar en tu escenario se pueden solucionar mejor. De todos modos sólo por poder disfrutar de canciones tan inolvidables y, para mí, tan especiales como las de Leño se les perdona. De esta manera acabamos la jornada del viernes del Leyendas. Nos retrasamos un poco en nuestro regreso por la pérdida de un colega que luego resulta que ya se había ido por su cuenta pero, bueno, esto forma parte siempre del anecdotario de estos viajes. Lo mejor es que estaba descansando y no perdido por allí.







El sábado llegamos unos minutos antes de que Azrael subieran al escenario Jesús de la Rosa, el otro escenario llevaba el nombre de nuestra querida Azucena. Nunca los había visto y me dejaron un buen sabor de boca. Ese heavy que practican es bastante bueno y, aunque los vimos de lejos por el calor, me parece que de aquí en adelante les prestaré mucha más atención. Fue una de las sorpresas, hubo unas pocas, para bien y para mal, del festival. La cosa empezó bien con ellos lo que hizo que previera  un buen día.  Centinela era uno de los grupos que más ganas tenía de ver y no me defraudaron en ningún momento. Sigo pensando que en este país tenemos muchas bandas que se comen con patatas a muchas que nos llegan de fuera y el caso de los de Albacete es uno de ellos. Dieron un concierto intenso y cañero. La voz de  José Cano es una de las mejores que tenemos en este estilo. Esto unido a la profesionalidad y el buen hacer de Javi al bajo, Michel a la batería y Fernan a la guitarra hacen de este combo manchego uno de los mejores y más interesantes  de nuestro panorama rockero. Dejaron caer temas de su último trabajo, “Pura Satisfacción”, así como de otros anteriores. Mi preferido sigue siendo “Pánico”. El cierre con la versión de Rosendo “Flojos De Pantalón” fue uno de los mejores de todo el festival. Qué contaros de Lujuria que no se haya dicho ya. La banda de Óscar y Julito sigue siendo una de las más comprometidas y auténticas de nuestro rockerío. Óscar siguen poniendo verde a todo lo que se mueve, razón nunca le falta, entre canción y canción. Pueden parecer patochadas lo que dice y hacernos gracia pero creo que son verdades como puños y  ya quisieran muchos echarle los huevos que le echa este hombre. En cuanto su repertorio,  fue de lo más completo y nada fuera de lo habitual. Temas como “Cae La Máscara”, “Joda A Quien Joda” o “Dejad Que Los Niños Se Acerquen A Mí” son parte de los clásicos de los segovianos. Muy bueno todo lo que dijo referente a esa gente, que siempre malinterpreta o malpiensa que las cosas se hacen por algún tipo de interés, que creía que Lujuria querían grabar el vídeo de su próximo single, “Cuando Caza Una Pantera”,  por la cara. Sigo teniendo un afecto especial por estos tíos y por Òscar en especial a raíz de sus entrevistas para nuestras fiestas Rock/Bear en su programa de radio y razones no me faltan para ello. Saratoga no es que sea mi banda favorita pero siempre he reconocido la labor de Niko del Hierro y sus acompañantes. Ha sido un grupo cantera de unos cuantos músicos en este país y sigue dando oportunidad a otros como su gran cantante, Tete Nova. Su manera de estar encima del escenario y su entrega ya merecen un reconocimiento. Seguro que aquellos que son seguidores del grupo quedaron fascinados, soy yo, y sin serlo, me quedé con la boca abierta. Otra de las bandas que no había visto aún, os aseguro que eran unas pocas las que tenía el cartel, eran, los también albaceteños, Ángelus Apátrida. Escuchando sus discos y conociendo su proyección internacional me intrigaba constantemente cómo serían en directo y mis dudas fueron resueltas con una nota bien alta. Son una gente enrollá con el público, se nota que disfrutan y creen en lo que hacen y si a eso le sumas la caña que meten tienes un grupo que seguramente llegará mucho más allá de donde están ahora. Yo les deseo lo mejor porque se lo merecen. Su actuación del pasado sábado fue una de las más concurridas y de las que más expectativas creó. No defraudaron en ningún momento y cualquiera de los temas que dejaron caer, incluida su versión de Maiden, fue de lo mejor que escuché en el festival. A ver si se dejan caer por estas tierras y puedo verlos no una hora sino todo un concierto entero. Eluveitie no parecía que fueran a montar la que montaron. Con eso de que eran Folk Rock, o eso fue lo que