martes, 25 de mayo de 2010

Finde De Altibajos




El pasado fin de semana se caracterizó por ser una mezcla de sensaciones encontradas. El viernes por la noche quedé con mi amigo Javi para asistir al concierto de los Calibre Zero en la sala Tubo´s. El evento tenía puesta la hora de comienzo a las diez de la noche. Pues bien, después de enterarnos bien dónde estaba la sala, y arriesgarnos a ir sin entrada, nos presentamos en la puerta de la misma. La primera cosa que nos sorprendió fue que el sitio estaba lleno de gente que, por su aspecto, no tenía mucho que ver con el rock. No se veía escenario por ningún lado y mucho menos músicos. Así que nos armamos de valor, intuyendo lo que se nos venía encima, y entramos. Le preguntamos a la camarera que, con mucha educación, eso también hay que decirlo, nos aclaró que el concierto estaba suspendido porque hacía ya unos días que se había derrumbado el techo de la parte de la sala dedicada a dichos eventos. Se nos quedó una cara de gilipollas del copón. Decidimos ir a otra de las salas de conciertos de los alrededores, Boogaaloo concretamente, a la que yo no había ido aún. Fuimos a ver si teníamos suerte y, ya puestos, veíamos algo de música en vivo. Y sí, allí nos encontramos con todo un escenario montado y gente a la espera. Preguntamos y nos dijeron que iba a tocar un grupo de versiones de Radio Futura. La verdad es que a mí Radio Futura siempre me gustó, me parece que fue uno de los grande grupos de los ochenta en España, pero como que no estábamos para versiones esa noche después de la decepción de Tubo´s, decidimos acabarnos la cerveza y largarnos de gariteo para despejarnos. Mi novio me dio la grata sorpresa de aparecer más tarde ya que yo no lo esperaba hasta el día siguiente.

El sábado por la mañana estuvimos jardineando por casa, poniendo nuestros balcones bien floridos y llenándonos las manos de tierra. Vimos parte de la entrevista a mi madre de lo que será el próximo documental que nos traemos entre manos, y del que no os voy a adelantar nada por la única razón de que todo llegará en su momento, comimos y siesta obligatoria. Este día se celebraba en la plaza de San Jorge el concierto que Amex (Asociación De Músicos De Extremadura) nos ofrece anualmente. El evento comenzó a la una de la tarde pero ni por asomo íbamos a presentarnos a esa hora. Lo hicimos después de cenar, sobre las 22,00 horas. Una pena no poder haber visto a los Dwomo, que pasaron por el escenario a las 18,00, ya que me tenían bastante intrigado después de escucharlos en el disco de versiones de Leño, hacen “Cucarachas”, y saber que tienen versiones de Rosendo en francés y alguna que otra de otras bandas en japonés también. Cuando hicimos acto de presencia estaban sobre el escenario Los Alienígenas, de Llerena. No es por nada, pero esta horda de grupos en la onda de Los Delinqüentes empiezan a sonar todos iguales y llegar a ser un poco cansinos, al menos para mi gusto. No los prestamos demasiada atención, estuvimos saludando a gente que conocíamos y poco más. Después de estos subieron al escenario The Wish, de Badajoz. Para mí fueron la sorpresa de la noche. Hacen un pop bastante curioso que, según me informaron allí mismo, les ha llevado tener un cierto status dentro del estado después de haber triunfado en las distintas ediciones del Contempopranea, de la localidad de Alburquerque, en las que han participado. Su sonido recordaba a bandas como Muse, Placebo o los propios Oasis. A destacar la voz del cantante y, sobre todo deciros, que aunque no es la música que me vuelve loco, tengo que reconocer que los chavales lo hicieron bastante bien. A mi novio le gustó mucho la banda, así que al menos se fueron con un fan más en sus bolsillos. Acto seguido invadió el escenario La Perra Gorda Sound, de Cáceres, con sus ritmos Hip-Hop y estrofas, que hicieron las delicias de los aficionados al género. Nosotros, como no somos mucho de rimas, nos fuimos a la segunda canción a tomar unas cervezas. Cuando volvimos pude darme cuenta de que la plaza estaba hasta arriba de seguidores del grupo disfrutando de las canciones del mismo. Creo que se puede decir que triunfaron, pese a que mí no me molaran mucho. Y después llegó el plato fuerte de la noche, Sínkope. Tengo que decir que siempre he sido un fan de la banda, tengo desde su primera, y buscada, maqueta hasta su último disco de versiones de canciones antiguas. Pero qué queréis que os diga… me parecieron un rollo patatero. Para mí fue un concierto muy lineal, con todas las canciones sonando igual, la temática de las mismas igual de monótona, casi todas sobre los porros y las tías, y Vito yéndose por las ramas con sus incursiones flamencas que no sé si venían a cuento. Se nos hizo un concierto pesado, sólo me animé ya al final con sus dos o tres últimas canciones. Es de señalar que esta es mi impresión porque parte del público parecía divertirse de lo lindo. Lo que quiero decir es que fueron demasiadas canciones de su penúltimo disco y si su última obra es para recordar y retomar viejas composiciones... estas no se vieron ni por asomo. No dejaré de ir a verlos si tengo oportunidad pero sólo si se dejan caer cerca. Como parte positiva del festival decir que la elección del emplazamiento me pareció acertada y la ubicación del escenario aún más. De esta manera se aprovecha la verticalidad de la plaza dando mayor visibilidad al público y desahogando la entrada por Santa María a San Jorge. Una simple curiosidad, ¿cuándo tiene pensado el ayuntamiento abrir la verja de la parte izquierda? Si la misma se instaló para impedir el botellón y este ya no se hace en la ciudad, qué sentido tiene tenerla cerrada impidiendo a la peña disfrutar de eventos como este desde allí. En cuanto a la parte más negativa, pues lo de casi siempre en los conciertos, justo antes del comienzo de Sínkope se quedaron sin vino, sin cerveza y sin hielo así que, si ya de por sí no nos agradaron en exceso, nos pasamos todo el concierto más secos que la mojama. En general felicitar a Oscar y a Amex por la celebración del festival. Espero que sigan haciéndolo durante muchos años. Importantísima la labor que hacen apoyando alas bandas de la región, independiente del palo que sean.

El domingo nos levantamos, vimos las carreras de Le Mans y luego mi novio se fue para su pueblo, grr. Por la tarde me acerqué por el María Mandiles para reencontrarme con la peña de Rumor Visual. Habían convocado allí a los participantes de su álbum “Válgame Dios!” para que pudiéramos conseguir los cromos que nos faltaban del mismo. A mí sólo me faltaban ocho así que los conseguí rápido. Le eché una mano a mi amiga Prado a rellenar otros álbumes de peña que conocemos pero a los que les fue imposible acercarse y me vine para casa un poco cansadete de todo el finde.

Pues eso fue todo amigos, un finde que empezó con decepción, siguió con sorpresa, continuó con jardinería y concierto en San Jorge y acabó buscando cromos como en nuestra infancia. Estuvo bastante bien, aunque siempre se puede mejorar. A ver que nos deparan las ferias. A pasarlo bien.