miércoles, 28 de abril de 2010

Nos Fuimos Pa Córdoba
















Aprovechando que San Jorge este año caía en viernes, y que lo de quemar dragones nunca fue de mi agrado, me piré con mi novio a Córdoba. Esta era la segunda vez que visitaba la ciudad andaluza y realmente he vuelto fascinado. Si Cáceres pretende llegar la capitalidad cultural europea en el 2016 le queda mucho que aprender y emprender. Nos hemos encontrado con una ciudad llena de turistas, con una oferta hotelera que va desde albergues y pensiones, como la nuestra, a hoteles de cuatro y cinco estrellas y con una oferta de menús que ni comparación con los precios de la capital cacereña, se puede comer por 7, 8 ó 9€ en un montón de sitios.

Llegamos el viernes a la hora de comer, menú de 7€, postre y bebida incluido. Después de la siesta nos dimos un largo paseo por la ciudad apreciando sus plazas, calles y monumentos, por fuera, pues la hora se nos echó encima y no pudimos acceder a ninguno de ellos. Volvimos a la pensión, nos duchamos y nos fuimos tomar algo a un par de garitos gays que nos habían recomendado en el chat del bear. Primero fuimos al Hollywood, me gustó mucho su decoración en plan sala de cine con butacas incluidas. Pero lo sorprendente fue el precio de la bebida, tercios de cerveza a 1€ y copas a 3€ hasta las doce de la noche. De allí fuimos al Monaguillo con tan solo cambiar de acera, jeje. Este pub está pensado más para aquellos que le vaya el tema de sexo en grupo, cuarto oscuro y cosas parecidas. Pero, ni que decir tiene, que te puedes tomar una copa tranquilamente en la barra disfrutando del buen ambiente que se respira. Como estábamos un poco cansados y, además, al día siguiente queríamos ir de tourist, nos fuimos para la pensión recordando viejos tiempos.

El sábado nos levantamos tempranito, bueno, sobre las 9 de la mañana, nos metimos un buen desayuno con café o cola-cao, zumo y tostada por 5€, y nos fuimos a conocer la torre de Calahorra y la Mezquita. Impresionante ambos edificios, sobre todo la Catedral-Mezquita. Todo un ingenio arquitectónico de la cultura musulmana que tuvo su capital por 600 años en Córdoba. Compramos algunos recuerdos y regalos en las miles de tiendas que te encuentras, que yo sepa en Cáceres sólo hay 4 ó 5, para después irnos a tomar unas cañitas. Sorprenderte ver como unos guiris se metieron pal cuerpo unos cafés con unas aceitunas aliñadas con pimentón y vinagre, lo que hace el no saber… Nos metimos en un restaurante donde comimos por unos 20€ los dos y de allí a la obligada siesta que si a mí me sentó como dios a mi novio le sentó como el mismo diablo. Fuimos a cenar de nuevo al bar de los menús a 7€ aunque esta vez yo me comí un bocadillo y mi pareja un plato combinado. Como habíamos pasado por la puerta del Café La Luna y vimos que había actuación allá que nos fuimos. Nos encontramos con un grupo de versiones de los Beatles bastante simpático y, como siempre, la bebida a precios populares, 2,50 el tercio de Budweiser. Preguntando llegamos al pub jevi que lleva por nombre Valhalla. Al llegar nos encontramos con una horda de rockeros en la puerta haciendo el indio a los coches que pasaban, la explicación… pues que en el bar los tercios eran a 1€ durante toda la noche y, ya se sabe, es como darle un caramelo a un niño, rock y cerveza van siempre muy unidos. Pero lo más sorprendente es que justo al lado del Valhalla estaba otro de los bares gays de la ciudad, el Glam. Para que luego digan que hay malos rollos entre unos y otros, aquí nada de eso. El Glam, al igual que el Valhalla, tenía dos plantas, muy buena música y se llenó en un momento. De aquí ya nos fuimos para la pensión un poquito aturdidos por el alcohol pero alegres por lo que habíamos vivido.

El domingo intentamos visitar Medina Azahara pero sólo conseguimos ver el museo que hay nada más llegar. Es lo que tiene el estar la noche anterior de parranda y levantarse un poco tarde. Nos pusimos en marcha de vuelta a casa, tuvimos alguna que otra aventura en el camino, y regresamos más contentos que tol mundo entero.

