miércoles, 25 de julio de 2012

Unisonic - Sobredosis







Para este caluroso mes de Julio que nos las está haciendo pasar un poco putas, por la situación del país y demás, mis recomendaciones musicales vienen a cargo de, por parte guiri, Unisonic y su homónimo nuevo trabajo, y, en lo relativo a la parte estatal, me centraré en la vuelta de Sobredosis y su “Ángel Negro”.






Empezaré diciendo que esto de las reuniones de músicos que habían compartido andanzas y desventuras en antiguas bandas siempre tiene un cierto aroma a interés económico. Que sea o no este el caso de Unisonic lo desconozco totalmente pero estoy seguro que no soy el único que hacía años que deseaba escuchar juntos de nuevo a Michael Kiske y Kai Hansen. Os diré que desde que Kiske dejó las filas de Helloween dejé de prestarle atención a la banda germana. Que me he perdido unos cuantos de buenos discos después de esto pues seguro pero me pasa con algunos grupos que cuando cambian de formación prefiero no saber de qué van por miedo a llevarme una decepción y que me dejen de gustar por completo. Unisonic empezó su andadura cuando, tanto el bajista como el batería de Pink Cream 69, Denis Ward y Kosta Zafiriou, respectivamente, se unieron al guitarra Mandy Meyer, procedente de Asia, y, al ya referido, Michael Kiske. Después de esto entraría en la banda Hansen para acabar de dar forma definitivamente al grupo. El álbum empieza con ese trallazo que lleva por título el mismo que da nombre al combo teutón, “Unisonic”. Con esta presentación, basada en unas melodías, riffs y estribillo muy a lo Helloween, te entran unas ganas locas de escuchar el disco sin parar. La maestría de Hansen queda patente desde el principio mientras que la voz de Kiske parece no haber sufrido cambio alguno después de tantos años. Los dos siguientes cortes, “Souls Alive” y “Never Too Late” van en la misma onda que el anterior siendo este último uno de mis temas preferidos del disco. Podemos seguir disfrutando de ese cruce de genialidades en canciones como “We Rise”, “My Sanctuary”, gran pegada inicial de batería, buen solo de guitarra y mejor final, “Renegade”, otro de mis favoritos, o “Never Changes Me” con esas dejadas, contratiempos y escalas tan cercanas tanto a la banda mater de voceras y guritarra como a Gamma Ray. “King Of The Day” es otro de los temas que sobresale por su maestría y coros. También nos encontramos con la típica balada, nuca falta en trabajos de este tipo, titulada “No One Ever Sees Me” que, según mi modesta opinión, si le damos tiempo y escuchas puede llegar a convertirse en algo especial dentro del género. Si hay un tema en el que destacan tanto voz como ritmo y guitarras ese es, para mí, “Over The Rainbow”. Es verdad que no es el tema más cañero y que el medio tiempo le puede hacer un poco difícil de digerir pero puede que sea ahí donde radique la gracia del mismo. La edición japonesa nos ofrece un extra llamado “The Morning After” que tampoco está nada mal.



La vuelta de Sobredosis a la palestra del Metal estatal ha sido una de las noticias más sonadas de los últimos meses. Es verdad que siempre estuvieron en esa segunda división del Heavy nacional compartiendo puestos con Santa o Panzer, por ejemplo, pero nos dejaron un buen manojo de temas que forman parte del cancionero rockero de este país, como son “Sangre Joven” o “Alíate”. Al cantante y bajista originales, Santiago “Sasa” y Salvador Narváez, se le unen los guitarras Miguel A. Sánchez y José Casado y el batería Óscar Bravo. Con esta formación nos presentan este “Ángel Negro” repleto de temas al más puro estilo Sobredosis, esto es, Heavy Metal sin concesiones. “Esclavo” y “Soñaré despierto” son los cortes encargados de abrir el álbum. Para el segundo de ambos han grabado un buen clip mientras que el primero se puede considerar el típico tema de la banda. “Ángel Negro” no es que sea mi tema preferido pero reconozco que puede ser uno de los más pesados, en cuanto a ritmo, del disco. “Último Cartucho” quizá sea la composición más elaborada de todas donde podemos disfrutar de la banda de manera compacta, con partes sobresalientes de bajo y batería. “Grita” es el tema más ochentero con una letra muy acorde con la realidad actual y con ciertas pinceladas al ya mencionado “Alíate”. El siguiente, “Si Piensas Pagas”, es el más rápido y cortante de este trabajo y unido a “Siempre Igual” forman el tándem más cañero del álbum, sobre todo el final de este último. En cuanto a “Batalla Final” musicalmente me parece un buen tema pero no estoy yo en estos momentos para escuchar cosas referentes a reyes y héroes. Para cerrar, el cachondeo del feliz cumpleaños a cargo de “Días de Vino Y Rosas”, que echarse unas risas nunca viene mal. Buen trabajo, buena vuelta y espero que estén entre nosotros por mucho tiempo. A ver si consigo verlos en directo que nunca fui a un concierto suyo ya que por estos lares se dejaron caer bien poco.



Hasta aquí mis recomendaciones para este tórrido no, lo siguiente, mes de Julio. Me siento muy satisfecho con ambas vueltas, tanto de Unisonic como de Sobredosis. Me alegro de que hayan sido capaces de ofrecernos dos buenos trabajos. Espero que os molen y que sigáis disfrutando de los calores propios de esta estación.