miércoles, 28 de abril de 2010

No Sólo Con La Iglesia Hemos Topado...





Que a estas alturas el secretario de estado del Vaticano compare pederastia con homosexualidad no debería sorprendernos en exceso. Sigo pensando que el peligro de este tipo de declaraciones está en toda esa gente que sigue a rajatabla a esta panda de fanáticos que, al igual que en la mayoría de las religiones, juegan con la vida y almas de las personas. A nivel personal estas noticias me siguen creando una mezcla de rabia y tristeza. Rabia por tener que estar aguantando continuamente a esta élite eclesiástica queriendo salvar el pellejo a costa de la vida y sentimientos de los demás. Tristeza por todos aquellos y aquellas que realmente creen y viven el cristianismo siendo gays y lesbianas. Siempre acabo pensando lo mucho que estas cosas les deben de afectar. Y supongo que también habrá una gran cantidad de heterosexuales cristianos que no comulguen, nunca mejor dicho, con este tipo de dogmas, porque si algo tengo claro es que no todos los católicos son cristianos si no sería imposible que pudiesen pensar y actuar de la manera que lo hacen.

Pero si no tuviéramos suficiente con las muchas y diversas religiones para condenarnos a otros tantos infiernos y avernos nos llegan de pronto presidentes de estado que se apuntan a la corriente homófoba de turno. Tengo que decir que por un lado se me ha desmoronado un mito y, a su vez, me pregunto… pero de qué me extraño. Cuando la noticia de que Evo Morales había llegado a la presidencia de Bolivia no puedo negar que me alegré. Que por primera vez en la historia de América un indio llegase a presidente era realmente algo histórico. Yo, como defensor de los derechos de los pueblos indígenas, me emocioné bastante. Y ahora resulta que tan ilustre señor nos salta con tan estúpida e infame declaración. Que este tipo de cosas pasen en una cumbre que pretende luchar para salvar nuestro querido planeta es aún, si cabe, más indignante. Pero si realmente hay algo que me ha sentado como una patada en las costillas es que ninguna de las 20.000 personas que acudía a tan espléndida “Conferencia Mundial De Pueblos Sobre Cambio Climático Y Los Derechos De La Madre Tierra” no hayan dicho ni mú al respecto. Después vendrán diciendo que ya están los colectivos gays del mundo poniendo el grito en el cielo. Será que para los asistentes los homosexuales del planeta ni pertenecemos a los pueblos del mismo, lo del cambio climático ni nos interesa ni nos afecta y, por último, esa querida madre Tierra de la que tanto alardean no nos habrá parido al igual que a ellos y ellas.

Que el capitalismo es el mayor mal del mundo no hace falta que venga nadie a contárnoslo, que las grandes multinacionales petroleras, farmacéuticas y alimenticias se estén cargando las reservas marinas y vegetales del planeta es vox populi, que los pueblos aborígenes de América, Asia, Oceanía y África son los más dañados desde hace siglos por el avance del mal llamado progreso no hay quien lo dude. Ya está bien de ponernos verde de una manera u otra para acabar dando soluciones como que en vez de Coca-Cola bebamos Coca- Colla. Qué pena, penita, pena ver como hasta los más pisoteados y humillados del planeta aún piensen que somos marcianos y que por comer pollo nos enamoramos, acostamos o simplemente tenemos sexo con personas de nuestro mismo sexo. La pregunta sería: ¿qué pasa con las mujeres y hombres heterosexuales que también comen pollo hormonado, deberían comer sólo ternera, cerdo o cordero? Pues si lo encuentran sin hormonar que lo hagan. ¿O, tal vez, tendrían que volverse todos vegetarianos? Pues si dan con verduras, cereales u hortalizas libres de pesticidas y veneno que los consuman con la voracidad de un rebaño de cabras. Pero que tengan cuidado con sus cabelleras porque según parece los indios de ahora no se las arrancarán, serán esos productos transgénicos los que se encargarán de quedarse con ellas. Y para terminar alertar a la población de Argentina y Brasil porque la alopecia será un problema con el que tendrán que lidiar dentro de pocos lustros, la razón… el ser el primer y segundo país en el mundo con mayor extensión de hectáreas de transgénicos les llevará, según este salvador del planeta y sus conferenciantes, a una calvicie más que galopante. Si muchos de los grandes jefes amerindios que dieron la vida por su tierra y por su pueblo levantaran la cabeza qué dirían de esto. ¿Para esto tantos años de lucha indígena, incluida la de Chiapas? Para que luego sigan despreciando a colectivos que han sufrido tanto o más que ellos. Y que nadie niegue que, como decimos por aquí, en tós laos se cuecen habas, aunque sean transgénicas, y homosexuales ha habido, y habrá, en todas y cada una de las tribus y pueblos del planeta. El General Marcos, Tatanka Yotanka, Goyatlay, Tamsuko Wikco o el jefe Joseph no sé si le perdonarían la cabellera a Morales por estas declaraciones, a pesar de ser indios, aunque no precisamente presidentes, igual que él.