Como he dicho antes, si Cáceres pretende llegar a la capitalidad en el 2016 ya se puede espabilar. Tanto en infraestructuras, como en servicios o limpieza. Por cierto los pubs todos insonorizados, hasta el Valhalla, así que se dejen de querer uniformar los bares del centro y se preocupen más de dar vidilla a la parte antigua que pa eso está.

No Sólo Con La Iglesia Hemos Topado...





Que a estas alturas el secretario de estado del Vaticano compare pederastia con homosexualidad no debería sorprendernos en exceso. Sigo pensando que el peligro de este tipo de declaraciones está en toda esa gente que sigue a rajatabla a esta panda de fanáticos que, al igual que en la mayoría de las religiones, juegan con la vida y almas de las personas. A nivel personal estas noticias me siguen creando una mezcla de rabia y tristeza. Rabia por tener que estar aguantando continuamente a esta élite eclesiástica queriendo salvar el pellejo a costa de la vida y sentimientos de los demás. Tristeza por todos aquellos y aquellas que realmente creen y viven el cristianismo siendo gays y lesbianas. Siempre acabo pensando lo mucho que estas cosas les deben de afectar. Y supongo que también habrá una gran cantidad de heterosexuales cristianos que no comulguen, nunca mejor dicho, con este tipo de dogmas, porque si algo tengo claro es que no todos los católicos son cristianos si no sería imposible que pudiesen pensar y actuar de la manera que lo hacen.

Pero si no tuviéramos suficiente con las muchas y diversas religiones para condenarnos a otros tantos infiernos y avernos nos llegan de pronto presidentes de estado que se apuntan a la corriente homófoba de turno. Tengo que decir que por un lado se me ha desmoronado un mito y, a su vez, me pregunto… pero de qué me extraño. Cuando la noticia de que Evo Morales había llegado a la presidencia de Bolivia no puedo negar que me alegré. Que por primera vez en la historia de América un indio llegase a presidente era realmente algo histórico. Yo, como defensor de los derechos de los pueblos indígenas, me emocioné bastante. Y ahora resulta que tan ilustre señor nos salta con tan estúpida e infame declaración. Que este tipo de cosas pasen en una cumbre que pretende luchar para salvar nuestro querido planeta es aún, si cabe, más indignante. Pero si realmente hay algo que me ha sentado como una patada en las costillas es que ninguna de las 20.000 personas que acudía a tan espléndida “Conferencia Mundial De Pueblos Sobre Cambio Climático Y Los Derechos De La Madre Tierra” no hayan dicho ni mú al respecto. Después vendrán diciendo que ya están los colectivos gays del mundo poniendo el grito en el cielo. Será que para los asistentes los homosexuales del planeta ni pertenecemos a los pueblos del mismo, lo del cambio climático ni nos interesa ni nos afecta y, por último, esa querida madre Tierra de la que tanto alardean no nos habrá parido al igual que a ellos y ellas.

