viernes, 6 de mayo de 2011

Acércate A "La Casa De Los Herejes"








A pesar de haber visto miles de veces ilustraciones del japonés Gengoroh Tagame no ha sido hasta esta obra cuando he leído algo suyo. Esta trilogía llamada “La Casa De Los Herejes” me ha quedado totalmente fascinado. Desde el momento que cayó en mis manos el primer tomo no he podido parar hasta completar la lectura de los dos siguientes.

La historia comienza en el Japón post segunda guerra mundial. Tarazoo es un excombatiente del ejército que cae en la “desgracia” de haber sido hecho prisionero. Esto para cualquier soldado nipón de aquella época significaba lo más deshonroso que te podía haber sucedido. Su familia busca salida a su vida casándolo con la heredera de la familia Horikawa, Hagino. Lo que nunca puede imaginar Tarazoo es que lo que él entiende como liberación se va a convertir en la peor de sus pesadillas. Los intereses de los Horikawa no tienen absolutamente nada que ver con lo que pueda entenderse como un matrimonio convencional. Utilizado como simple semental para dar un heredero a la familia, una vez conseguido este propósito, incluso antes de ello, en su propia noche de bodas, pasa a ser el juguete sexual de todos y todas los habitantes de la casa.

No voy a descifrar cada acontecimiento de esta historia. Diré que me ha impactado cómo el autor enfoca todo el tema del sexo límite dentro con un tono realmente intrigante. Esta obra no es nada parecido al típico cómic donde el sexo es algo simple o vulgar. Está claro que las conductas sexuales que Tarazoo, el cual acaba llamándose Toby, no se las deseo a nadie, al igual que me parecen tan respetables por aquellos y aquellas que las practican, siempre que sean con un consentimiento mutuo. Pero este no es el caso que nos ocupa. La pregunta que te llegas a hacer conforme vas leyendo la obra es si el personaje principal disfruta con todas esas prácticas o simplemente acepta su destino y deja de pensar en la humillación para centrarse en el placer. Yo no he conseguido saber la respuesta exacta.

Sea lo que fuere lo que llega a pasar por la mente de Tarazoo está claro que no tiene ninguna alternativa a lo que le acontece después de su matrimonio. Supongo que el sentimiento de deshonor que arrastra una vez terminad al guerra le hace asumir que todo lo que le llega a pasar en los años posteriores a ese conflicto forman parte de su penitencia. Lo impresionante es cómo Gengoroh crea un personaje central sobre el que bailan todos los demás al son de sus propias perversiones sexuales. Quizá eso sea lo que más me ha atraído de esta obra. Es aconsejable llegar a sus páginas con la mente abierta y dejando a un lado todo aquello que pueda sonar a censura. Si te vas a acercar a “La casa De Los Herejes” con algo algún sentimiento parecido a este en tu mente puede que no veas la esencia de la obra en sí.

También cabe destacar el desarrollo del cómic en sí. Cómo pasa el tiempo en Japón y cómo, tanto los personajes como el espacio y las circunstancias, se ven atrapados por esos cambios. Sólo puedo decir que, a parte de sexo duro y explícito, en esta obra también hay espacio para la ternura, el amor y, quizá lo más importante, para la reflexión. Reflexión, sobre todo, sobre la propia esclavitud humana. La llevada a cabo por los señores sobre sus vasallos y la personal de cada individuo.

Este es el cómic que os recomiendo para estos días, espero que os guste. De aquí en adelante estaré más atento a cualquier cosa que edite Tagame. Sin duda alguna, ha pasado a ser uno de mis autores japoneses preferidos junto con Taniguchi o Jiraiya.