viernes, 29 de julio de 2011

Roy Thomas - Clásicos Ilustrados





No sé exactamente porqué, pero durante el mes de Julio es cuando menos atiendo a mi blog. No es por desidia ni por ganas, que de eso siempre hay, pero me he dado cuenta que es uno de los meses que más me cuesta escribir. Tengo que reconocer que la caló me desagrada bastante. No soy de los que esperan el verano con ansiedad, supongo que si viviera en un lugar con playa, algún río cerca o sitio donde refrescarse pensaría de otra manera pero la realidad es que aquí, en Cáceres, solo tenemos piscinas y no soy mucho de ese tipo de instalaciones.

Una vez hecha esta reflexión paso a hablaros de la nueva serie de Marvel-Panini. Tengo que reconocer que nunca fui un gran seguidor de los héroes de la editorial americana. Me molan Spiderman, Thor, Conan y para de contar. Siempre ha merecido todos mis respetos pero mis gustos en cuanto a cómics han ido por otros derroteros. Sin embargo, cuando me enteré de esta serie de clásicos de la literatura universal no me lo pensé dos veces y me hice con el número de “El último Mohicano”. Mi idea era tener un primer acercamiento para ver si realmente merecía la pena o se quedaba en una nueva vuelta de rosca de adaptaciones de grandes obras de la literatura al cómic. Es curioso pero… ¿os habéis fijado que hay pocas, por no decir casi ninguna, adaptación de grandes clásicos del cómic a la prosa literaria?

El primer recuerdo que me vino a la cabeza cuando tuve en mis manos esta obra fueron los antiguos cómics de Bruguera. Aquellas adaptaciones tan personales que hicieron de tantos y tantos títulos de la literatura universal. Está claro que esta serie tiene mucha más calidad de impresión que todas aquellas historietas juntas, pero me gustó mucho pensar en cómo con aquellos tebeos pasé a leer muchas de las obras en libro.

Marvel, que nunca fueron tontos, le ofreció esta empresa a nada más y nada menos que Roy Thomas. Esto, desde luego, era un anzuelo muy difícil de evitar. Siendo un gran seguidor de Conan, cuando me enteré de que Thomas estaba detrás de todo esto fui directamente a la tienda a por esta obra, la más famosa sin duda alguna James F. Cooper. Según cuenta en el prólogo, Roy está encantado con este trabajo. Parece ser que era algo que deseaba hacer mucho tiempo atrás y que ha tenido guardado en el fondo del cajón de sus proyectos sin tirarlo nunca a la papelera. Como siempre, no voy a contaros quién es Roy Thomas, para eso tenéis miles de referencias en la red, pero hay que reconocer que, después del creador Robert E. Howard, es el autor más famoso de las aventuras del bárbaro cimmmerio.

Hay que reconocer que es un arduo trabajo adaptar cualquiera de las obras clásicas de la literatura al cómic, sobre todo por la cantidad de diálogos que tienes que reducir, sirviéndote de las imágenes, en la mayoría de los casos, para ello. En esta entrega de “El Último Mohicano” Thomas se ha rodeado de Steve Kurth (“Nuevos Mutantes”) y Cam Smith (“X-Men” o “Spiderman”) además del trabajo hecho en lo referente al color por June Chung. Tengo que reconocer que me ha gustado mucho el cómic. Es de esas historias que, aun conociéndola de una manera u otra, acabas leyendo sin parar. No intentéis buscar similitudes con la famosa adaptación al cine porque no las encontraréis. Ambas maneras de interpretar esta novela de Cooper son bastante buenas pero bien distintas.

En esta edición además de “El Último Mohicano” podemos disfrutar de la primera parte de la saga de cinco a la que pertenece la novela. Con guión del propio Thomas y dibujos de Denis Medri podemos descubrir las primeras hazañas Chingachgook y “Ojo De halcón”. Debo reconocer que la calidad del dibujo baja un poco en esta parte del cómic pero también he de reconocer que no sabía que “El Cazador De Ciervos” era el inicio de esta serie. Así que, como podéis comprobar, ha sido todo un placer reencontrarme con Roy Thomas, con esta obra mítica de Cooper y, a la vez, descubrir una parte más de la misma.

Acabaré comentando que además de “El último Mohicano” se han editado dos obras más en esta colección, ambas con guión de Thomas. Estas son “La Ilíada” de Homero y “La Isla Del Tesoro” de Robert L. Stevenson. Ya estoy deseando saber cómo le han quedado estas adaptaciones al segundo padre de Conan.