Que el capitalismo es el mayor mal del mundo no hace falta que venga nadie a contárnoslo, que las grandes multinacionales petroleras, farmacéuticas y alimenticias se estén cargando las reservas marinas y vegetales del planeta es vox populi, que los pueblos aborígenes de América, Asia, Oceanía y África son los más dañados desde hace siglos por el avance del mal llamado progreso no hay quien lo dude. Ya está bien de ponernos verde de una manera u otra para acabar dando soluciones como que en vez de Coca-Cola bebamos Coca- Colla. Qué pena, penita, pena ver como hasta los más pisoteados y humillados del planeta aún piensen que somos marcianos y que por comer pollo nos enamoramos, acostamos o simplemente tenemos sexo con personas de nuestro mismo sexo. La pregunta sería: ¿qué pasa con las mujeres y hombres heterosexuales que también comen pollo hormonado, deberían comer sólo ternera, cerdo o cordero? Pues si lo encuentran sin hormonar que lo hagan. ¿O, tal vez, tendrían que volverse todos vegetarianos? Pues si dan con verduras, cereales u hortalizas libres de pesticidas y veneno que los consuman con la voracidad de un rebaño de cabras. Pero que tengan cuidado con sus cabelleras porque según parece los indios de ahora no se las arrancarán, serán esos productos transgénicos los que se encargarán de quedarse con ellas. Y para terminar alertar a la población de Argentina y Brasil porque la alopecia será un problema con el que tendrán que lidiar dentro de pocos lustros, la razón… el ser el primer y segundo país en el mundo con mayor extensión de hectáreas de transgénicos les llevará, según este salvador del planeta y sus conferenciantes, a una calvicie más que galopante. Si muchos de los grandes jefes amerindios que dieron la vida por su tierra y por su pueblo levantaran la cabeza qué dirían de esto. ¿Para esto tantos años de lucha indígena, incluida la de Chiapas? Para que luego sigan despreciando a colectivos que han sufrido tanto o más que ellos. Y que nadie niegue que, como decimos por aquí, en tós laos se cuecen habas, aunque sean transgénicas, y homosexuales ha habido, y habrá, en todas y cada una de las tribus y pueblos del planeta. El General Marcos, Tatanka Yotanka, Goyatlay, Tamsuko Wikco o el jefe Joseph no sé si le perdonarían la cabellera a Morales por estas declaraciones, a pesar de ser indios, aunque no precisamente presidentes, igual que él.

jueves, 22 de abril de 2010

¡Tenemos entrada!


Pues sí, esta vez tenemos entrada para ir a ver a mister correcaminos y compañía, jjee. No sería del todo especial la noticia si no fuera porque la última vez fue casi imposible conseguirlas. La verdad es que las de Bilbao se han agotado en un plis pero en Sevilla en estos momento quedan algunas. Además de tener entrada lo mejor es que voy con mi novio y con un buen amigo de toda la vida. Mis demás colegas irán en bus con la tienda Tipo desde Badajoz así que espero que sea un buen concierto y disfrutar una jartá del mismo. Lo peor, que hemos conseguido entradas un poco alejadas del escenario pero qué se le va a hacer es mucho mejor que no tener ninguna. Espero que todos y todas los que vayamos lo pasemos en grande, pues dicen que esta será la última gira de la banda australiana, según las declaraciones de su cantante Brian Johnson en las que asegura dejar el grupo después de este “Black Ice Tour”. Nos vemos en Sevilla el 26 de junio. Salú y mucho rock&roll.

lunes, 12 de abril de 2010

Rock & Bear V





















El pasados 1 de abril, jueves santo para más INRI, volvimos a celebrar la fiesta Rock&Bear en el Bear´s Bar de Madrid. Con esta ya llevamos cinco ediciones, quién nos lo iba a decir cuando empezamos. En cuanto a peculiaridades de la fiesta destacar que sólo pinchamos videos. El curro de encontrar, descargar y ripear clips ha sido una locura pero al final ha valido la pena. Si antes era reacio a poner este tipo de formato a la hora de pinchar música mi idea ha cambiado por completo. Ahora solamente quiero poner videos. Hemos llegado a tener cerca de trescientos clips de los cuales hice una selección y llevé unos ciento cincuenta. Por supuesto, no los puse todos.

En cuanto a gente, la cosa estuve un poco floja a primera hora. Esto nos vino bien para calentar motores, decorar el bar y hacer algún que otro ensayo. Pero a partir de las 23,30, más o menos, empezó a llegar gente y la historia se fue animando. Hicimos nuestro primer sorteo de camisetas alrededor de las 00,15. Hubo mucha peña que se esperó a ver si llevaban su CD y camiseta y luego se largó. Pero tampoco importó demasiado porque la afluencia fue continua durante toda la madrugada. Por mi parte puse un poco de todo desde Joe Satriani a Piperrak, pasando por clásicos como Europe o Platero Y Tú, aunque también cayó alguna banda nueva que otra como Dünedain y las últimas novedades en clips como fue el caso de Wolfmother.

