lunes, 22 de agosto de 2011

Tarzán, Mucho Tiempo Después




Es increíble lo que te puedes encontrar en las macrotiendas de los chinos. Hace poco más o menos de un mes mi novio se pasó por una en busca de una sombrilla para los días que hemos pasado en las playas de Cádiz y se llevó la grata sorpresa de encontrar una caja llena de recopilaciones de cómics antiguos. Sin dudarlo un momento se agenció cuatro de ellos por el módico precio de dos euros cada ejemplar. Además de Corto Maltés, Conan y Los Hermanos Dalton se hizo con uno de Tarzán.

Quizá Conan o Carto Maltés me son más familiares, en cuanto a Los Hermanos Dalton sólo tengo referencia de ellos por la famosa serie de dibujos animados que veíamos de pequeño de Lucky Luke pero tengo que reconocer que nunca leí un tebeo de ellos así que ya estoy deseando hacerlo. El caso de Tarzán es totalmente distinto a cualquiera de los tres anteriores. Recuerdo perfectamente leer los cómics apaisados en blanco y negro del gran héroe de la selva. Me vienen a la cabeza aquellos días devorando páginas de sus aventuras y del otro héroe salvaje, que no llegaría a ser tan famoso pero que mi mente nunca podrá olvidar, Shazán, sobre todo por los posters de animales que venían en el centro de cada ejemplar.

Tarzán es sin duda alguna, junto con Mowgli, el personaje más famoso de los hombres que crecieron y se desarrollaron en la selva, uno junto a lobos, un oso y una pantera y el otro junto a monos, elefantes y leones. Una de las cosas más interesantes de este ejemplar encontrado en la tienda de los chinos es la introducción. En ella se nos habla del su creador Edgar Rice Burroughs que pasó de pertenecer a 7º de caballería, y perseguir indios por el oeste, a un trabajo menor en las revistas americanas llamadas Pulps donde acabó convenciéndose de que él podía escribir historias mucho mejores de las que veía impresa en dichas revistas. Así es como nació su personaje más universal, Tarzán de los Monos. De ahí en adelante todo es más o menos conocido, desde su adaptación particular al cine encarnada por el insuperable Johnny Weissmüller hasta su inolvidable amiga Chita y su famoso grito de victoria. Otra cosa que destacaría de esta introducción es el repaso que hace a todos aquellos ilustradores del personaje como Burne Hogart, Harold Foster o Russ Manning. Es este último el que nos hizo llegar los cómics que conocemos la mayoría del rey de los monos.



Este tomo se divide en dos partes claramente diferenciadas. La primer nos habla de Tarzán de los Monos y nos cuenta quién es el personajes, de dónde proviene, cómo se hizo rey de los primates, cómo conoció a Jane, la procedencia aristocrática del personaje y la aparición en sus vidas de su hijo Jack, Korak para los monos. La segunda parte nos hace referencia a las aventuras de Tarzán el Indomable. Estas se desarrollan con el trasfondo de la 1ª Guerra Mundial en África y unos escenarios un tanto fantásticos con reinos perdidos, hombres con cola o animales prehistóricos de por medio.



Hasta aquí mi comentario sobre este personaje que ya forma parte tanto del cine como de la literatura. Espero haber removido vuestra memoria y que indaguéis en ella para así volver a saborear esos buenos ratos que hemos disfrutado con Tarzán, el rey de los monos. ¿Quién no ha intentado imitar, con mejor o peor acierto, el grito de Weissmüller en su magnífica interpretación del personaje? Por cierto, ¿sabéis qué significa Tarzán en el idioma de los primates? Pues si os hacéis con este u otro cómic parecido a este podréis adivinarlo, espero que consigáis saberlo algún día.