me dijeron porque yo ni los conocía, pensaba que aquello sería un poco de gaita y violín y para de contar. Nada más lejos de la realidad. Me pareció un grupo muy duro y, para tener esa cantidad de componentes, se lo montan en plan supercañero en muchos tramos de sus temas. Deciros que aquello que Ángelus intentó hacer durante toda su  actuación, en cuanto a choques y carreras en círculo, los suizos lo consiguieron, parece mentira pero así fue. Se portaron en todo momento muy cercanos y agradecidos con el público. Creo que eso hizo que a la segunda o tercera canción todos estuviésemos bailando y saltando como locos con ellos. No puedo contaros demasiado de Avalanch porque fue uno de esos momentos que aprovechamos para descansar un poco y comernos un bocata y demás. Ya eran demasiadas horas de calor y cerveza y necesitamos algo sólido que meternos entre pecho y espalda. Espero que no defraudaran a sus seguidores. De verás que lo de Stratovarius, con perdón de sus fans, me pareció de lo más, sino lo más, aburrido del festival. Se hicieron esperar lo que no está escrito y su set me pareció pesado y muy lineal. No es una banda que yo haya seguido en exceso pero ni me inmutaron, es más, deseé en muchos momentos que aquello se acabara. Vi que mucha peña lo pasaba bien pero también estábamos unos cuantos a los que nos pareció infumable. Siempre desde el respeto, diré que no me gustaron nada, simple y llanamente. Sé con seguridad que mi gran amigo Kerry me va a matar por no haber prestado atención a Warcry pero él bien sabe que no me gustan demasiado así que aproveché para mi segundo descanso festivalero. Era la segunda vez que veía a Banzai, después de asistir a la grabación de su concierto en Aluche, y, a pesar de su corto set, me siguen pareciendo fuera de lo común. Manzano sigue cantando de puta madre, Salvador es uno de nuestros mejores guitarristas, siempre lo fue, y la labor de Fredy al teclado y la rítmica y la de Nico al bajo es impresionante. Quizá el que siempre me queda un poco más frío es Biosca pero eso no quiere decir que aquello que hace no tenga mérito, todo lo contrario. Temas como “Banzai”, “No Pierdas El Tren”, “Voy A Tu Ciudad” o “No te Enganches”, entre otros,  hacen que un festival como el Leyendas sea diferente y tenga ese encanto especial que he notado que tiene. Fue en esos momentos, junto con los de Rosa Negra, cuando me di cuenta de que aquello era y está pensado de manera totalmente diferente a lo conocía con anterioridad. Espero que tengamos a Banzai por unos cuantos años más y poder volver a disfrutar de ellos en los próximos meses. Mi relación con Obús nunca se puede decir que haya sido de las mejores. Me considero seguidor de Leño y Barón Rojo pero nunca lo fui de Obús. Tengo discos suyos, conozco muchas de sus canciones, quién no las conoce, pero no me caen en gracia. Soy consciente de que el decir esto de una banda tan mítica de nuestro Heavy escocerá los oídos de muchos pero prefiero seguir siendo fiel a mis gustos que hacer la pelota a los muchos o poco que leéis este humilde blog. Mis compañeros y compañeras de viaje se fueron a disfrutar de la banda Vallecana, o lo que queda de ella, mientras yo me salí del recinto y me pasé todo el concierto hablando y relacionándome con la peña que me encontré por allí, que estas cosas también vienen bien. Sólo deciros que mis amigos no acabaron muy a gusto con su actuación pero, claro, eso es lo que ellos vivieron, supongo que otros sí disfrutarían con Fortu y compañía. Para Saurom mi cuerpo ya necesitaba un poco de relax. A tener en cuenta que llegamos sobre las tres de la tarde y estos empezaron casi a las tres de la mañana. Los vi desde la barra y me pareció una buena banda. Quizá deberían haber tocado en otro momento, seguro que hubieran tenido más gente viéndolos, y que todo el meollo hubiera acabado, como la jornada anterior, con algún grupo de versiones. Son las cosas de los horarios de los festivales.



En conclusión, decir que vengo del Leyendas con las pilas cargadas. Me lo he pasao en grande, me he reído y he disfrutado de muchas bandas. La peña de puta madre. Espero poder volver el próximo año, esta vez acompañado además de mi novio que no pudo venir por temas familiares. Gracias Leyendas por mantener la llama del Metal y Rock estatal viva. Tenéis mucho, pero que mucho mérito.