Llegando las 02,30 de la madrugada procedimos al sorteo final de las camisetas y CDs que nos quedaban. Como siempre, al final sorteamos el premio especial que consistía en un tatuaje por valor de 100€. Me alegró mucho que se lo llevara mi buen amigo Javi. Así trascurrió todo, entre mucha y buena música, mejor compañía, aunque siempre se eche en falta a alguien, alguna borrachera fuera de lugar, el típico pesao de turno y mucha diversión. En general, lo pasamos en grande. Espero veros en la próxima edición y que seáis vosotros mismos los que me deis vuestra más sincera opinión. Os esperamos, ya sabéis que Rock&Bear es para los buenos amantes del rock en todas sus vertientes sin distinción de género, raza o procedencia. video

jueves, 8 de abril de 2010

Discos Pa Abril



Para este mes de abril mis recomendaciones musicales vienen de la mano de dos bandas míticas, tanto en el plano internacional como estatal, Scorpions y Los Suaves. Ambas bandas acaban de editar hace unos meses sus últimos trabajos. En cuanto a la formación alemana qué se puede contar que no se haya dicho ya. Han sacado un disco, “Sting In The Tail”, con el que nos comunican su separación después de más de cuarenta y cinco años en activo, que ya son años. Este trabajo me recuerda bastante a discos suyos ochenteros con los que crecí y muy en especial al que fuera uno de sus grandes éxitos, “Love At First Sting”. Si realmente nos van a abandonar con este redondo, ya nos dicen que sacarán tanto disco en directo como DVD de esta gira, me parecería una manera más que acertada de despedirse. Nos encontraremos canciones cañeras, típico sonido Scorpions, como “No Limit”, “Raised On Rock” o “Slave Me” junto a baladas, también típicas, si por algo se reconoce a los alemanes es por este tipo de composiciones, cuestión que siempre me ha parecido algo injusta porque la gente se queda en ellas pasando de conocer su faceta rockera, como “The Best Is Yet To Come” o "Sly". Esta última con una entrada muy parecida a “Holiday”. Después de tanto tiempo escuchándolos me queda un sabor agridulce el saber que nos dicen adiós. Habrá que intentar ir a verlos cuando pasen por aquí. Espero que sean unos grandes shows de despedida.

Y hablando de adioses llegamos al último trabajo de los gallegos Los Suaves que lleva por título “Adiós, Adiós”. Esperemos que no sea nada premonitorio. Después de una época bastante oscura, con una propuesta de ruptura por parte del guitarra Alberto Cereijo, parece que Yosi ha atendido a sus compañeros y, al menos por ahora, se puede decir que vuelve a contarnos historias de las suyas. La verdad es que era una pena, a parte de una falta total de respeto por su parte hacia el público, verle en directo de unos años a esta parte. Actuaciones como la que vimos en el último Extremúsica son no sólo para olvidar sino para borrarlas por siempre. Pero este disco nos da esperanza de reencontrarnos con la gran banda que fueron. Desde luego me ha sorprendido para muy bien. Guitarras cañeras, buenas letras, una base rítmica como nunca hacen de este “Adiós, Adiós” un trabajo realmente bueno. Me engancharon rápidamente cortes como “27.000 días”, “Cuando Los Sueños Se Van”, o el propio “Adiós, Adiós”. Destacaría la balada “Miau, Miau”, fue con frases como: “la luna es un agujero por el que Dios nos vigila”, cuando me dije que los de Orense habían vuelto a la carga. En cuanto a la versión de Gary Moore, “Se Alza El Trueno”, me sigue sonando un tanto rara, no sé si por tener la original en inglés bien grabada en la cabeza o por la diferente entonación del irlandés y Yosi. De todos modos me alegra saber que están entre nosotros de nuevo con un disco como este y que sus conciertos están siendo buenos, eso es lo que me cuentan lo que los vieron en La Riviera el día antes de Barricada. Estoy dispuesto a verlos, por no sé qué vez ya, cuando tenga la posibilidad de ello.

Hasta aquí los discos de abril que esperemos que nos traiga una primavera esplendorosa, llena de luz y mucho amor. Que disfrutéis tanto de los alemanes como de los gallegos.

lunes, 5 de abril de 2010

Texto Mandrílico Abril

Si no fuera porque mi madre es sacerdotisa de la temida diosa Muncarna y a que continuamente me repite que soy así porque tengo un don especial concedido por el gran dios Cuchugumba habría acabado como tantos otros de mi pueblo, arrojado por el barranco del fin del mundo apenas nacer. Ella siempre me advirtió de que si me miraba en un espejo perdería dicho don y todos se abalanzarían sobre mí como una manada de hienas. Con lo cual siempre ando esquivando esos objetos que me convertirían en carroña con solo acercarme a ellos. Pero al igual que cualquier niño de mi edad quiero saber cómo soy.

