martes, 6 de septiembre de 2011

Los Suaves, Albertucho y Sínkope En Mérida






Después de pasar por la feria de la capital extremeña y montarnos en una atracción de la misma, que nos dejó el cuerpo a la virulé, todo sea dicho, mi novio y yo nos fuimos a cenar y de allí al concierto de Los Suaves, Albertucho y Sínkope que se celebró en el albergue municipal de Mérida.

La primera sorpresa de la noche fue el hecho de encontrarnos en las labores de voz a mi amigo Raúl, cantante y guitarra de El Gitano, La Cabra Y La Trompeta, debido al ingreso hospitalario de Vito, voceras de la banda extremeña. La verdad es que no desentonó en ningún momento. Se tuvo que ayudar en la mayoría de los temas de un bloc de notas que tenía en el suelo para acordarse de las canciones aunque en otras no le hizo falta, como fue el caso de “Tirando De Rama” o “Como Tantos”. Fue un concierto correcto, dedicado, como era de esperar, a Vito, donde pudimos disfrutar, durante poco más de una hora, de sus mejores canciones, “A Mi Aire”, cantada con ayuda del público, “Humo De Contrabando”, “A Merced De Las Olas” o “En Tarros De Miel, siempre es bienvenida, fueron algunas de ellas. A todo este elenco de temas le sumaron “Me Gustan Los Inviernos” de la banda de Raúl. Como curiosidad deciros que en este concierto no había encima del escenario ninguno de los componentes originales de Sínkope. Desde este blog le deseo una pronta recuperación a Vito y espero que lo tengamos encima de las tablas muy pronto. A ver cuándo se animan a tocar “Y Pare Madrid” por estos lares.



La crítica del concierto de Albertucho puede que sea lo más delicado de este texto. Nunca he sido de los que tiran objetos a los grupos mientras están tocando, esto no quiere decir que algunas veces se lo merezcan, es más, si una banda no me gusta durante un festival o evento me voy a la barra, a charlar con los colegas o a sentarme por ahí. Una vez aclarado esto tengo que decir que el concierto de Albertucho y su banda fue de lo más soporífero y aburrido que he presenciado en años. Quizá el hecho de que tuviera que tocar en medio de las otras dos bandas, debido a lo antes comentando con Sínkope, fuera razón suficiente para que cortara totalmente el ritmo del concierto. La gente empezó a quejarse con voces y peticiones de retirada a lo que él respondió alargando aún más su actuación y saliendo a hacer un bis que nadie le había pedido. Le deseo lo mejor en todas sus próximas apariciones en público pero que no cuente conmigo para presenciarlas.

Qué puedo decir de Los Suaves que no haya dicho ya. Siguen siendo una de mis bandas preferidas del panorama estatal. Muchos de sus temas son parte de mis recuerdos y además son unos músicos como la copa de un pino. De entrada el concierto de Mérida fue con creces mucho mejor que el de Madroñera. Empezaron con “Preparados Para El R&R” y siguieron tema tras tema hasta ofrecernos una actuación de dos horas largas. Dejaron caer una mezcla de temas de su último trabajo en estudio como “Cuando Los Sueños Se Van, qué gran canción, “Esa Noche Te Perdí” o “Adios, Adios” con clásicos de la banda como “Chaqueta De Cuero”, “Maldita Sea Mi Suerte”, “Esta Vida Me Va A Matar”, “Malas Noticias” o “Palabras Para Julia”, muy especial para nosotros. No faltaron ni su incombustible “Dolores Se Llamaba Lola” ni “El Afilador”. Además en su último bis tocaron “Siempre Igual” que hacía un montón de tiempo que no la escuchaba en directo. Todo terminó con, el ya típico, “Ya Nos Vamos” y una lluvia de confetis arrojados por Yosi en cubos por la cabeza de sus compañeros de banda. Como podéis comprobar, está claro que el concierto me gustó, que me siguen pareciendo geniales y que sus temas me emocionan pero la actitud de Yosi sigue siendo lamentable. Empiezo a pensar que ya le da lo mismo que se le entiendo o se le oiga o no, como fue el caso, porque para eso estamos los demás, para cantar los temas que él ya no puede o no quiere cantar. Antes de empezar pudimos presenciar cómo se ponía a mear en dirección al interior del escenario, no de cara al público, eso hubiera sido imperdonable, durante el concierto no se le entendió ni un palabra, estaba, de nuevo en estado de embriaguez subida y no se cayó rodando un par de veces porque le sujetaron. Un espectáculo lamentable, una vez más, por su parte. Tengo que decir que muchos de mis colegas que también son grandes seguidores de la banda han dejado de ir a sus conciertos sobre todo por este tipo de comportamientos de Yosi. De hecho a este concierto fuimos de Cáceres mi novio y yo solos sin el acompañamiento alguno. No sé qué es lo que los demás miembros de la banda deberían hacer al respecto pero es una pena presenciar cosas como estas.



Con este concierto parece que se cierra la lista de eventos musicales del verano. Espero que disfrutéis de aquellos que os queden por vuestras tierras, que sigáis siendo felices con la música y que tengáis un buen comienzo de otoño.