jueves, 8 de septiembre de 2011

Azul Muy Cálido



El cómic del que os voy a hablar a continuación recibió un par de premios en 2010, en Rouboix y Blois, y el premio del público en el prestigioso Festival Internacional de Cómic de Angoulême en este 2011. Además de todo esto, en nuestro país, concretamente en Madrid, podemos asistir hasta el próximo 15 de septiembre a una exposición sobre la obra en el Espacio Sins sentido, en pleno barrio de Chueca. La autora francesa, afincada en Bruselas, aborda en este relato algo que no se suele tratar demasiado en el mundo de la historieta, la homosexualidad femenina.


El dibujo de la obra es una de las cosas a destacar de la misma. No se puede decir que sea toda en blanco y negro pues el pelo de Emma, una de las dos protagonistas de la historia, permanece azul constantemente. Me ha gustado mucho el trazo de los dibujos, su sencillez les da un punto de originalidad que se consigue muy pocas veces. Sus viñetas no están rellenas de grandes ni espectaculares colores pero sí que es verdad que te sientes cercano a ellas desde el primer vistazo del cómic. Julie Maroh tiene una técnica bastante personal que llega a conseguir esa calidez que quizá no está presente en otras obras del estilo.


La historia no es nueva pero la manera de afrontarla. No se trata solamente del típico tebeo en el que chica conoce a chica y nos cuentan lo bien o mal que lo pasan. Si hay dos cosas que sobresalen en el guión son la manera de expresar la homosexualidad en la adolescencia y primera juventud y todas las consecuencias que surgen una vez dado el paso de la aceptación por parte del otro personaje principal, Clementine. Está muy bien reflejado tanto el rechazo de amigos y familiares cuando descubren que su compañera se siente atraída por otra chica como esa lucha interna del Clementine antes de convencerse de que lo único que le está pasando no es otra cosa que el hecho de estar enamorada de otra mujer. Qué ocurre, qué más personajes hay en esta obra, qué papeles juegan o qué pasa al final es algo que deberíais descubrir vosotros mismos leyéndola.



La homosexualidad femenina sigue siendo uno de los asuntos menos tocado en el mundo de la historieta. Si durante años hemos tenido obras dedicadas al mundo gay masculino, pocas han sido las que han abordado el lado femenino. Quién no ha entrado en las divagaciones sobre la sexualidad de Batman y Robin o de Astérix y Obélix, por ejemplo. Quizá ese sea el gran valor de este cómic. En él sus personajes principales son mujeres homosexuales. Una afrontando el descubrimiento de su sexualidad y la otra convencida de ella. Se nos cuenta lo duro que también es para ellas afrontar el tema en sociedad, el rechazo por parte de la familia y amigos o sus propios miedos e intereses. Al final las historias de amor no tienen género, pero sí que conocemos casos, tanto en literatura como en cine, de relaciones complicadas heterosexuales u homosexuales masculinas, relaciones que anteponen ese sentimiento de amor a su propia vida. Pocas son aquellas en las que sus protagonistas sean chicas. Siempre he pensado que no deja de ser un reflejo de la sociedad machista y patriarcal en la que nos desenvolvemos y que poco a poco debemos cambiar.



Sin más, os dejo con esta gran obra a la que también entrego mi premio personal tanto al guión como a los dibujos pero, sobre todo, mi premio especial por acercarnos directamente al mundo íntimo de las mujeres homosexuales. Sin duda alguna El Azul Es Un Color Cálido, muy cálido.