Todas mis referencias están basadas en los insultos y burlas de las demás. Estas al principio me hicieron caer en la más honda de las tristezas pero conseguí hacer yo de espejo y utilizarlas como tal para saber, o intentar saber, cómo era aquella parte de mi cuerpo que mi vista no podía alcanzar. En cuanto al color de mi piel no hay duda de que es lo que realmente me hace tan especial. Si la de todos los demás es oscura o negra como la más cerrada de las noches, la mía es blanca como la gran luna llena, y eso que ella tiene manchas oscuras de las que yo carezco. Aunque cada vez que miro el sagrado astro mi mente empieza a dar vueltas sobre el mismo tema… mi cara.

Esta noche paseando por los alrededores del poblado comencé a colocar en mi mente cada una de las piezas que debían componer el puzzle de mi rostro. Mi pelo es amarillo como la hierba seca en verano, tampoco me resulta difícil saberlo, con un simple tirón sé cómo es. Mis cabellos son un poco más lisos que los de los demás, por eso a veces mi madre me deja llevarlo un poco más largo, aunque cuando llega a cierta longitud me los corta para que no me quede enredado en la selva. Tengo unos ojos de un verde tan profundo como las hojas de los árboles que se alzan en los límites de la cascada. Hay gente que teme mirarme directamente porque piensan que les puede caer una terrible maldición. Pocos se atreven o consiguen hacerlo, solo los niños y su eterna inocencia traspasan esa frontera de falso temor. Nunca tuve intención de maldecir a nadie, entre otras cosas, y a pesar de tener por madre a una sacerdotisa, porque no sabría cómo hacerlo. En cuanto a mis cejas y pestañas son del mismo color que mi cabello, o mucho más claras incluso, casi blancas. No tengo una nariz tan chata como los otros, es tan puntiaguda como el cuerno del gran rinoceronte y mis agujeros nasales considerablemente pequeños en comparación con los de los demás. Por eso es tan bonita mi nariz, porque es completamente distinta a las otras. Mis pómulos, al igual que la frente, sobresalen dándome un aspecto distinguido y audaz. Mi boca es pequeña si la comparamos con la de mi madre. Pero cuando se abre llega a ser tan grande como la del majestuoso león. Cuando me río dejo ver unos dientes más blancos aún que mi piel, por lo que me gusta mucho reírme, aunque en público no lo deba hacer, es de muy mala educación reírse en público, dicen. Mis orejas son tan inmensas como las del elefante, incluso las muevo como uno de ellos, me gusta moverlas delante los críos de mi poblado para hacerles reír y así, al menos, ser el centro de atención no por mi diferencia sino por mi peculiaridad. La verdad es que realmente quiero pensar que el don que me concedió el gran dios Cuchugumba es ese, poder mover muy rápido las orejas para conseguir un estallido de alegría infantil.

Me he entretenido tanto caminando mientras contemplaba aquella que considero mi espejo, que apenas me he dado cuenta de que ya está amaneciendo. Estoy bastante lejos del poblado y ya casi he llegado al remanso que forma la gigantesca cascada. Debo volver pronto a casa pues el sol nunca me sentó bien. Si me da de lleno me duele mucho la cabeza y me pongo enfermo. Pero como siempre en estas interminables noches de luna llena, justo cuando empieza a amanecer, desobedezco en cierta manera a mi madre y me acerco a la orilla del sagrado río. Me siento a esperar los primeros reflejos del sol en el agua y con una mirada furtiva me miro el rostro en ella. Todas esas comparaciones que hacen de mí en el fondo no me importan, sobre todo porque que me llamen hierba seca, hoja, león, rinoceronte o elefante me enorgullece ya que ellos desconocen que hace tiempo sé que soy exactamente igual que cualquiera, a excepción de que ellos son hijos del sol y yo... de la luna.