lunes, 24 de mayo de 2010

Portugal, Uno Más


No todo son malas noticias ni comentarios fuera de tono, de vez en cuando nos encontramos con cosas como esta en los diarios del mundo. Portugal se une a la lista de países que aprueban una ley de matrimonio homosexual. Con nuestros vecinos ya son seis los estados europeos que dan este importante paso. A estos hay que sumar lugares tan distantes de nosotros como Sudáfrica o Canadá, algunos estados de los USA también tienen ciertas leyes parecidas al matrimonio, mientras Argentina está que si sí que si no, esperemos que la decisión final sea la de dar un paso adelante.

Como en la mayoría de los casos la iglesia ha puesto el grito en el cielo, a ver si San Pedro les aclara de una vez que esto del amor ni fue, ni es, ni será pecado. Su dirigente, al que llaman Papa, en su reciente vistita al país luso volvió a dejar clara su postura al respecto. Recordemos que Portugal, junto con Italia y España, es de los países más católicos de Europa. Quizá debido a que el presidente del estado vecino es católico practicante y convencido, además de anfitrión de Benedicto no sé cuanto en la visita del máximo dirigente Vaticano, lo de que se llame boda o matrimonio a las uniones de personas del mismo sexo no le hace la más mínima gracia. La razón de haber accedido a la aprobación de esta ley, según él, es no echar más leña al fuego que está viviendo el país después de los recortes económicos que han llevado a cabo el gobierno apoyado por la oposición. Vamos, que han necesitado bajar los salarios y demás para dar un caramelo de apertura social con esto de los matrimonios gay. Bueno, siempre que pasen estas cosas da un poco igual la razón por la que pasen. Pero claro, lo de las adopciones lo dejan para cuando llegue otra crisis o haya que recortar de nuevo que si no esto sería demasiado ya.

Sea como fuere, enhorabuena a los lusos por su paso adelante. Me alegro mucho por los gays y lesbianas de nuestro país vecino. Espero que la próxima vez que vaya en el metro de Lisboa y a mi novio le dé por acariciarme la mano la señora de al lado no se baje toda despavorida como si hubiera visto al mismísimo diablo. Bueno, estos pasos adelante están más que bien pero nunca son garantía de que la homofobia vaya a desaparecer en cuatro días. Y lo que yo me sigo preguntando es por qué les damos tanto miedo a la gente, si la peña tiene tan claro su tendencia sexual por qué se cabrean porque haya otras personas con otro tipo predilección a la hora de amar. No sé, a mí mis amigos héteros no me dan ningún mal rollo. Grandes incógnitas de la vida. Por cierto, las protagonistas del film-documental “Fora Da Lei” se merecen un más que fuerte abrazo por todo esto, personas como ellas son las que seguramente hacen que estas cosas sucedan. ¡¡Felicidades portugueses y portuguesas!! Espero pasar pronto unos días en vuestro maravilloso país.